sábado 25 de septiembre de 2021
18.9ºc Comodoro Rivadavia

Vanina Busniuk, alta en el cielo

lunes 30 de agosto de 2021
Vanina Busniuk, alta en el cielo

Por Flor Nieto

“Como presidenta siento un orgullo inconmensurable de ser parte de una asociación que comenzó como un simple sueño. Colaborar para que otras mujeres se animen a dar el paso en el ámbito aeronáutico es una tarea muy gratificante. Dar cuenta de la confianza depositada que entregan desinteresadamente socios y socias desborda de alegría. Sigamos adelante y bien arriba” comunicó Vanina en las redes sociales. Dicho y hecho.

 

Vanina Busniuk es piloto de avión y flamante contadora pública. Fundó la Asociación Mujeres en Aviación Argentina (AMAA), entidad que preside y con la que logró dos hechos históricos. El primero, que el 9 de diciembre de 2018 se realice en Argentina el Primer Encuentro Nacional de Mujeres en Aviación. El segundo, que se declare el 9 de diciembre como el “Día de la Mujer en la Aeronáutica”. 

¿Cuándo empezaste a volar?

Empecé a volar en el año 2015, tenía 25 años. En su momento, en esa época, era la única chica que estaba volando. Si bien hubieron otras mujeres que habían transitado su formación de piloto, en esa fecha que yo había empezado el curso no había mujeres. Para la sorpresa de mis papás, nunca se imaginaron que iba a ser piloto. El día que les dije que quería ser piloto estaba volando con un amigo. Mi mamá no escuchaba nada, o sea solamente un ruidito pero no veía el avión. Se re emocionó, no lo podía creer. Dábamos vueltas con el avión y le decía: “Papá, papi, ¿me ves? ¿Me escuchás?” Y me decía: “No, ¿qué estás haciendo?” y yo le digo: “Estoy volando papi, voy a ser piloto”. Y un poco más me sacó carpiendo de ahí -risas-. Llegué a mi casa a la noche, en la cena, les dije ya un poco más tranquila. Había superado el psicofísico y ya estaba volando. “¿Pero qué vas a hacer ahí con todos hombres? Vos sos una mujer. No es un ambiente para que te relaciones. Invertí tu plata en viajar, salir con amigas, comprarte ropa”. Yo tenía la idea fija y quería ser piloto. Ya desde muy chica veía pasar un avión y me encantaba. Me emocionaba inclusive en los aeropuertos. Quería estar pilotando ese avión. Para colmo acá en Comodoro no sabía si existía la posibilidad de ser piloto mujer, o si había un lugar de formación. Fue también de casualidad, un día que venía desde Rada Tilly hasta Comodoro y vi un cartel que decía “Acá se aprende a volar”, que nunca le había prestado atención. Y entré, también con un poco de miedo. No sabía si era un lugar público o privado. Estaban unos señores en la sala de pilotos, donde se juntan, y les dije que quería volar y ellos interpretaron que quería hacer un vuelo de bautismo, que son esos vuelos locales que hacen, sobrevuelo de la ciudad y ahí expliqué mejor, que quería ser piloto. Me dijeron que podía, pero que primero tenía que hacer una nota a la Comisión Directiva, para ver si me admitían o no. También rendir un psicofísico, que es un examen en el que te evalúan todo, tu condición psicológica, física, te hacen estudios de absolutamente todo. Así que ahí empecé a volar y como te digo, contra los prejuicios de muchas personas porque no tenían fe de que una mujer iba a poder ser piloto. Además acá en Comodoro Rivadavia, donde hay mucho viento. Muchos pilotos a nivel nacional dicen que los que salen volando en Comodoro son héroes, porque estamos acostumbrados a volar en condiciones climáticas distintas.

 

¿Y cómo fue ver Comodoro desde arriba?

La verdad que la primera vez que lo sobrevolé, había bastante viento y fue re emocionante. Yo no podía creer que estaba ahí arriba volando, que veía todo con otra perspectiva, se ve hermosa la ciudad. Además los alcances porque uno a veces estando en la tierra no aprecia lo hermosa que es nuestra geografía. Sobrevolamos todas las costas, que son hermosas, fuimos para la zona donde hay montañas, nos fuimos al Pan de Azúcar, estuve por todos lados. Hoy para mí es un placer volar, es mi cable a tierra aunque no estoy volando con todo esto de la pandemia, es una pasión. Es hermoso.

 

¿Cómo surgió el Primer Encuentro de las Mujeres de la Aviación?

