domingo 19 de mayo de 2024
9.9ºc Comodoro Rivadavia

Historias de vida

Es médica clínica y terapista profesional, aunque vive en estado de indigencia y necesita ayuda

Tiene 66 años y una dilatada trayectoria profesional por la mayoría de nosocomios, sanatorios y hasta un Centro de medicina laboral del barrio Pueyrredón, incluyendo 4 años de trabajar en el Hospital de Diadema Argentina.
martes 03 de mayo de 2022
Es médica clínica y terapista profesional, aunque vive en estado de indigencia y necesita ayuda

Se trata de María Alma Charadia, oriunda de Entre Ríos, donde nació un 10 de enero de 1956 y realizó sus estudios en la Facultad de Medicina de La Plata.

Sin embargo, de un día para el otro la suerte le fue esquiva y con un poco de rubor confiesa ante este diario que se siente viviendo en una situación de indigencia y postrada hace más de un año y medio en la cama del dormitorio de una vivienda tutelar que le prestaron autoridades gubernamentales, situada sobre la calle 553 al 2.400 del barrio San Cayetano.

Un accidente doméstico intentando esquivar un charco de agua en el baño la hizo resbalar y caer pesadamente con la desgracia de provocarle la fractura del fémur.

Si bien fue asistida de inmediato por colegas que la trataron excelentemente bien, aduce que su cuerpo fue tratado por traumatólogos y kinesiólogos que lograron nulos resultados y que recién hace dos meses apareció el profesional indicado para tales tareas de rehabilitación que le dan esperanzas de volver a caminar.

“Se llama José Guerreiro y si él me hubiese tratado desde un principio estoy segura que ya estaría caminando, le tengo mucha fe y aún me siento útil para retomar mi tarea profesional cuando pueda caminar, mis funciones cognitivas y psicológicas están en perfecto estado” manifiesta la doctora Charadia, que recuerda haber llegado a esta ciudad un 6 de julio de 1984 para el nacimiento de su primera sobrina y que la localidad y su gente le encantaron.

“Me gustó Comodoro y de inmediato busqué trabajo y me quedé en el Hospital Regional estando en aquellos tiempos el doctor Camarda de director”.

Siendo profesional médica, conoció a un comerciante con el cual se casó en el año 1989 y en los años ‘90 tuvo una hija que por un tiempo demandó su atención y debió trabajar menos de lo mucho que lo hacía en diversos lugares.

Un 1 de mayo, como la fecha de esta entrevista, pero de 1997 quedó viuda por un trágico accidente automovilístico de su marido, aunque María Alma prefiere no ahondar mucho en cuestiones personales.

Una jubilación que no llega y una ayudita de sus amigos

María Alma ya tendría que haberse jubilado, pero esos trámites engorrosos y tardíos no terminan nunca y que “como trabajé también en Entre Ríos, dicen que los papeles se perdieron o al menos es lo que me dieron a entender cuando quise solicitarlos”.

Un breve repaso por su trayectoria profesional

La médica clínica hace un breve repaso de sus trabajos profesionales por la ciudad y después de haberse especializado dice haber sido la primera jefa de terapia intensiva de una de las clínicas más prestigiosas de la ciudad. Y de sus 4 años en Diadema Argentina cuenta que debió dejarlos.

“Tuve que quedarme con un solo trabajo ya que me era muy difícil hacer 4 viajes al día, a veces en invierno la ruta estaba escarchada o llovía mucho, era un sacrificio grande” rememora.

Su última etapa laboral fue en la Subsecretaría de Salud del Municipio, donde fue contratada pero ya casi sobre la fecha del accidente doméstico que la dejó postrada, se venció dicho contrato.

“La verdad, vivo de la ayuda que me brinda el departamento de adultos mayores del Municipio que suelen traerme alimentos, pero también tengo que comprarme medicamentos y otros enseres de higiene y personales, y todo eso cuesta plata, plata que suelen prestarme algunos pocos amigos, pero todo tiene su tiempo y paciencia, por eso decidí, conversando con una amiga, hacer pública mi situación”.

Cómo se puede ayudar a María Alma

¿Qué tipo de ayuda necesita María Alma Charadia para sobrevivir?

En principio, pañales descartables medianos, toallas también descartables húmedas, alcohol y algún medicamento de venta libre como analgésicos o antiinflamatorios, entre otras cosas.

Aquellos que quieran interiorizarse o simplemente darle una mano a la doctora María Alma Charadia, pueden comunicarse al siguiente número telefónico: 2974 647980.

 

Te puede interesar
Últimas noticias