lunes 4 de julio de 2022
8.9ºc Comodoro Rivadavia

Amelia Delfino, y la fotografía comprometida

Por Gisel Hernández  / Mujeres fuertes y sensibles; paisajes de la estepa patagónica; edificios históricos y conciencia acerca del cuidado del medio ambiente. Todos estos elementos se encuentran presentes en el arte fotográfico de Amelia Delfino.
domingo 22 de mayo de 2022
Amelia Delfino, y la fotografía comprometida

La fotógrafa Amelia Delfino divide su tiempo entre su trabajo en el estudio fotográfico Color Coirón, que fundó junto a su pareja y también fotógrafo, Mariano Huberty; y por otro lado, forma parte de un equipo de investigación del Archivo Histórico Municipal.

Cuenta que tiene tres hijos, ya todos mayores de edad, y que descubrió su pasión por la fotografía en su adultez, alrededor de los 30 años, y a modo de terapia tras pasar por un momento difícil en su vida. Sin embargo, ese hobby terminó por convertirse en su profesión.

Sobre ese tiempo, Amelia recuerda que sufrió de depresión y que la fotografía fue su cable a tierra: “Empezó a ser algo necesario, casi obligatorio para levantarme. Era todos los días dedicarle una o dos horas, salir, ver de cerca un coirón o sacarle fotos al faro. Empecé a hacerlo sola y como quería aprender un poco más y soy muy curiosa, me anoté en un curso con Pepe Pugni” y tiempo después trabajó en su estudio donde pudo continuar aprendiendo.

 

Mujeres, medio ambiente y patrimonio histórico

Uno de los temas más importantes que abordan sus fotografías refiere a las mujeres, a quienes considera el centro de su obra. En estos casos para crear se apoya en su propia vivencia como mujer, en las experiencias que le relatan sus ocasionales modelos, y además ha trabajado en conjunto de manera colectiva con otras mujeres en varias sesiones enriqueciendo su perspectiva.

Otro de los ejes de su trabajo es el medio ambiente, sobre todo se interesa por mostrar el paisaje regional, y la preocupación por su cuidado y preservación. Así como también incluye todo lo relacionado al patrimonio histórico y cultural que tiene la ciudad de Comodoro Rivadavia.

Estos tres elementos: mujeres, ambiente y patrimonio, suelen encontrarse en sus obras algunas veces de manera individual y otras veces entrelazadas, siempre con una búsqueda que además de estética busca transmitir una emoción, una crítica o un mensaje cargado de conciencia, de esta manera, la fotógrafa pone su arte al servicio de diferentes causas sociales.

 

Trabajo histórico

“Estoy formando parte de un equipo de investigación y aportando a la fototeca de la ciudad. Tiene esta cosa de encontrar fotos antiguas, digitalizar y guardarlas en un banco de imágenes. El revelado, que antes se hacía en un cuarto oscuro con químicos, ahora lo hacemos con programas como Photoshop” explica Amelia sobre su trabajo en el Archivo Municipal donde se desempeña desde hace dos años.

Comenta que muchas de las fotografías que llegan al archivo por donaciones sufrieron daños: roturas, humedad o fueron afectadas por las distintas inundaciones, por lo que requieren de limpieza y retoques digitales. “Nos tomamos horas o a veces días para retocar esas fotos, reconstituir los pedacitos que faltan y poder dejar una imagen que cuando las próximas generaciones las quieran ver, estén en su esplendor, conservadas de la mejor manera posible” sostiene.

En este sentido, invita a la comunidad a donar o prestar fotografías antiguas para que formen parte del archivo y aporten a contar la historia de la ciudad para las próximas generaciones. “Trabajamos el año pasado con un proyecto que culminó ahora en abril: el centenario de la Escuela 126. Así que tomamos contacto con muchísimos pioneros de kilómetro 8, con sus historias y sus fotografías. A raíz del proyecto tenemos un banco de alrededor de tres mil fotos vinculadas con la escuela, el barrio y las familias” destacó.

 

Muestra “Nosotras”

La muestra de fotos titulada “Nosotras” nació en el año 2016, donde Amelia se propuso armar un estudio de fotografía casero y reunirse cada domingo con alguna mujer que hiciera de modelo, generalmente sus amigas.

