domingo 14 de abril de 2024
6.9ºc Comodoro Rivadavia

Un edificio-batería que usa la gravedad: la solución de China para cargar autos eléctricos

Es una edificación gigantesca que está siendo construida por la empresa suiza Energy Vault.
lunes 18 de marzo de 2024
Un edificio-batería que usa la gravedad: la solución de China para cargar autos eléctricos

En China todo se hace (muy) grande: el puente más largo, una impresionante muralla de árboles que se compara con su Gran Muralla, nuevos cañones hipersónicos... Y ahora, lo último conocido siguiendo la pista de Motorpasion, son estos enormes edificios-batería con los que el Gobierno de China planea aprovechar las energías renovables mejor que nadie en el mundo.

Tecnología

La idea, obviamente, es paliar el aumento de consumo energético derivado de la movilidad eléctrica y la expansión de los "autos a pilas" (Xiaomi ya tiene el suyo), aunque en realidad la tecnología tras estas colosales edificaciones es más bien rudimentaria o, mejor dicho, bastante clásica.

La empresa suiza Energy Vault, que tiene su sede en Lugano, presentó oficialmente un sistema de almacenamiento energético basado en gravedad que utiliza enormes bloques de hormigón con el fin de conservar el excedente de electricidad generado por un parque eólico cercano, al que se conecta esta especie de edificio-batería que, en el otro extremo, está también conectado a la red eléctrica china.

Así funciona el EVx Global Gravity Storage Deployment

Pues bien. Es sencillo de entender: un parque eólico en Rudong (provincia de Jiangsu) está generando energía limpia gracias al viento, aunque como suele suceder, sus excedentes hasta la fecha se perdían en los momentos de baja carga de la red eléctrica. Esto es un problema conocido y que está pasando actualmente en prácticamente cualquier instalación de energía renovable, ya sea hidroeléctrica o eólica.

Así pues, este enorme edificio-batería se ha instalado entre el parque eólico y la red eléctrica de China, con el cometido de aprovechar la electricidad sobrante para elevar hasta el techo gigantescos bloques de hormigón de unas 20 toneladas de peso. Como esperaréis, este proceso se ejecuta mediante grúas eléctricas que utilizan ese excedente energético.

Una vez izados, los bloques guardan la energía potencial que se devolverá a la red cuando se precise y no se genere suficiente, para lo que simplemente habrá que dejarlos caer convirtiendo así la energía en cinética y luego en eléctrica usando generadores.

El monstruo se denomina EVx Global Gravity Storage Deployment y en este primer caso ya está en funcionamiento tras haber recibido las autorizaciones necesarias, con una capacidad de 25 MW/100 MW y grandes ventajas respecto a los sistemas de baterías estacionarias. De hecho, es que su degradación y el mantenimiento son mínimos al usarse bloques de hormigón o tanques de agua, combinados con sistemas de poleas y grúas eléctricas muy duraderas.

Su gran (gran) inconveniente no será un secreto, como es obvio, pues necesitan de mucho (muchísimo) espacio. Esto se debe a que para hacerlos rentables hay que elevar pesados bloques a grandes alturas, y se precisan muchos de estos bloques para almacenar la cantidad de electricidad suficiente. Con estas premisas, se entiende mejor que el estreno de un proyecto de este calado haya tenido lugar en un país como China, donde todo es enorme y el espacio no es un problema.

Según la empresa suiza la eficiencia de estos sistemas supera el 80%, así que tras probar esta primera instalación en Rudong parece que la cosa ha gustado al Gobierno de Pekín. O al menos eso se extrae de que ya hayan encargado tres EVx Global Gravity Storage Deployment más en Huailai Cunrui, Zhangye y Ziuquan. Este último será el más grande, doblando la potencia y capacidad del de Rudong.(NA)

Te puede interesar
Últimas noticias