sábado 25 de septiembre de 2021
16.9ºc Comodoro Rivadavia

Aniversario de Rada Tilly

Doña Hilda Miranda de Hällmayer, toda una vida en la villa balnearia

sábado 24 de julio de 2021
Doña Hilda Miranda de Hällmayer, toda una vida en la villa balnearia

La vida cotidiana no fue fácil para los primeros pobladores de la villa balnearia, que además de las inclemencias climáticas debían vivir sin servicios básicos ni comercios cercanos, teniendo en cuenta que se encontraban alejados del casco céntrico de Comodoro Rivadavia. Doña Hilda Miranda de Hällmayer, la antigua pobladora en diálogo con Crónica recuerda la época como si hubiera sido ayer.

Tiene 84 años y una vida activa que la llevó a transitar por distintos rumbos, considerada además como una de las fundadoras del Centro de Jubilados de Rada Tilly. Hilda Yolanda Miranda de Hällmayer nació en San Luis el 27 de diciembre de 1936 y llegó a Comodoro el 6 de enero de 1950 cuando su padre vino a radicarse en esta ciudad para trabajar en el gasoducto con la empresa ESUCO. Su nombre era Feliciano Miranda y trabajó en la construcción de las plantas compresoras en Pico Truncado y Cañadón Seco.

La etapa escolar de Hilda transitó en el Colegio María Auxiliadora y luego en el Perito Moreno, cuando la institución educativa funcionaba en los antiguos galpones militares de Km. 3. “Recuerdo que comencé a venir a Rada Tilly en 1953 con 14 años aproximadamente. Lo hacía con mis hermanos y un grupo de amigos, todos de la misma edad, entre los que estaban Cacho Verdeal, Antonio Da Cruz y Teodoro Nümberg”, comentó en diálogo con este medio.

Luego de un tiempo conoció a Enrique Hällmayer, con quién se casó en 1962 y tuvo dos hijos. Jorge que nació en 1963 y Susana en 1966. El 19 de julio de 1968 se radica en Rada Tilly, primero frente a donde está la Escuela 12 en la avenida Moyano, ahí eran vecinos de, entre otros, Beto Igor con quien entablaron amistad; y al poco tiempo se mudaron un par de cuadras al sur, casa que la construyó Don Mario Vidmar (abuelo del actual intendente Luis Juncos), donde se encuentra actualmente y entre los vecinos destaca a Renato Catacci, con quien su marido tenía la mejor relación.

Cabe destacar que su marido Enrique falleció en 1991 a los 53 años, fue integrante del 1º Gobierno Constitucional de Rada Tilly junto con antiguos vecinos y además posee una calle con su nombre en la villa balnearia.

“Luego de unos años, Graciela Kolomenski, directora de la Escuela 12, me preguntó si no me animaba a anotar a mi hija Susana, con dos años, que ella quería abrir un jardín pero le faltaban chicos, anotó a Susana y ella a su hijo Pablo, más dos o tres niños y así fueron los primeros en inaugurar el Jardín de Rada Tilly. Las clases empezaron a mitad de año”, agregó.

Al mismo tiempo, Hilda asegura que “en esos tiempos en Rada Tilly éramos todos amigos, éramos una familia. Nos queríamos, nos preocupábamos y nos ayudábamos entre todos. Recuerdo a un vecino que venía casa por casa para ver qué necesitábamos de la verdulería y nos hacía las compras, sin ningún beneficio para él. Las puertas siempre quedaban abiertas y nunca tuvimos un problema, pero Rada Tilly ha cambiado mucho en los últimos años y lo digo para bien porque esto es una belleza”.

Covid-19

Por otro lado, la entrevistada fue consultada sobre cómo vive la pandemia por el Covid-19 y dijo: “La transito cuidándome lo que más puedo y bien. Desde que se decretó el coronavirus no he salido a ningún lado. El Centro de Jubilados cerrado, mis amigas no vienen y no voy ni al médico, mis hijos se ocupan de todo, de las compras y de cuidarme. Hasta me vacuné”.

Mensaje a la comunidad de Rada Tilly

Finalizando, brindó un mensaje a la comunidad y manifestó que “como vecina, no solamente a mis conocidos, les pido que sigamos cuidándonos y que confíen en que saldremos de esto, por eso hay que hacer buena letra y portarse bien. Agradezco a mis vecinos por la mano brindada cuando me enfermé (tuvo un ACV) y mis hijos eran chicos y cuando falleció mi esposo, ellos me ayudaron muchísimo”.

Anécdota

Por último, la vecina recordó una antigua anécdota y puntualizó: “Cuando llovía o nevaba no se podía subir ni bajar por el ingreso a Rada Tilly, así que debíamos usar el antiguo camino de camiones, el que hoy conectaría con el club Chenque y la Ruta 3. Por ese motivo fueron los vecinos los que tomaron la iniciativa para asfaltar el ingreso principal. La verdad que fue un acierto venir a vivir a Rada Tilly, acá soy feliz”, culminó.

Te puede interesar
Últimas noticias