domingo 16 de junio de 2024
8.9ºc Comodoro Rivadavia

"La importancia de orientar a los padres durante el abordaje terapéutico"

lunes 20 de mayo de 2024
"La importancia de orientar a los padres durante el abordaje terapéutico"

 

Cada día son más los padres que recurren a la consulta de un especialista en infancia para resolver problemas cotidianos con relación a la crianza, desarrollo y evolución de sus hijos.

Las madres y padres tienen dudas, preguntas e inquietudes que muchas veces ni una amiga, ni otra madre o padre, ni siquiera el pediatra mismo puede responderle.

Esto crea incertidumbres: ¿Estaré haciendo bien? ¿Esto es lo mejor para mi bebé, para mi hijo? Con estas preguntas, nos acercamos a muchos de los temores que consciente o inconscientemente tuvimos a lo largo del embarazo e incluso antes. ¿Seré una buena madre, un buen papá? ¿Me daré cuenta de lo que realmente necesita mi hijo? Mi bebé, mi hijo, está cambiando ¿Es normal? ¿Tiene que ver con aspectos esperables o algo le está pasando? Entonces nos decimos, si mi madre, mi abuela pudo ¿Por qué yo no? Además soy una mujer independiente, luchadora y trabajadora ¿Cómo no voy a lograr ser la madre que quiero?

Algo que se supone es tan simple, innato, incluso esperable ¿Acaso hay saberes y conocimientos respecto de la maternidad que yo no tengo?

¿Por qué no consultarle como uno lo hace con el médico, cuando nuestro hijo tiene fiebre, tos o simplemente de rutina, a una persona que conozca y tenga experiencia en el tema?

Resolviendo de esta forma la mayoría de las veces en unos pocos encuentros preguntas puntuales, concretas, para lograr así encontrar una respuesta, sentirnos mejor con nosotros mismos y lograr acompañar a nuestro pequeño de una manera más segura y confiada.

Muchas veces por temor o por culpa, no nos animamos a preguntar, nos paralizamos y con el tiempo algunos comportamientos, hechos de los niños, se trasforman en hábitos, siendo mucho más difíciles de resolver.

Pero si nos sentimos responsables podemos actuar como adultos implicados en lo que le sucede a nuestro hijo, asumiendo nuestra función. Muchas veces escuché: "Tiene ya 2 años, no se duerme solo, necesita estar conmigo en mi cama ¿Cómo hago?", "No me hace caso ¿Cómo pongo límites?, ¿Qué hago frente a sus berrinches, caprichos? ¿Está bien lo que estoy haciendo?

Los progenitores tiene un saber respecto de sus propios hijos que nadie más posee, pero a veces esto no alcanza, es necesario conocimiento, experiencia, un quehacer profesional, es decir, acompañar teniendo en cuenta el vínculo particular de los padres con su hijo.

Compartir lugares de reflexión sobre el propio rol de ser padres, participar activamente en el intercambio de experiencias enriquecedoras con la coordinación de un profesional, es una experiencia de sumo enriquecimiento.

Esta experiencia compartida nos ayuda a mirar las cosas cotidianas de otra manera y nos da la seguridad que necesitamos. Ya sea que nuestros niños presenten alguna problemática específica de salud, o simplemente de manera preventiva, buscando el fortalecimiento de la función materna y paterna.

Además, me parece sumamente importante y enriquecedor que los padres busquen un lugar de encuentro, donde puedan compartir, experiencias, vivencias y emociones, logrando aprender unos de otros, armando espacios de sostén y acompañamiento, logrando así que los adultos nos hagamos cargo de nuestras preguntas, nuestras emociones, nuestra propia historia, nuestra propia infancia.

Esta es la mejor manera de acompañar desde un lugar de amor, afecto, tolerancia y contención a nuestros hijos, en esta tarea maravillosa y difícil de ser padres.

Te puede interesar
Últimas noticias