Yo estaba acá en Comodoro, en ese momento como te digo, sola, y con las redes sociales contactamos con cuatro chicas más, tres chicas de Buenos Aires y una de Salta. Estaban ya coordinando como para hacer un encuentro en el Aeroclub Río de la Plata, en Ezpeleta, en el año 2018. Y ahí empezamos a coordinar para poder concentrar a todas las mujeres del ambiente aeronáutico del país. No solamente pilotos, como es mi caso, si no que integrar a toda la industria femenina de la aviación. Hablamos de controladoras aéreas, fabricantes de aeronaves, meteorólogas, pilotos y mujeres de las fuerzas de seguridad, como Fuerza Aérea, Prefectura, Gendarmería, mecánicas aeronáuticas, especialistas en derecho aeronáutico y espacial, también especialistas en OACI, en lo que es entes aeronáuticos. En fin, dijimos de una jornada y elegimos el 9 de diciembre del año 2018. Hubo mucha participación, no solamente nacional sino gente de otras partes del mundo, que vino de Uruguay, Paraguay, Chile. Y nos permitió conocernos, a veces veías las caritas por las redes sociales pero nunca las habías visto y fue un hecho histórico. Permitió concentrarnos, conocernos. En la jornada había shows acrobáticos, charlas que ofrecían las chicas disertantes, espacios para la familia, para que compartan, así que fue muy lindo. Y eso fue el puntapié para el año siguiente repetir la jornada pero en Villa María, en Córdoba.

 

¿Nos contás la historia de la Asociación de Mujeres en Aviación Argentina?

Realmente fue como un sueño y también fue una necesidad. Porque estábamos ya pensando en el segundo encuentro y nos plantearon que teníamos que tener un seguro de caución para hacer espectáculos al público, entonces empecé yo sola a buscar gente comprometida con la Asociación. Tenía que buscar en ese momento 20 socios, imaginate que las chicas no son de Comodoro, así que se hizo un poco difícil que pudieran venir otras chicas de otras provincias que bueno, así y todo mandaron poderes para que yo las represente y pudieran estar en el acto constitutivo y se buscaron socios acá en Comodoro Rivadavia, para darle vida a la Asociación. Una vez que se constituyó empezamos a sumar socios, hoy somos más de 100. Hay hombres, hay mujeres de todas partes de Argentina y hay chicas que están asociadas de otras partes del mundo. Si soy sincera yo nunca me imaginé lo de la aviación y la asociación, es como que la vida me sorprendió y estoy muy contenta y agradecida por todo esto y también por las personas que la conforman. Porque hicimos un equipo de trabajo, de socios, que realmente te llenan el alma. Estamos todos yendo para el mismo norte, todos volando alineados, como dicen en formación y muy felices con la Asociación que va creciendo. Tenemos un montón de programas, incluso inauguramos AMAA Kids, que es algo muy novedoso porque ofrecemos capacitaciones para chicos entre 6 y 13 años. También en la página web encontrás de todo, hay juegos, hay para colorear, hay historia de la aviación, información útil, cómo vuela un avión, tipos de alas, los tipos de nubes. Hay espacios también para cantar, para pintar, concursos de artes infantiles, está muy lindo.

 

¿Quiénes pueden formar parte de la Asociación?

Cualquier persona interesada en hacer cosas con el fin de, no solamente empoderar a la mujer y darle visibilidad, sino en contribuir con una organización sin fines de lucro y con un fin social. Porque nosotras lo que estamos haciendo es justamente eso, dar fomento a toda la aviación en general. Si bien tratamos en la organización el rol de la mujer e insertarla en la industria aeronáutica, es sabido que es una industria 100% de hombres, si bien en los últimos años es como que hay una pequeña mayoría de mujeres. La idea es esa, ser socios, que compartan todo esto de la familia aeronáutica y siempre con alegría, sacando nuevos proyectos y colaborando para que la asociación con el paso del tiempo crezca un poquito más.

 

En el 2020 el Senado de la Nación aprobó tu proyecto para que el 9 de diciembre sea declarado el Día de la Mujer en la Aeronáutica, ¿cómo fue el proceso?

Fue medio loco. El proyecto lo presenté antes de formar la Asociación, me contacté con el senador Alfredo Luenzo y le planteé la iniciativa, la inquietud, de hacer algo para recordar este evento que se hizo el 9 de diciembre que había marcado un hito en la historia de la aviación femenina y se vio bastante entusiasmado con la idea. Así que estuvimos trabajando con un proyecto, participaron la Secretaría de la Mujer, la Banca de la Mujer, y así desde el Senado de la Nación salió esto de declarar el 9 de diciembre como el Día de la Mujer Aeronáutica, conmemorando también a todas las mujeres que están dentro de la industria aeronáutica.

 

El rol de la mujer en determinados campos como la literatura, la ciencia y la historia fue invisibilizado durante mucho tiempo ¿qué sucedió con la aviación?

