miércoles 28 de julio de 2021
7.9ºc Comodoro Rivadavia

KM 5 celebra hoy 115 años

lunes 15 de febrero de 2021
KM 5 celebra hoy 115 años

Este medio entrevistó a un emblemático habitante de Km. 5, como es Petar Barisic, quien reflejó su historia de vida y los primeros tiempos en Presidente Ortiz, que hoy cumple 115 años de existencia.

Petar Barisic nació en Venac, un pueblo rural en las afueras de Karlovac, en Croacia. Embarcó en Génova hacia Argentina el 25 de mayo de 1958. Se casó en 1961 con Claret Batinich en Comodoro Rivadavia. Acá nacieron sus dos hijos, Pedro Miguel en 1966 y Claudio Nicolás en 1968.

Karlovac es una ciudad importante, a medio camino entre el mar Adriático y Zagreb, la capital de Croacia, en la Península Balcánica. Al sur, en el mismo ejido, en el pueblo de Venac, al pie de las montañas boscosas nació el protagonista de esta historia el 30 de octubre de 1931. Allá lo llamaban Petar, y acá en Km. 5 lo llaman Pedro. Pedro Barisic, el croata o el polaco.



Un hombre elegante y pronto a cumplir 90 años. Claret Batinich se llama su esposa y trae la misma elegancia y un acento similar. “Buscando mi libertad yo llegué a Comodoro Rivadavia en el año 1956. Lo hice antes que el telegrama y debo afirmar que no hay otro país como Argentina. Yo me escapé de la guerra y arribé a esta ciudad en el buque San Lorenzo de YPF. Embarqué en La Plata y después de una escala en Mar del Plata pude avistar el perfil de la ciudad, apenas iluminada y nos bajaron como monos, arriba de un canastro, una especie de jaula para personas”, recordó en diálogo con Crónica.

Igualmente, contó que otro paisano amigo de su padre llegó a buscarlo al KM 3 en un Ford Fairlane último modelo. Era un coche colectivo de alquiler. Esperaron por otros pasajeros y marcharon con el auto lleno al centro, al hospedaje de la calle Belgrano que atendía una pareja de paisanos, en frente de Bagatelle.



“Ahora Comodoro es otra vida. Pero en aquel tiempo era un desierto. Recorrí un montón de talleres sin suerte hasta que llegué a la fábrica de gaseosas de Saavedra y Vélez Sarsfield, donde el padre también tenía contactos, y al día siguiente de presentarme empecé a hacer mantenimiento de máquinas. Ahí estuve bajo las órdenes de un director alemán hasta diciembre de 1958. Poco después el patrón murió en su avioneta, por una falla de encendido. Ya había cumplido 27 años cuando finalmente entré a YPF; primero al taller de reparación de balancines y luego al sector de tracción mecánica. Esa era mi especialidad; pero luego de un tiempo renuncié y quería mejorar mi situación; la oportunidad se me presentó en Casa Stewart. La agencia oficial de motores Cummins, en pleno centro de la ciudad ocupaba ese antiguo edificio que ahora es un boliche”.



 

Su vida amorosa


Ya culminando y al ser consultado sobre su vida amorosa, afirmó que se enamoró de Claret, una paisana que había llegado dos años antes que él a la Argentina; comenzó en los bailes del Luso, el Español o Huracán. “Allí nos conocimos y luego nos casamos. Actualmente seguimos firme uno al lado del otro y llevamos 76 años de casados. Agradezco a Dios, yo nunca pensé tener y vivir todo lo que pasé, pero hoy en día sigo acá. Con voluntad y honestidad, bien derecho, siempre adelante. No hay como Argentina; en el día se pelean y por la noche están todos juntos de nuevo, eso no ocurre en otros puntos del mundo”, concluyó.

Te puede interesar
Últimas noticias