domingo 3 de marzo de 2024
18.9ºc Comodoro Rivadavia

Pautas para el desarrollo del nacimiento a los 6 años: Comunicación

jueves 21 de julio de 2022
Pautas para el desarrollo del nacimiento a los 6 años: Comunicación

En los tres artículos anteriores hicimos referencia a lo esperable en cada etapa del desarrollo en relación al lenguaje y habla de los niños. Se han incrementado notablemente las dificultades para la adquisición y normal desarrollo del lenguaje pero a veces también considerando ciertos parámetros o hitos, los padres pueden saber si están frente un caso que requiere  intervención, que transcurre normalmente o bien, puede estar desfasado pero ateniéndonos a que no son etapas estrictas en cuanto al tiempo y que cada niño tiene el suyo para cualquier aprendizaje que vaya abordando, llevar tranquilidad a ese hogar.

Teniendo en cuenta lo anterior, nuevamente dividido por etapas, hago llegar sugerencias de estimulación para, más que nada, acompañar y disfrutar como familia cada paso del desarrollo:

Nacimiento: acariciar, cantar  y hablar, aunque parezca que no entiende, nos está empezando a conocer y ya reconoce voces desde antes de nacer

3 meses: decirle cosas y esperar que haga algo: sonreír, emitir algún sonido. Moverle objetos para que los siga con la mirada.

4 a 6 meses: proponer juegos de interacción, hablarle más y que nos encuentre con la mirada. Realzar el momento del baño para interactuar. Ofrecerle juguetes y objetos seguros de diferentes tamaños, formas y texturas.

7 a 9 meses: cantarle canciones con gestos para que aprenda (que linda manito…), repetirle los sonidos que emite espontáneamente para reforzarlos. Hablarle buscando su atención ya que comienza a imitar nuestros sonidos.

10 a 12 meses: jugar con él en el baño y nombrarle las partes del cuerpo. Decirle el nombre de las cosas y las personas y explicarle que estamos haciendo.

12 a 18 meses: animarlo a decir algunas palabras para pedir lo que necesita (sin exigir ni generar presión). Valorar sus actitudes positivas.  Darle alimentos sólidos para estimular la masticación y los músculos necesarios para la fono articulación.

18 a 24 meses: responder cuando intente comunicarse y que preste atención cuando nos dirigimos a él. Estimularlo a que de forma autónoma explore espacios, resuelve leves dificultades. Que mastique y coma solito.

25 a 36 meses: preguntarle que hizo, que cosas le gustan. Darle tiempo para que pueda expresarse. Hablarle mucho y explicarle las cosas. Invitarlo a jugar a la mamá y el papá, la cocinita, el doctor, los cochecitos. Facilitarle el contacto con otros niños.

3 a 4 años: hablarle de lo que tenga curiosidad por conocer, dejarlo que se exprese como le salga, cuando te cuente algo pero que vaya aprendiendo a que hay turnos en las conversaciones y deben ser respetados. No corregir una palabra “mal dicha”, repetírsela correctamente. Fomentar su imaginación en los momentos de juego.

4 a 5 años: hablarle mucho, contarle cosas, preguntarle. Evitar que pase mucho tiempo frente a cualquier tipo de pantallas.

5 a 6 años: respetar sus opiniones y fomentar las conversaciones. Estimular los juegos grupales con sus pares. Seguir generando autonomía en los momentos del baño, la comida, etc.

 

Más de una vez los fonoaudiólogos decimos a los padres: “el lenguaje no se enseña, se aprende” y por suerte, la mayoría de ellos son estimuladores y precursores del mismo desde la primera etapa, como si alguien ya los hubiese asesorado. Aun así, siempre es bueno y más frente a las situaciones que vemos en los procesos “normales” del desarrollo de la comunicación, poder brindar recomendaciones y consejos para favorecer este camino.

Te puede interesar
Últimas noticias