lunes 5 de diciembre de 2022
21.9ºc Comodoro Rivadavia

Doctor… ¡tengo la cara roja!

martes 24 de agosto de 2021
Doctor… ¡tengo la cara roja!

En Dermatología uno de los principales motivos de consulta son las lesiones en el rostro y dentro de ellas el eritema (rojez) facial.

Este enrojecimiento es siempre por el mismo motivo? Va a durar para siempre?

Son algunos de los interrogantes con los que acuden nuestros pacientes.

Lo primero que preguntamos es sobre la duración de este enrojecimiento.

Para clasificarlos, este eritema se denomina Fugaz (flushing) cuando dura unos instantes y luego desaparece, y Persistente cuando esta rojez no se desvanece.

Dentro de los motivos más frecuentes de eritema Fugaz tenemos la causa emocional (denominada Brushing), menopausia, Parkinson, migrañas, alcohol, rosácea, alimentos picantes o muy calientes, uso de corticoides, vasodilatadores, entre otros.

Por otro lado, las causas de rojez persistente pueden ser la rosácea, dermatitis seborreicas, dermatitis por contacto irritativa o alérgica, procesos infecciosos, inmunológicos, etc.

Una de las dermatosis más frecuentes con eritema facial fugaz y persistente es la Rosacea.

La Rosácea es una afectación inflamatoria de mejillas, nariz, mentón y frente. Se desconocen las causas que la provocan pero existen distintos factores que propician su desarrollo o lo empeoran, como el tipo de piel, la herencia, cambios hormonales, la dieta, cambios repentinos de temperatura, la exposición solar, el viento, el estrés, o algunos medicamentos.

Las mujeres sufren rosácea hasta tres veces más que los hombres, pero los casos más graves aparecen en los hombres con más frecuencia.

Otra de las patologías frecuentes que pueden dar eritema facial es la dermatitis seborreica. Esta dermatosis se caracteriza por enrojecimiento y descamación de cuero cabelludo, zona mediofacial, orejas y región torácica. La causa es desconocida, pero se observan hongos Malassezia que exacerban el proceso inflamatorio.

Por otro lado, los cosméticos y perfumes pueden causar dermatitis por contacto generando enrojecimiento, prurito e incluso dolor.

Existen también procesos inmunológicos, infecciosos, entre otro que deben ser detectados a tiempo.

Es importante, por tanto, que los pacientes tengan un diagnóstico certero sobre la causa de su rojez facial, para que el tratamiento adecuado a cada situación le permita al paciente una mejor calidad en la salud de su piel.

Te puede interesar
Últimas noticias
Videos con toda la info de Qatar 2022