lunes 18 de octubre de 2021
25.9ºc Comodoro Rivadavia

La respiración bucal

martes 28 de septiembre de 2021
La respiración bucal

 

Se trata de la respiración que se lleva a cabo por la boca en lugar de hacerlo por la nariz. Es poco frecuente encontrarla aislada ya que suele relacionarse con alteraciones en la deglución y a veces también en la pronunciación.

Causas:

Si estás en situación de reposo, la entrada del aire y la salida del aire se realiza por vía nasal, es decir, por la nariz.

Sin embargo, ante cualquier dificultad que puedan presentarse en el recorrido de la vía aérea superior, el organismo se ve obligado a realizar esta función por vía oral, respirar por la boca. Entre las más comunes encontramos: presencia de adenoides (carnes crecidas), tabique nasal desviado, pasaje nasofaríngeo angosto, alergias con inflamación de la mucosa nasal, pólipos nasales.

Características físicas:

Los pacientes que respiran por boca de forma crónica advierten una morfología corporal y facial particulares: cara larga y angosta, palidez, ojeras, mejillas hundidas, paladar estrecho y angosto, labio superior acortado e inferior evertido (ambos pueden presentarse secos y agrietados), caja torácica estrecha, cifosis.

Consecuencias:

Algunas son: alergias e infecciones respiratorias debido a que el aire no pasa por ningún filtro por el que limpiarse calentarse y humedecerse como pasa con la nariz. En cierto modo, el uso del barbijo durante este año y medio que llevamos ha mejorado con la ausencia estos cuadros, disminuyendo notablemente la entrada de gérmenes por boca. Deformaciones en la arcada dentaria (el mal respirador acompaña con una mala postura lingual). Alteraciones en el habla (mala coordinación entre los órganos fonoarticulatorios, lengua baja e hipotónica, falta de fuerza en el soplo, etc), disminución leve o moderada de la audición con una mala ventilación del oído medio y/o presencia de secreciones en el mismo. Bajo rendimiento físico (la oxigenación es mala en cantidad y calidad) combinado en algunos casos con fatiga, cansancio, anorexia, desatención…

Tratamiento:

La terapia debe ser en equipo. Principalmente se trabaja en consultorio con Fonoaudiología pero debe haber una relación con el pediatra, el odontólogo y el otorrinolaringólogo.

Se trata de restablecer la armonía de todos los conjuntos musculares intervinientes, existe una ejercitación que el paciente debe realizar varias veces por semana, se busca cambiar el hábito incorrecto de bucal a nasal, se insiste en la puesta a plano voluntario de la postura correcta de la lengua en todas sus funciones incluído el reposo.

Suelen ser tratamientos largos ya que modificar hábitos incorrectos no suele ser tarea inmediata y los resultados musculares, tampoco. Es importante el trabajo de motivación del profesional con el paciente.

Cuando se logran cambios positivos, mejora la salud general del paciente, disminuyendo la posibilidad de contraer procesos infecciosos, facilitando el correcto desarrollo anatómico de la zona orofacial, condicionando una mejor disposición de los órganos relacionados con la deglución y la articulación. Al mismo tiempo, aumenta la oxigenación del sujeto que permite y asegura un mejor desempeño en todas sus actividades, ya sean físicas o intelectuales.

La derivación suele llegar de odontopediatría u otorrinolaringología pero es importante estar atentos a cualquier signo que podamos detectar sin una mirada profesional intermedia.

Te puede interesar
Últimas noticias