jueves 18 de abril de 2024
21.9ºc Comodoro Rivadavia

La mujer desalojada de la casa del IPV junto a sus hijos con discapacidades sigue en una situación preocupante

Desde junio de 2022 por orden de la jueza de familia Guillermina Sosa fue desalojada con sus hijos para que la vivienda la ocupe el hombre con el cual se había casado.
domingo 03 de marzo de 2024
La mujer desalojada de la casa del IPV junto a sus hijos con discapacidades sigue en una situación preocupante

El 26 de junio de 2022 Crónica publicó la preocupante situación de una mujer en ese entonces de 38 años con un hijo discapacitado de 4 y una hija epiléptica de 20.

En pleno y frío invierno la jueza de familia Guillermina Sosa había dado la orden de desalojarla con sus hijos para que la vivienda la ocupe el hombre con el cual se había casado y que tenía una causa penal en la Justicia Federal. La albergaron por un tiempo en un sótano del Gimnasio Número 3.

En aquella nota de presentación a la que luego le siguieron otras y que motivaron que otros medios locales también se hicieran eco, incluyendo algunas autoridades, este medio publicaba: “Se identificó como Patricia Alejandra Morlivo (38) y ya anteriormente se había comunicado con esta redacción para dar su historia de vida y también por sentirse amenazada con un probable desalojo que sorpresivamente se dio durante la mañana del viernes 24 del corriente de la casa del Instituto Provincial de la Vivienda -IPV- sobre calle Carrero Patagónico 3.617 del barrio Abel Amaya. Un grupo de mujeres policías llegó al lugar con la orden de desalojo firmada por la titular del Juzgado de Familia de esta ciudad Guillermina Sosa, informó.

“Soy oriunda de Goya, en la provincia de Corrientes y me vine a Comodoro en el año 2005 y dejé a mis hijos allá, pero conocí a un hombre que me dijo que trajera a mis hijos que acá tendríamos otra vida, y terminamos casándonos” comentaba la mujer. Dijo haber iniciado trámites ante el IPV pidiendo por una vivienda. “Lo hice con mis documentos y presentando también la documentación de mis hijos, pero este hombre no resultó ser lo buena persona que parecía y me hizo vivir un infierno del que prefiero olvidar” manifestaba entre sollozos por aquellos días.

21 meses después, todo sigue igual, o peor…

21 meses después Crónica volvió a contactarse con Patricia Alejandra Morlivo que ya tiene 40 años y su pequeño hijo 6. Y si bien por estos días vuelven a renacer las esperanzas de regresar a la vivienda otorgada por el Instituto Provincial de la Vivienda en su carácter de co-titular de la misma, ya que encontró buena predisposición en las nuevas autoridades locales del IPV con Javier Moyano a la cabeza, ya no depende de éstos el que vuelva o no, sino de la Justicia provincial que no tuvo en cuenta sus derechos, especialmente los de sus hijos.

Y tampoco han sido fáciles sus días, muy al contrario: “Mi situación es totalmente dolorosa porque con lo que cobro de mi pensión pago el alquiler y con el salario por discapacidad de mi hijo no alcanza ni para el remedio ya que toma 3 medicaciones mi nene que tiene retraso madurativo” (TEA, síndrome de Asperger), describe Alejandra. “Y lamentablemente por motivos de salud no puedo trabajar, y por cuidar a mi hijo a veces tengo y otras veces me acuesto sin cenar y sin ayuda de nadie, ahora gracias a Desarrollo Social (Roxana) que me están ayudando tengo un plato de comida” cuenta Alejandra, entre otras varias cuestiones no muy agradables que debió padecer en los últimos tiempos y que, pese a todo, aún la mantienen esperanzada de que en algún momento habrá finalmente justicia para ella y sus hijos.

 

Te puede interesar
Últimas noticias