viernes 26 de noviembre de 2021
14.9ºc Comodoro Rivadavia

La Virgen que fue repatriada de Londres por intermedio del Papa: “Yo tuve el honor de ir a buscarla”

jueves 25 de noviembre de 2021
La Virgen que fue repatriada de Londres por intermedio del Papa: “Yo tuve el honor de ir a buscarla”

La Virgen de Luján es un símbolo para los excombatientes, dado que una imagen de la santa estuvo en las islas donada por una familia de Luján, y acompañó a los soldados durante el conflicto bélico.

Esa imagen fue capturada por las tropas británicas tras ganar la guerra, descubierta treinta y siete años después en una iglesia de Londres y luego repatriada a Luján, a través de la intervención del Papa Francisco.

“Yo tuve el honor de ir a buscarla” dice Jorge Palacios, quien fue uno de los veteranos convocados para ir a Roma en octubre de 2019. La Virgen repatriada se encuentra en Luján y la Sala de exposición permanente Malvinas realizó réplicas de 60 centímetros que obsequia a distintas ciudades del país.

La historia de Palacios

En una fotografía de las Islas Malvinas se ve a un joven Palacios cargando a la Virgen junto a su compañero Raúl Ortiz. Ambos atravesaron una desesperante situación cuando una bomba estalló a pocos metros y quedaron sepultados por tierra y escombros. Allí comienza la historia que atribuyen a un milagro.

“Quedamos sepultados, teníamos dos metros de tierra y piedras encima. Nos fueron a buscar y no nos encontraron. El padre Vicente (Martínez Torrens) hizo una oración del rosario junto con los soldados” rememora. El sacerdote tiene actualmente 82 años y fue quien convocó a Palacios para que los acompañara a Italia.

“Estuvimos como una hora sepultados, en ese lapso de tiempo gritamos pidiendo auxilio y no escuchábamos a nadie. Después no gritamos más porque ya no podíamos, nos habíamos quedado sin aire. Yo tenía un brazo doblado y el otro apretado contra la pared, caí de cabeza y no podía escarbar, así que uno se resigna” dice.

Desesperanza y milagro

En esa situación de desesperanza, Palacios dice que comenzó a rezar: “Yo hablé con Dios, le dije ‘Señor no quiero morir así, prefiero morir con un tiro en la cabeza pero no me hagas sufrir así”. Relata que mientras lloraba recordó a su madre, a su familia y repasó toda su vida. En ese momento pensó que iba a morir. “Vi la historia de mi vida, era mi fin y me quedé tranquilo, di gracias al Señor, y sentía mis lágrimas que me corrían” sin embargo expresa que “la paz que sentí cuando me despedí no la sentí nunca más”.

Al rato escuchó un ruido fuerte, sintió que sacaban algo pesado que estaba encima de ellos y piensa que se trató de un milagro. “Siento que alguien andaba arriba, sentí como que levantaron una roca y la soltaron, ahí me despierto y empecé a gritar. Ortiz se ve que estaba igual que yo y también empezó a gritar” relata.

Hasta que finalmente uno de sus compañeros los escuchó, fue a buscar a más soldados y entre todos comenzaron a sacar tierra con las manos hasta que lograron rescatarlos a ambos. “Nos sacaron y era todo un mar de lágrimas, no lo creía nadie” expresa el excombatiente, todavía conmocionado por el suceso vivido durante la guerra hace ya cuarenta años atrás.

Te puede interesar
Últimas noticias