viernes 14 de junio de 2024
9.9ºc Comodoro Rivadavia

En el Barrio Castelli, el cerro avanza hacia las casas: “Queremos una solución”, dijeron las vecinas

La situación se ha vuelto insostenible para las familias damnificadas debido al rápido avance del cerro hacia sus casas.
sábado 18 de mayo de 2024
En el Barrio Castelli, el cerro avanza hacia las casas: “Queremos una solución”, dijeron las vecinas

Gabriela Milkovich y Gisela Bestil atraviesan una difícil situación debido a que el cerro detrás de sus viviendas avanza cada vez más. "Tengo las paredes destruidas y todavía no tenemos ningún tipo de solución. Ya no sabemos qué hacer", lamentó Milkovich, quien ha judicializado el caso.

La situación se ha vuelto insostenible para las familias damnificadas debido al rápido avance del cerro hacia sus casas.

El problema comenzó a agravarse el pasado 7 de marzo, cuando un muro de contención se desplomó, causando la destrucción total de un galpón. Desde entonces, el cerro ha avanzado peligrosamente y actualmente afecta a dos viviendas. "Prácticamente el cerro está pegado a nuestras casas", señalaron las vecinas.

El 7 de marzo, colapsó un muro de contención y provocó la destrucción total de un galpón.

A pesar de haber presentado notas formales a la Municipalidad y contactado a funcionarios, no han recibido una solución concreta respecto al retiro de la tierra. "Hasta el día de hoy, particularmente a mi casa, no vino absolutamente nadie", agregó.

Por su parte, Gisela Bestil expresó: "Nosotros pagamos todo para tener nuestras tierras, o sea, nosotros no le debemos nada a nadie. El municipio fue quien nos entregó estos terrenos. Entonces, es más que obvio que son ellos los que nos tienen que dar la solución, porque al momento de entregarnos los terrenos no hicieron la evaluación correspondiente para saber los daños que nos podía llegar a causar esto".

Bastil también relató que en 2018 ya había tenido una experiencia similar cuando el cerro avanzó. "En 2019, ya había avanzado bastante hacia mi casa, por lo que presenté una carta documento al municipio y me construyeron un muro de contención que no solucionó nada, porque el 7 de marzo de este año se cayó causando daños graves. Perdí un galpón donde tenía muchas pertenencias de valor importante. Queda el miedo constante de no saber si tu casa la vas a seguir teniendo y mis hijos preguntándome si no va a pasar nada o si va a entrar tierra por la ventana", dijo.

El cerro avanza cada vez más hacia las viviendas. “Ya tengo el cerro casi a la altura de la ventana de la casa”, dijo una de las vecinas.

Actualmente, Gisela tiene más afectadas las paredes de su habitación y la de sus hijos, que dan hacia el fondo. Incluso tuvo que poner maderas en las ventanas porque "ya tengo el cerro casi a la altura de la ventana de la casa". Además por la salitre y humedad de la tierra, las baldosas que tenía colocadas en la pared lateral externa se vieron completamente destruidas.

"Entonces es un miedo constante y las soluciones no llegan. Nos dicen que 'estamos evaluando, que estamos haciendo informes, que van los geólogos'. Vemos que hay gente midiendo en el cerro, pero ninguna solución concreta. Me explicaron que el ´Ojo de Tormenta´ o el `Ojo de Agua´ está sobre mi casa, por eso el cerro avanzó con tanta velocidad. Mientras tanto, en un mes lo tuve pegado a mi casa y la verdad que te da impotencia saber que tenés todo en regla y que no usurpamos nada, sino que tenemos todo legalmente y no nos dan soluciones", explicó Bastil.

Milkovich, que vive en su vivienda hace cuatro años, también expresó su frustración. "Tengo mi casa destruida", dijo, y agregó: "Entonces lo que pedimos es que nos den una respuesta, no solamente una evaluación que realiza un grupo de geólogos de la Universidad. La respuesta que quiero es algo concreto, no puede ser que no nos puedan mandar una máquina, o sea, lo que estamos viendo es que la tierra está viniendo con más velocidad".

Continuó diciendo: "También tengo dos nenes y no es lindo vivir así, estás todo el tiempo juntando el material que se te cae. Y el tema de las lluvias también perjudica, en la primera lluvia se llenó de humedad, entonces en una próxima lluvia lo más probable es que se me termine de reventar los zócalos y se me meta el barro", añadió.

Por último, recordó que el día que se les cayó el muro de contención, “lo que nos ofrecían era llevarnos a un gimnasio, y esa no es la solución. O sea, ¿qué están esperando, que nos quedemos en un gimnasio? No es lo que buscamos. La verdad, ya no sabemos a dónde recurrir", concluyó.

Te puede interesar
Últimas noticias