sábado 24 de septiembre de 2022
7.4ºc Comodoro Rivadavia

Los años 60 en Comodoro: Chicos de pelo largo, picnics y bailes con grupos que hicieron historia

sábado 17 de septiembre de 2022
Los años 60 en Comodoro: Chicos de pelo largo, picnics y bailes con grupos que hicieron historia
Grupo Uno tuvo proyección nacional y fue un continuo animador de los bailes que se organizaban en Comodoro
Grupo Uno tuvo proyección nacional y fue un continuo animador de los bailes que se organizaban en Comodoro

Los chicos del Colegio Perito Moreno no conocen boliches con luces de colores, los bailes son prohibidos para menores de 18 años pero ellos igual se reúnen, las chicas se encargan de llevar la comida y los varones la bebida. El sábado a la tarde el “asalto” es en la casa de Marina y van a prepararse para el picnic de la primavera, comida, bebida, pelota de fútbol, mantel a cuadros y radio incluida.

Transcurren los años 60, “el que andaba de noche era mal visto, los padres no te dejaban salir, salvo para los ‘asaltos’, el fuerte era el picnic... no lo organizaba nadie, se hacía y listo, ni siquiera había música, estábamos todo el día ahí, jugando al fútbol, la cosa era pasar el día... haciendo nada, con la expectativa de conseguir un noviecito, una noviecita, charlando, alguno llevaba una radio portátil para escuchar LU 4 no había otra cosa, si pasaban un tango apagabas la radio, no había programas dirigidos a la juventud”(1).

El Parque Saavedra, el Parque F de Diadema o Manantiales Behr son los lugares elegidos. Los chicos y chicas de los colegios salesianos van al parque de Astra, eso sí, bien separados para evitar conductas pecaminosas, porque todos, absolutamente todos y todas tienen la ocasión de ver al chico o a la chica que les gusta, y hasta puede surgir el ‘si’.

Otro momento esperado es el Baile de los Estudiantes en el Centro Catamarqueño, los músicos son los chicos de ‘Quinto’ que armaron el grupo de música o los egresados. Una oportunidad para la conquista. Los varones de prolijo traje y corbata, los chicas con el vestido de gala, “había pocas chicas y los varones podíamos planchar toda la noche, en Gimnasia se daba el mejor ambiente, en aquellos años la Avenida Alsina era el límite entre el centro y la ‘loma’... había mucho antagonismo”(2).

Los cumpleaños de 15 y los "asaltos" son las únicas alternativas de encuentro que tienen los adolescentes. Foto: María Teresa Carmona. 1956.

 

Te puede interesar: Botas tejanas, jeans y dólares: los yanquis y el "boom" petrolero en Comodoro

 

Los prolijos noviazgos

No es cuestión de mirar y guiñar un ojo, “la conquista era un largo proceso, primero tenías que tomarla de la mano y que ella no la retire, después salir a caminar de la mano, más adelante, la mano en el hombro, y esto convertía la relación en una cosa muy oficial, y así hasta robar el primer beso que te podía demorar un mes o más; era tan largo este trámite que a veces el noviazgo se rompía sin haber llegar al beso”(3).

Un rincón propicio para los encuentros íntimos es la parte alta del cine Coliseo, la película es lo menos importante, allí puede suceder que el muchacho se arriesgue a posar su mano en la rodilla, cosa difícil de lograr, porque la chica pone en juego su prestigio; “el sexo era algo horriblemente sucio, un pecado que te condenaba para siempre al infierno”, para eso había otras mujeres.

Los primeros amores nacen en los picnics. Parque "F" de Diadema. Foto: Daniel Alonso. 1968.

Desde el colegio a la fama

En mayo del año 1962, un grupo de chicos de la ENET Nº1 forman un conjunto musical para hacerle una broma a sus profesores en una fiesta escolar. “Los Logarítmicos” saltan al escenario y logran tanto éxito que enseguida van de fiesta en fiesta, ahora son “Los Diamantinos”(4). El grupo se mantiene diez años y es la orquesta más solicitada, van de gira a Ushuaia, Río Gallegos, Puerto Deseado, Puerto San Julián... Sarmiento.

