sábado 2 de marzo de 2024
17.9ºc Comodoro Rivadavia

Seres fantásticos actuales: Mapa-Ilustración de presencia en un área específica

Por Alejandro Aguado / Texto y dibujo
domingo 11 de febrero de 2024
Seres fantásticos actuales: Mapa-Ilustración de presencia en un área específica

En la región del suroeste del Chubut, en base a testimonios (incluyendo fotos y filmaciones), se pueden determinar áreas en las cuales los seres fantásticos se hacen presentes con suma frecuencia. Los testimonios se refieren tanto a un pasado cercano como al presente. El siguiente mapa-ilustración comprende un área de unos 45 kilómetros de largo (de norte a sur), por 60 kilómetros de ancho (de este a oeste). En dicho espacio se hacen presentes: La Luz Mala (que tiene mal puesto el nombre porque no hace nada), El Hombre de Negro, El Chimallen O Inchimallen, El Toro Negro O De Los Presagios, El Viento Vivo, La Salamanca, La Vívora de Piedra, Cantos en el Viento o Sonidos de Voces. Sus presencias tienen relación directa con vestigios de presencia indígena, tanto del pasado como del presente. Por ejemplo: “picaderos” o talleres líticos, chenques (tumbas) o áreas de enterratorios (equivalentes a cementerios), antiguos asentamientos de tolderías, arte rupestre o asentamientos de comunidades originarias. Es decir, si en algún lugar se manifiestan algunos de los seres, en las inmediaciones existe algo relacionado con los pueblos originarios. De todos, los que se manifiestan con mayor frecuencia en la zona son La Luz Mala, El Viento Vivo (cuya función es la de ser una especie de guardián) y el Inchimallen. Donde se los ve, volverán a aparecer. Cada uno de estos seres posee una personalidad que los distingue de los restantes.

Si se sumaran algunos kilómetros hacia el sur habría que sumar a La Llorona y El Miutú u Hombre Choique. Algunos kilómetros hacia el norte: La Tropilla Fantasmal, el Puesto embrujado El Moyano y manifestaciones fantasmales.

La zona comprendida en la imagen hoy se corresponde a lugares de paso, en los que se circula por las rutas hacia otros destinos. Son frecuentados únicamente por los lugareños. El hoy olvidado y casi desconocido paraje Choiquenilahue (valle donde los arroyos Apeleg y Genoa desembocan en el río Senguer), entre fines del siglo XIX y principios del XX, fue sumamente importante por ser confluencia de rutas naturales y su abundancia de recursos. Por ejemplo, fue un vado en el río Senguer utilizado por los indígenas durante centenares de años, paraje de confluencia de viajeros, escenario de eventos durante la mal llamada Conquista del Desierto, importante asentamiento de tolderías y de encuentro y campamento de exploradores y colonos. Es otro de los tantos sitios, sumamente importantes en el pasado, ignorados por la historia. A su importancia histórica se le suma la presencia de eventos y seres fantásticos.

Te puede interesar
Últimas noticias