miércoles 1 de febrero de 2023
18.7ºc Comodoro Rivadavia

Las consecuencias emocionales y sociales del uso del barbijo en los niños y niñas

Primera entrega
sábado 26 de noviembre de 2022
Las consecuencias emocionales y sociales  del uso del barbijo en los niños y niñas

 

 

Hoy en nuestra ciudad se puede circular sin barbijo, los niños ir a la escuela sin ponérselo, durante el tiempo de pandemia tuvimos que acostumbrarlos a su uso, luego de las restricciones de “encerrarnos”, sin interacción social con otros.

Aún no sabemos si tendremos que volver a usarlo, los casos de Covid 19 siguen en nuestro país, y el barbijo nos ha servido de protección, al igual que el conjunto de medidas sanitarias que tuvimos que implementar. Luego llego la vacuna, la mayoría, ya tenemos dosis de refuerzo y en este momento nos toca decirle a nuestros hijos e hijas, que ya pueden “sacarse el barbijo”

Tanto nos costó implementar su uso y ahora dicen que no desean sacárselo. ¿Qué está pasando?

Las interacciones sociales son elementales como condición para el desarrollo de los niños y niñas, sobre todo a edades tempranas.

En el grupo de niños/as y adolescentes se encuentran las consecuencias emocionales más importantes.

También en bebes, ya que las consecuencias en ellos han sido las del encierro, las de no conectar con otras figuras que no sean sus padres y ahora socializar es difícil para ellos, porque se encuentran gateando y socializando a la vez, ¡que esfuerzo!! ¡¡Si todo tiene que ser gradual!!

Las consultas que llegan por las consecuencias de la pandemia, encierro y uso del barbijo son muchas, y tienen que ver con todo lo expuesto.

Esta nueva normalidad nos trae una población infantil más vulnerable emocionalmente, con dificultades de adaptación, socialización, y control de sus impulsos.

Los retrasos del desarrollo, aparecen también como consecuencia de la pandemia, los problemas en el aprendizaje escolar, y en la capacidad de concentración y comunicación.

Cuando comenzaron la escolaridad con el uso del barbijo, se fueron acostumbrando a esto, a comunicarse entre ellos a través de esta especie de “enmascaramiento”, y así, incluso, muchos, se conocieron por primera vez

Aunque parezca una exageración, muchas madres y padres me darán la razón, ahora no quieren sacarse el barbijo, pues significa resocializarse a través de la cara descubierta, es algo nuevo, y cuesta. Es como un “des-cubrirse” desenmascararse frente al otro, y esto les provoca fragilidad emocional, “conocerse nuevamente”.

Han aumentado las consultas sobre este tema, sobre la necesidad restablecer la “habitualidad anterior a la pandemia”

Pero la pandemia nos atravesó, y nada es igual, para todos y todas, grandes o chicos. Y tenemos que tener que ayudarlos atendiendo estas consecuencias.

Te puede interesar
Últimas noticias
Videos con la actualidad del fútbol mundial