viernes 26 de noviembre de 2021
14.9ºc Comodoro Rivadavia

Construyendo el apego: Importancia de la estimulación de nuestros hijos en la edad temprana

jueves 25 de noviembre de 2021
Construyendo el apego: Importancia de la estimulación de nuestros hijos en la edad temprana

¿Cuál es la importancia en el desarrollo en estos primeros años de vida? Estas y más preguntas surgen en torno a la estimulación temprana y la construcción de los vínculos afectivos entre padres, madres e hijos.

Una consiste en la estimulación, como aquel proceso por el cuál apuntamos a desarrollar y potenciar las capacidades psíquicas, motrices, emocionales y sociales de los niños.

Se dice Temprana porque refiere a la primera infancia, esa franja entre los 0 y 6 años aproximadamente, donde debido a la plasticidad neuronal, los niños tienen la mayor capacidad y facilidad para adquirir y desarrollar habilidades.

La importancia de esta franja etaria radica en que es en estos primeros años de vida donde se desarrollan y maduran las habilidades emocionales, cognitivas y motoras que serán fundamentales para la adaptación del niño al mundo: el lenguaje, la memoria, la motricidad, la capacidad de armar lazo con el otro, entre otras.

Su crecimiento dependerá en alta medida de la cantidad, tipo y calidad del estímulo que recibirá el niño/a. Nuestros niños/as nacen con un gran potencial, y somos los adultos los responsables de aprovechar esta condición y potenciar al máximo durante su proceso de crecimiento.

Dicha estimulación, se da a partir del vínculo afectivo que podamos establecer con ese niño o niña.  Es esencial en el desarrollo neurocognitivo y emocional del bebé, el afecto y el vínculo con sus figuras de cuidado. Es lo que normalmente llamamos apego.

El apego es aquella capacidad de crear un vínculo de afecto, cuidado y confianza que se sostiene a través del tiempo. En la medida que se va consolidando el vínculo con el niño, el adulto logrará ir leyendo su comportamiento, respetar y atender a sus necesidades, brindarle tiempo, y lo esencial, poder estimularlo a través del juego.

Los niños aprenden y conocen el mundo a través del juego, de aquí la importancia de compartirlo con ellos y ellas.

Un niño que no tiene la posibilidad de vivenciar afecto y estímulos en sus primeros años de vida posiblemente presente dificultades en algún área del desarrollo psíquico, motor o intelectual. Obviamente esto depende de cada caso, ya que cada niño es singular, pero en términos generales podemos pensar que el niño que tiene figuras de apego estables en el tiempo y espacio, que es estimulado y potenciado en sus capacidades tendrá mayores posibilidades de desplegar habilidades cognitivas, sociales y emocionales que le permitirán adaptarse de una manera más efectiva a las exigencias de la vida adulta. 

Tomarse tiempo de calidad con nuestros hijos, ayuda a su desarrollo, los estimula en todas las áreas y les permite adaptarse al mundo que les toca vivir con mayores recursos y fortalecidos desde el amor y la confianza en si mismos, con el apoyo afectivo de sus figuras parentales.

Te puede interesar
Últimas noticias