Exactamente lo mismo. Lo que ocurre con la aviación es que es como una actividad muy masculinizada, como que se lo asocia al hombre con las actividades, tradicionalmente estaba esto del hombre patriarcal, proveedor entonces como que la mujer está en una situación más pasiva, de estar encargada de la familia y todas esas cosas. Incluso hoy por hoy existe eso de que algunas mujeres tienen que dejar su carrera, su formación, se ven interrumpidas al formar una familia, tener hijos. Entonces está también eso, hoy la cultura está cambiando, hay otra perspectiva en cuanto al género, entonces la mujer se va insertando. Nosotros en Argentina tenemos las primeras pioneras, que son Carola Lorenzini, Amalia Figueredo, que son mujeres que volaban 80 o 100 años atrás, pero vos imaginate que eran dos, todos hombres. Y hoy por hoy se está escribiendo la historia porque por ejemplo en la charla -de presentación de AMAA KIDS- estaba Guadalupe Gallardo, que es la primera mujer helicopterista de Prefectura Naval Argentina. Es como que para todo hay una primera mujer y estamos hablando del año 2021. Entonces la primera mujer piloto de Gendarmería, Jennifer Dillon que también es vocal de la Asociación, la primera mujer de Prefectura, por ejemplo la primera mujer piloto Débora Pontecorvo, de Fuerza Aérea Argentina, y te estoy hablando de todas chicas que son pilotos hace 5, 6 o 7 años. Débora creo que hace 10 años. Entonces es como que recién se está visibilizando esto.

 

Y todavía inclusive hay pocas pilotos comerciales...

Sí, acá volando aerocomerciales, las últimas estadísticas que había eran 22 mujeres a nivel nacional. Es muy poquito, así que también estamos tratando eso, de visibilizar y de darle el lugar a las mujeres. El tema es también con la cantidad de horas que se requieren, porque por ejemplo para ser piloto privado necesitás 40 horas como mínimo, para ser piloto comercial 200, para ser instructor de vuelo 500, para entrar en aerolíneas más de 2000 horas o 1500. Es carísimo, por eso yo digo que es una formación de resistencia, porque uno se tiene que enfrentar con un montón de situaciones. Acá por ejemplo en Comodoro, está el tema del clima, cuesta un montón volar porque no siempre está lindo, el tema del gasto porque las horas son carísimas, porque estamos hablando de 100 dólares por hora de vuelo. Entonces imaginate cuánto tenés que invertir para ser piloto. No cualquiera puede llegar. Con la Asociación justamente estamos tratando de buscar otras alternativas para ayudarle en la carrera a muchas personas, a través de sistemas de becas, planificando algún tipo de horario, encontrando descuentos y el programa también va a estar relanzado Dios quiera antes de fin de año, para otorgar becas a nivel nacional. Así que como te digo, es muy caro y los que llegan es a fuerza de voluntad

 

La Patagonia también es tierra de pioneros ¿Cómo te inspira para sortear todas esas dificultades?

Es todo de pioneros. Tierra desolada, tiene poca explotación entonces hoy por hoy los que hacen son realmente los que dan ese paso, a lanzarse a algo que no sabés a qué te puede llevar. Es como me pasó a mí, yo arriesgué sin saber las consecuencias y hoy por hoy presido la Asociación Pero fue a fuerza de voluntad, fue una meta y todo llega, es como que sembrás, ponés la semillita y cosechás. Es así.

 

¿Qué le dirías a las mujeres que quieren empezar algo pero quizás todavía no se animan?

Que nada es imposible, que así como yo pude y otras mujeres pudieron, no es limitante. El único limitante que uno se pone a veces está en la mente, pero si uno se mentaliza y se visualiza con un objetivo, una misión y siempre pensando en positivo, puede llegar a lograr cosas maravillosas. Está en uno, en la fuerza de voluntad que le ponemos, el amor, cuando uno hace las cosas con amor y con ganas, puede hacer imposibles. Así que es eso, que no se desanimen, de que si alguna quiere alcanzar un sueño, que solamente vuele con la imaginación y que haga uno mismo las acciones para concretar después, que no quede en meras exclamaciones, si no que las puedan materializar.

 

“Quiero invitar a todos las personas, mujeres, hombres, que se quieran acercar a la Asociación, al Aeroclub de Comodoro Rivadavia, que conozcan la ciudad aunque sea con un vuelo de bautismo. Si quieren ser pilotos, tienen la posibilidad de hacer los cursos para piloto privado, piloto comercial y para ser instructor de vuelos. Está todo a disposición de cualquier ciudadano que se quiera acercar y también parte a esta familia aeronáutica que es muy linda y la verdad que a mí en lo personal me ha llenado el alma. Estoy muy agradecida por toda la gente que me ha acompañado en el proceso y me han alentado a todo, desde el vamos. Los pilotos me han alentado a construir la Asociación y doy gracias por eso a esas personas. Me enorgullece decir que soy comodorense y llevar este escudo” finaliza Vanina. Podés sumarte a la Asociación Mujeres en Aviación Argentina (AMAA) en las redes sociales para no perderte sus próximas novedades.

Te puede interesar
Últimas noticias