sábado 2 de marzo de 2024
17.9ºc Comodoro Rivadavia

Delitos que se repiten de manera cotidiana en la ciudad

Un hombre terminó preso por hurtar 17 paquetes de fideos y dos de galletitas

domingo 11 de febrero de 2024
Un hombre terminó preso por hurtar 17 paquetes de fideos y dos de galletitas

Son delitos menores que en los últimos tiempos se vienen repitiendo con mucha asiduidad e igualmente terminan en los tribunales penales. Los hurtos de comestibles en supermercados o almacenes de barrio se han convertido en moneda corriente en esta época no solo en esta ciudad sino en gran parte del país.

Como si fuera el centro de control de monitoreo policial, cada comercio tiene su propio control monitoreando con ojo visor y zoom respectivo cada movimiento sospechoso de potenciales clientes que esconden entre sus vestimentas, carteras o mochilas esos elementos comestibles o artículos de limpieza que podrán traspasar la línea de cajas sin pagar, pero que, casi inexorablemente, serán interceptadas por el personal de seguridad o policía adicional cuando intenten pasar la puerta de salida.

Hombres y mujeres adultos e incluso menores de edad han terminado más de una vez varias horas detenidos en una comisaría por cometer tales delitos y han tenido que dar las explicaciones pertinentes al día siguiente ante las autoridades de la oficina judicial del barrio Roca. ¿Cuáles serán esas explicaciones? Seguramente autoridades judiciales penales habrán escuchado de las más variadas argumentaciones.

Y si no ocurre en el interior de los comercios, también en las calles y veredas habrá un ojo humano que visualice al ladrón y alerte a la policía, tal como ocurrió el viernes alrededor de la 14 sobre la calle San Martín, entre Abásolo y Güemes, en pleno centro.

El “testigo” informó de haber visto sustrayendo elementos de una pick up Ford Ranger a un individuo vestido de visera color negra, pantalón corto a cuadrillé con camiseta de Boca. Con tales descripciones no fue difícil dar con la persona aludida, quien resultó ser Gabriel A.B., un vendedor ambulante de 44 años.

Cargaba con los elementos mal habidos que resultaron ser 17 paquetes de fideos y dos paquetes de galletitas.

Al igual que muchos otros, terminó en una dependencia policial, en este caso la Seccional Primera. Y como en casos anteriores, también a disposición de la autoridad judicial penal de turno, en este caso, por haberlo dispuesto la Dra. Agustina Huaiquil de la Oficina Judicial y a disposición del juez de turno Borquez, se encargaron de informar las fuentes policiales.

Te puede interesar
Últimas noticias