Mientras este grupo recorre la región, los que quedan en el secundario escuchan “en la radio y en los combinados a Palito Ortega, el Club del Clan era un movimiento incipiente, pero estaba la música italiana con Rita Pavone, Luiggi Tenko, Nicola Di Bari, Gianfranco Pagliaro, también estaba Chubby Checker. En el 64 todos estos cantantes irrumpen en la radio y en la televisión, pero nosotros sólo teníamos LU4, estaba Radio Nacional pero no tenía música para la juventud”.

Son tiempos de cambio, surgen cuatro muchachos ingleses, en poco tiempo pasan del traje y la corbata a los pantalones ajustados, camisas de colores y desabrochas, y encima se dejan el pelo largo, “Los Beatles provocan una gran explosión, de alguna forma cambió la vida de muchos, las costumbres, la moda, la juventud cambia y como nunca antes rompe con los esquemas de la sociedad, nosotros también nos dejamos el pelo largo, la ropa muy ajustada, el jean y la camisa son la piel de uno, para estar en onda tenía que estar muy flaco, el pelo largo, los lentes redonditos y botas”(5).

Los Diamantinos, conjunto juvenil de gran éxito en toda la Patagonia. Foto: Víctor Guenov.

 

Te puede interesar: La lucha popular en la creación de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco

 

De Los Beatles al Grupo Uno

Siempre “estuvieron los clubes donde ir a bailar, pero cambia todo, aparece el Sweet Helen y el Pinguin's, la novedad eran las luces de colores y la penumbra, pero seguían siendo prohibidos para menores de 18 años; no existía el alcohol, no había ninguna persona bajo los 25 años que tomara alcohol”.

Alex Molina, Lito Córdoba, Guiguez, Bazán y De Brito, encuentran en la música la razón de vivir. Los Cadáveres debutan el 17 de setiembre de 1965 en el baile del estudiante, “teníamos look Beatle, pelo largo y problemas con la policía, cantábamos como ellos, en inglés, o por lo menos lo intentábamos”.

Pero el grupo se desarma a la hora de hacer la ‘colimba’; “cuando salí me viene a ver Oscar Gómez Castañón, para armar un grupo nuevo con Canario Quiroga, René Versáis, busco a Néstor Martínez, un chico de Mar del Plata que conocí en la colimba, ensayamos dos meses, ya teníamos un repertorio y el nombre del grupo no nos preocupó hasta que llegó el día de la presentación, íbamos a debutar en el Salón Dorado del Club Huergo”.

A doña Almerinda De Brito le gustaría que su hijo se corte el pelo un poquito, no lo consigue pero lo acompaña en esta aventura de la música. Ella es modista y hace las camisas, las corbatas y cocina tortas para acompañar el mate de los ensayos en su casa.

Todo está listo para el gran debut, sólo les falta el nombre, Juan Carlos suma la edad de cada integrante y queda Grupo Uno”, y así salen al escenario. Ingresa Luis Costa, viene Jerry Bellone, “todos los domingos se hacían matinée en el club Huergo, podías ir desde los 16 años, teníamos nuestros propios temas y así... un éxito, nos fuimos a Buenos Aires y justo llegamos a un concurso, ganamos y el premio era la grabación, y anduvimos por ahí”.

Los muchachos se van en 1972 y en Comodoro Rivadavia queda el espacio abierto para otros. Un grupo de chicos de Km. 5 forma Dulce Azúcar, “estaba Alberto Cádiz, el Gato Marinado...”; se forma The Tramp's, con Quique Vera, Tony Ojeda...; Kaskote... “nuestras familias preferían que estuviéramos de ingenieros, arquitectos, doctores, menos en un escenario y encima de pelo largo”.

Grupo Uno es el único grupo que grabó su disco. Foto: Archivo Histórico Municipal.

Los otros... de boliche en boliche

La Loma es territorio de “Luz Verde”, el grupo está integrado por Gerardo y Guillermo Unicahuin, Ramón Miranda de la Cruz y Hugo Rafael Pascal. Los muchachos ‘bajan’ al centro con temas de Aquelarre, Sui Generis, blues y hasta tropical si hace falta para entretenar al público.

Después los contratan en Caleta Olivia y van de escenario en escenario por toda la Patagonia, hasta que una gira por Chile los aleja por unos años de Comodoro Rivadavia, y regresan con más éxito (6).

