martes 16 de abril de 2024
17.9ºc Comodoro Rivadavia

Julian Assange libra su última batalla para evitar la extradición a Estados Unidos

martes 20 de febrero de 2024
Julian Assange libra su última batalla para evitar la extradición a Estados Unidos
Una persona sostiene una pancarta mientras la gente se reúne en apoyo del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en la Place de la Republique en París. Foto Foto NA-REUTERS
Una persona sostiene una pancarta mientras la gente se reúne en apoyo del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en la Place de la Republique en París. Foto Foto NA-REUTERS

Londres, 20 febrero (Reuters) -- El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, comienza este martes la que podría ser su última oportunidad de detener su extradición de Reino Unido a Estados Unidos, tras más de 13 años luchando contra las autoridades en los tribunales ingleses.

Los fiscales estadounidenses pretenden juzgar a Assange, de 52 años, por 18 cargos relacionados con la divulgación por parte de WikiLeaks de grandes cantidades de archivos militares y cables diplomáticos confidenciales de Estados Unidos.

Argumentan que las filtraciones pusieron en peligro la vida de sus agentes y que no hay excusa para su criminalidad. Los numerosos partidarios de Assange lo consideran un héroe antisistema y un periodista perseguido por sacar a la luz las irregularidades cometidas por Estados Unidos y por cometer presuntos crímenes de guerra.

En el exterior del Tribunal Superior de Londres se congregó una multitud que protestaba contra la extradición.

"Nos esperan dos grandes días. No sabemos qué esperar, pero están aquí porque el mundo está mirando", dijo Stella, la esposa de Assange, a la multitud. "Tienen que saber que no pueden salirse con la suya. Julian necesita su libertad y todos necesitamos la verdad".

Las batallas legales de Assange comenzaron en 2010 y, posteriormente, pasó siete años refugiado en la embajada de Ecuador en Londres antes de ser sacado a rastras y encarcelado en 2019 por incumplir las condiciones de la fianza. Desde entonces estuvo recluido en una cárcel de máxima seguridad en el sureste de Londres donde, incluso, se casó.

Reino Unido finalmente aprobó su extradición a Estados Unidos en 2022 después de que un juez la bloqueara inicialmente porque las preocupaciones sobre su salud mental significaban que estaría en riesgo de suicidio si era deportado.

Sus abogados intentarán anular esa aprobación en una vista de dos días ante dos jueces del Tribunal Superior de Londres, en lo que podría ser su última oportunidad de detener su extradición en los tribunales ingleses. Su esposa Stella lo describió la semana pasada como una cuestión de vida o muerte.

Argumentarán que el procesamiento de Assange tiene motivaciones políticas y supone un ataque inadmisible a la libertad de expresión, ya que es la primera vez que se acusa a un editor en virtud de la Ley de Espionaje estadounidense.

Entre sus partidarios se encuentran Amnistía Internacional, Reporteros sin Fronteras, organizaciones de medios de comunicación que colaboraron con WikiLeaks y políticos australianos, entre ellos el primer ministro Anthony Albanese, que la semana pasada votó a favor de una moción que pedía su regreso a Australia.

El papa Francisco incluso concedió una audiencia a su esposa el año pasado.

En peligro de muerte

Si Assange obtiene el permiso en el último caso, se celebrará una vista de apelación completa para considerar de nuevo su impugnación. Si pierde, su única opción restante sería el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), donde ya ha presentado un recurso a la espera de la sentencia de Londres.

La semana pasada, Stella Assange declaró que, en caso necesario, solicitarían al TEDH una medida cautelar de urgencia.
Dijo que su marido no sobreviviría si era extraditado.

"Su salud está en declive, física y mentalmente", dijo. "Su vida corre peligro cada día que pasa en prisión, y si es extraditado morirá".

El hermano de Assange, Gabriel Shipton, comparó al fundador de WikiLeaks con Alexéi Navalny, el activista opositor ruso que murió en prisión el viernes mientras cumplía una condena de tres décadas.

"Sé exactamente lo que se siente al tener a un ser querido injustamente encarcelado sin esperanza", dijo a la BBC. "Que fallezcan, eso es lo que vivimos temiendo: que Julian se nos pierda, que se pierda en el sistema penitenciario estadounidense o incluso que muera en la cárcel en el Reino Unido".

WikiLeaks saltó a la fama por primera vez en 2010, cuando publicó un vídeo militar estadounidense que mostraba un ataque de helicópteros Apache en Bagdad en 2007 en el que murieron una docena de personas, entre ellas dos miembros de la redacción de Reuters.

Después publicó miles de archivos secretos clasificados y cables diplomáticos que dejaban al descubierto valoraciones a menudo muy críticas de Estados Unidos sobre líderes mundiales, desde el presidente ruso Vladimir Putin hasta miembros de la familia real saudí.

Te puede interesar
Últimas noticias