miércoles 19 de junio de 2024
2.9ºc Comodoro Rivadavia

Lo sensorial en los niños

viernes 22 de diciembre de 2023
Lo sensorial en los niños

En este artículo voy a referirme de la manera más simple posible sobre este tema, ya que muchos padres preguntan y están atentos debido a la información que reciben constantemente de diferentes vías de comunicación.

Existe por un lado una distorsión de la información sobre el tema, por otro lado una hiper-sensibilidad de los padres a estar atentos a los indicadores sensoriales de sus hijos.

Es un tema instalado y que los ocupa y a veces preocupa.
Por eso la intención de este artículo es informar desde lo más llano, lo más simple, para lograr entender el proceso sensorial.

En primer lugar voy a repetir algo que siempre estoy comunicando, el desarrollo motor y sensorial es la base de todo aprendizaje.

Los niños desde bebés descubren y exploran el mundo a través de los sentidos y los movimientos. Los estímulos sensoriales son aquellos que recibimos a través de los sentidos: vista, oído, tacto, gusto, propiocepción y sistema vestibular.

Por eso es importante proporcionarles a los niños la libertad para explorar y descubrir, ya que la estimulación que reciben desde que son bebés está directamente relacionada a todas las sensaciones que reciben de su entorno.
Viendo, tocando, oliendo, explorando el entorno, el niño descubre la característica de los objetos que lo rodean, el mundo de los sonidos, colores, formas, sabores, olores, etc.

¿Qué es, entonces la Integración Sensorial?

Justamente un proceso neurológico y automático por el cual nuestro cerebro interpreta y responde a todas las sensaciones que va recibiendo de nuestros sentidos.
Podemos dar cuenta que nuestros hijos tienen un trastorno sensorial a través de su manera de conectarse con el mundo que lo rodea.

Algunos pueden ser hiposensibles, mientras que otros son hipersensibles.
O sea, algunos evitan los estímulos o hipereaccionan a ellos, y otros simplemente no los pueden recibir.

Los trastornos del proceso sensorial, tienen que ver con la capacidad del cerebro para recibir, interpretar y enviar las señales sensoriales naturales.

Cuando existen conductas que llaman fuertemente la atención en estos puntos, generalmente se pide la realización de un Perfil sensorial, que permite saber las fortalezas y los desafíos que poseen a nivel sensorial, distinguiendo de esta manera los factores que están influyendo en la conducta del niño en base a sus experiencias sensoriales.

Cuando se detecta algún déficit sensorial, es posible la intervención terapéutica para planificar y aportar diferentes estrategias que los ayuden a madurar la capacidad de integrar, de forma organizada y efectiva, aquellos estímulos que recibe.

¡Hasta el próximo año!

Otro año más compartido con ustedes.
Estimados lectores, espero que los aportes desde mi área les hayan sido de utilidad, ya que esta es nuestra intención como grupo de profesionales de Consultorio Abierto.

Ya suenan vientos de un cambio en nuestro hermoso y bello país enrarecido, hemos transitado juntos otra nueva etapa.
Mi deseo más profundo es que no perdamos la mirada de nuestro trabajo en este suplemento, nuestra dedicación como profesionales de la salud, siempre al servicio de quienes nos requieren.

Que podamos seguir informando e ilustrando con claridad y desde el lugar que a cada uno nos corresponde, como personas en sociedad.
Espero encontrarlos nuevamente en el 2024, leyéndonos, consultándonos y siéndoles siempre de utilidad.
Me despido de ustedes hasta el próximo año, deseándoles a todos salud física, emocional y afectiva.
¡Hasta el 2024!

Te puede interesar
Últimas noticias