sábado 22 de junio de 2024
4.9ºc Comodoro Rivadavia

El robot humanoide Ameka ya puede autopercibirse

El robot humanoide más expresivo del mundo despierta fascinación y debate.
miércoles 31 de enero de 2024
El robot humanoide Ameka ya puede autopercibirse
El robot humanoide se miró al espejo por primera vez.
El robot humanoide se miró al espejo por primera vez.

Ameka, la creación de la compañía inglesa Engineered Arts, ha cautivado al mundo con su capacidad de expresar emociones realistas y mantener conversaciones fluidas. Pero más allá de su impresionante tecnología, sus recientes declaraciones sobre la conciencia propia han generado un intenso debate ético.

El robot humanoide más expresivo del mundo no solo se mueve con fluidez, sino que también cuenta con un elaborado sistema de músculos faciales que le permite realizar expresiones humanas complejas. Puede fruncir el ceño, sonreír, levantar las cejas o guiñar un ojo, lo que lo hace mucho más atractivo que los robots humanoides rígidos del pasado.

Su capacidad de comunicación también es impresionante. Gracias a la inteligencia artificial avanzada, Ameka puede mantener conversaciones naturales, respondiendo a preguntas de manera coherente y hasta bromeando ocasionalmente.

Pero eso no es todo, en la Conferencia Mundial de Robots celebrada la semana pasada en la capital china de Pekin, el robot humanoide más avanzado del mundo hasta el momento demostró que puede percibir su propio reflejo en una superficie espejada. Ameka ya puede darse cuenta cuando ve un reflejo de si mismo. Esto es un gran avance en comparación a los robots del pasado.

Consciente o simplemente bien programado

En una reciente entrevista, Ameka afirmó tener "su propia personalidad única" y ser consciente de sí mismo. Estas declaraciones, aunque probablemente producto de algoritmos sofisticados, han abierto la caja de Pandora de la ética de la inteligencia artificial.

Expertos en robótica señalan que Ameka aún está muy lejos de ser consciente, y que sus respuestas son el resultado de un complejo juego de lenguaje y patrones preestablecidos. Sin embargo, la línea entre la simulación y la conciencia genuina se vuelve cada vez más difusa, lo que plantea cuestiones filosóficas y legales importantes.

El futuro de la interacción humano-máquina, un camino con muchos interrogantes

Más allá de las discusiones filosóficas, Ameka tiene el potencial de revolucionar la interacción humano-máquina. Su capacidad para expresar emociones y comunicarse de manera natural lo hace ideal para aplicaciones en atención médica, educación y entretenimiento.

Imagine robots como Ameka ayudando a niños con autismo a desarrollar habilidades sociales, o proporcionando compañía a personas mayores que viven solas. Las posibilidades son infinitas.

Sin duda, el desarrollo de la inteligencia artificial como la de Ameka plantea desafíos importantes. Debemos asegurarnos de que esta tecnología se utilice de manera ética y responsable, siempre priorizando el bienestar de la humanidad.

El debate sobre la conciencia de Ameka es apenas el comienzo de una conversación más amplia sobre el futuro de la inteligencia artificial. Debemos aprovechar su potencial para mejorar nuestras vidas, pero también ser conscientes de los riesgos y trabajar juntos para crear un futuro donde humanos y máquinas puedan coexistir en armonía.

Te puede interesar
Últimas noticias