La fotógrafa expresa que lo que motivó este trabajo es que estaba cerca de los 40 años y comenzó a hacerse algunos planteos existenciales; preguntas tales como: “Qué es ser una mujer. Qué cosas tengo aprendidas con las que ya no estoy de acuerdo. Cómo puedo hacer para revisar eso y poder plantear cuáles son las definiciones que quiero y queremos hoy” enumera.

Te puede interesar: Matías Diaz, el arte como refugio

Sobre esta experiencia valora: “Compartíamos historias, empezaron a surgir muchos relatos intensos y profundos. De cada uno, más allá que sacamos como cien fotos, me quede con algo”.

“Hicimos una exposición que se llamó ‘Nosotras’ con la poeta Mariana Heredia. Hicimos una conjunción de muchos de los sentires de estas mujeres y muchas de las cosas que ella escribe en primera persona y sobre lo que la rodea del mundo femenino” destaca Amelia.

A raíz de este trabajo, revela que “Fue un primer paso a poner el lente a una voz. Desde ahí empecé a encontrarle a un sentido a lo que me gusta hacer, por qué me gusta hacerlo y cómo lo quiero hacer. La mujer es el centro de mi escena en el 90% de las veces que agarro la cámara”. Esta militancia social que realiza a través del arte se ve plasmada también en su presencia en las marchas del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, donde fotografía a las manifestantes buscando captar emociones y brindar un mensaje.

 

Medio ambiente

Su preocupación por los problemas ambientales la llevó a realizar trabajos en conjunto con la marca de indumentaria sustentable Verde Recicla, de Vanesa Luque, donde pusieron de manifiesto el problema de la contaminación y los basurales a cielo abierto. Por otro lado, ha participado de acciones de la comisión de vecinos que se opone al loteo en la playa Bajada de los Palitos y en línea con sus intereses ambientales, en este momento prepara un trabajo fotográfico sobre la sequía que afecta al lago Musters.

Al respecto, explica sobre el trabajó en la serie “Distopías” que hizo con Vanesa referida a la contaminación: “Cada vez que íbamos a un basural nos traíamos cosas. Se dice que nuestra basura habla de quienes somos, cuenta bastante de nuestra historia y nuestra realidad. Y encontrábamos objetos que definían a Comodoro” entre ellos menciona botines de trabajadores petroleros, computadoras y equipos tecnológicos.

La exhibición de esa muestra fue en la plaza Kompuchewe, donde armaron una instalación con la basura recolectada. “Son cosas que tiramos todos los días en cualquier lado, y por años van a seguir ahí. Fue un trabajo con un sentido más allá de hacer fotos, fue una investigación, nos juntábamos a ver cómo lo armábamos y como lo mostrábamos a la comunidad” cuenta Amelia.

 

Lago Musters

En este momento, Amelia y Mariano trabajan en un ensayo fotográfico que retrata el problema de la sequía que afecta a los lagos Colhué Huapi y Musters.

Al respecto, la fotógrafa menciona: “Mariano es licenciado en Turismo y tiene todo ese amor por la naturaleza. Trabaja dando clases en la Universidad, sobre la conservación y cuidado del ambiente. Así que entre los dos estamos pensando un proyecto que tiene que ver con el lago Musters”.

En este sentido se interesan por mostrar diversas problemáticas que afectan a la zona: “la falta de agua, que impacto tiene en la biodiversidad, las especies que han desaparecido en la zona, que decisiones políticas hay detrás, que malas actuaciones ha habido y siguen existiendo” detalló Amelia.

Además, agregó que la situación: “es algo enorme, a veces los comodorenses nos quedamos con que nos cortan el agua desconociendo cuales son las causas, cuales son los malos manejos, la intervención de determinados grupos, que están haciendo los autoconvocados” y remarcó que como fotógrafos: “Tenemos la voluntad de involucrarnos en este tema y ponerlo de manifiesto de manera artística”.

 

Color Coirón

El estudio fotográfico de Amelia Delfino y Mariano Huberty se encuentra en barrio Próspero Palazzo, pueden comunicarse a través del celular 0297-154356147 o la página de Facebook “Color Coirón”.

 

Archivo Histórico

Los interesados en realizar aportes fotográficos al Archivo Histórico Municipal pueden dirigirse a la sede ubicada en Avda. Pueyrredón 110 y pasaje Batería Libertad (Kilómetro 3) de lunes a viernes de 8 a 15 horas.

También pueden comunicarse a la página de Facebook “Archivo Histórico Municipal Comodoro Rivadavia”, al teléfono 0297-4551315 o al mail [email protected].

Te puede interesar
Últimas noticias