viernes 1 de julio de 2022
0.9ºc Comodoro Rivadavia

Nueva vacuna para el papilomavirus humano

miércoles 25 de mayo de 2022
Nueva vacuna para el papilomavirus humano

 

En junio del 2006 se aprobó la primera vacuna contra el virus, lo cual permitió por primera vez prevenir de un modo efectivo el desarrollo de las lesiones causadas por el VPH. Asi fue como en el año 2007 comenzó en Australia una prueba de vacunar a todos los niños entre 12 y 13 años.

Luego de 10 años de implementado el programa se han realizado estudios sobre la población estudiando la incidencia y se comprobó que disminuyó la mortalidad por cáncer de cuello uterino en 12% del total de los cánceres publicados, con respecto a la década anterior.

En la Argentina la situación no ha sido tan positiva como en otros países, aunque se ha llevado a cabo una campaña para vacunar a todas las niñas y ahora también los varones de 11 años. Nos preguntamos porqué no hemos tenido una reducción tan drástica como en otros países y la respuesta, probablemente, este dada en que las primeras vacunas que se aplicaron en forma obligatoria contenían 2 cepas únicamente del HPV de alto riesgo, es decir la número 16 y la número 18, o sea que estaban la protección sólo al ingreso de estas cepas que provocan el 70% de los cánceres de cuello.

Entonces quedaban un 30% de pacientes que desarrollaban la enfermedad y no tenían la presencia de estos tipos de virus. Al estudio por biología molecular se estableció que había otras cepas de HPV que también tenían relación con el cáncer y eran las cepas 31, 33, 51, 53 y 85, pero no había vacuna para ellas.

Así se empezó a desarrollar una vacuna que contuviera mayor cantidad de cepas para que la protección aumentara.

La vacuna con 9 cepas ya estaba en su desarrollo final para ser comercializada en el año 2019 pero la pandemia de coronavirus retrasó su implementación ya que muchos científicos que estaban abocados a esta nonavalente, debieron ocuparse de destinar recursos a esta investigación.

Una vez desarrolladas las vacunas COVID que requerían mayor urgencia, se retomó la fabricación de la nueva presentación de 9 cepas de HPV en su composición.

Por lo tanto, ahora contamos con la vacuna Nonavalente para el virus del papiloma humano, productor del cáncer de cuello uterino.

El valor de venta al público es elevado y muchas obras sociales son reticentes a dar la cobertura como medicamento, tal el caso de una prepaga muy conocida que sólo da cobertura del 40% pero hasta los 25 años. Esta situación es bastante ajena a la realidad ya que puede existir una persona que tenga 26 o más años y requiera reforzar su sistema inmunitario para la prevención del cáncer de cuello uterino. Habitualmente se considera que una persona que no tenga anticuerpos podría llegar a beneficiarse con esta vacuna hasta los 39 años, tal como han sido los estudios preliminares cuando se lanzó la comercialización de la primera vacuna contra el HPV.

De todas formas, es necesario concientizarse que aplicarse la vacuna no es un gasto. Es una inversión en salud.

Te puede interesar
Últimas noticias