Luz Verde comparte escenario con Azúcar Marrón, Los Gatos Blancos –de Km 3- y Santa Bárbara.

La realidad de los ‘chicos’ de este sector de la ciudad es otra, muchos trabajan, no pueden estudiar en la secundaria y obviamente tienen otra forma de vida, algunos se prenden a la música que baja de Centroamérica con ritmo de cumbia; la mayoría opta por el deporte, la liga de fútbol de los barrios, creada en 1962, les ofrece el lugar de encuentro y recreación.

También hay chicos que se ‘prenden’ al incipiente rock nacional de Los Gatos; Lito Nebbia, Spinetta, y Vox Dei..., Creedence para bailar, o los Bee Gees para escuchar.

El conjunto Luz Verde, liderado por los hermanos Unicahuin tiene un prolongado éxito en la región y en Chile. Foto: Gerardo Unicahuin.

 

Leer también: León sin melena: el día que a Gieco le cortaron el pelo en Comodoro

 

Los comprometidos

Algunos optan por los aires de revolución que llegan desde Cuba, la boina al estilo de Che es para los más transgresores, pero son muy pocos, “los lugares de encuentro eran el Cine Coliseo, el Bowling, y el bar Alhambra, ahí se jugaba al metegol, una vez vino Charly García y fue a jugar al metegol con Nito Mestre, y ahí estabamos todos... guau. El bar Splendid, era el único que le vendía vino a los pibes”(7).

“Nosotros éramos los marginados, teníamos los bailes del Español, el salón Luso, el Centro Catamarqueño o en el 128, el Tiro Federal, no íbamos al Pinguin, ahí iban los del centro, que se vestían como los de ‘voltop’(8).

Aunque, sin saber, se unen a la hora de escuchar por Radio Nacional el programa de Eduardo Capovila, “La vitrola, desde la tierra de los vientos”(9).

La Vitrola es el motor del Patagonia Rock, festival que nace para difundir al grupo Horizontal, integrado por Pucho Alberto, César Romero y el Indio Almirón. Son los primeros en cantar rock en inglés, a menos que sea un tema de los Rolling’s. El primero se hace en setiembre de 1973 en el baldío que está en Rivadavia al 300, el segundo, en el Teatro Español.

Por primera vez suben al escenario los hermanos Leslie y Eddie Burón, el grupo Revolver y Exandi de Caleta.

La Pulga Azul

La Pulga Azul es el boliche más trasgresor de Comodoro Rivadavia, “rompía con la estructura de las confiterías no tenía mesas ni sillas, sino almohadones, una cama de dos plazas, sillones viejos, muy delirante... los que no tenían plata pedían la pava con el mate, que con yerba incluida costaba un mango, era lo barato, nos sentábamos a conversar, a escuchar música”(10).

La ‘pulga’ fue la máxima trasgresión de la época, “Comodoro estaba lejos, no es una virtud ni un defecto, pero aquí no hubo ni el movimiento hippie ni revolucionario que hubo en otras partes del país”, recordarán para el 2000 unos y otros. Sin embargo, la represión militar de los años 70 también se percibe en la ciudad, “todo empieza a declinar, nos agarraba la policía o el ejército sólo para cortarnos el pelo”.

 

Extraído del libro "Crónicas del Centenario" editado por Diario Crónica en 2001

Referencias en la nota

(1) Juan Carlos De Brito. Entrevista realizada por Crónica, octubre de 20

(2) Idem.

(3) Idem.

(4) El grupo estaba integrado por Roberto Torres, Oscar Morey, Diego Torres, Miguel Kochowicz, Tito Ochoa, Néstor Maida, Osvaldo D'antone, Hugo Valentic, Adriana Centurión, Alberto Mendonca, Gerardo Frasca, Víctor Guenov, Gigi Iglesias, Angel Sansó y Marcelo Gorián entre otros que rotaron en la formación..

(5) Juan Carlos Do Brito.

(6) El grupo se sostiene hasta 1982.

(7) Luis Ernesto Martínez. Entrevista realizada por Crónica en octubre de 2000.

(8) ol Top. Programa de televisión que auspiciaba la presentación de música de moda para los jóvenes.

(9) El programa se emite desde el 3 de agosto de 1971 a diciembre de 1976.

(10) Luis Ernesto Martínez.

Te puede interesar
Últimas noticias