miércoles 24 de abril de 2024
7.9ºc Comodoro Rivadavia

Comodoro, “Zona de deportación”, una llaga para un pueblo que quería expandirse

lunes 27 de marzo de 2023
Comodoro, “Zona de deportación”, una llaga para un pueblo que quería expandirse

Comodoro Rivadavia cumple sus Bodas de Plata con un ingrato estigma: el Territorio del Chubut está declarado “zona de deportación” por parte del gobierno nacional. Este hecho tiene preocupados a los vecinos del pueblo, a las autoridades de la poderosa Y.P.F. y a los representantes políticos por la posibilidad de que los delincuentes encuentren aquí una vía de escape a las condenas que sobre ellos pesan en otras latitudes.

Por eso, el 17 de febrero de 1927, Casimiro Pella y Fernando Rovere entregan una nota al ministro de Justicia e Instrucción Pública, Dr. Antonio Sagarña, quien llega a la región. En ella, piden varias obras que resultan imprescindibles ante el crecimiento del pueblo y de su población, pero dedican un especial párrafo la solicitud de que se deje sin efecto aquella disposición, dictada a principios de siglo.

Concretamente, las autoridades municipales le requieren “que se libere a nuestro territorio de la zona de deportación” (1).

Le indican al funcionario nacional que “un factor que contribuye enormemente a que nuestro territorio constituya un índice considerable de delincuencia es la categoría de “zona de deportación” que hoy pesa sobre nuestra zona por resolución del Superior Gobierno Nacional”.

Pella y Rovere no dudan en indicar su dedo acusador a esta resolución por la sensación de inseguridad que se aspira en las polvorientas calles del pueblo. Uno de los tramos salientes de la nota indica que “siendo así esta región del campo legal que se les delimita a los delincuentes no es extraño que tanto los vapores que llegan a la Capital Federal cuanto los que regresan de Ushuaia vuelquen en nuestro puerto su cargamento de indeseables y delincuentes que, por mayor vigilancia que sobre ellos se ejerza, nunca será la suficiente para contrarrestar los desmanes de que esta gente es capaz”.

La idea de que aquí es el fin del mundo o algo muy parecido parece haber motivado a las autoridades nacionales a dictar esa disposición, pero es un escollo para las expectativas que existen en Comodoro Rivadavia.

“Esta medida que pudo tener comprobación atenuante en la época de su dictamen, cuando estas lejanas tierras exigían ser pobladas a toda costa, hoy constituye un serio peligro que pone perpetua amenaza la vida e intereses de la población cuantiosa y honrada, que requiere ser remediada”, concluye este pedido al ministro Sargaña.

Extraído del libro "Crónicas del Centenario" editado por Diario Crónica en febrero de 2001.

REFERENCIAS

(1) Archivo Histórico Municipal. Expediente 221. Tomo 2. Año 1927 

Te puede interesar
Últimas noticias