viernes 9 de diciembre de 2022
15.9ºc Comodoro Rivadavia

Música para enfrentar la hipoacusia

Por Marcelo Melo / El Taller de Percusión Interactiva para hipoacúsicos, brindado por el reconocido baterista Mariano Irigoyen, con la colaboración de Paola Laurini y Matías Chan, ya se realizó en cinco municipios. Desean ofrecerlo en nuestra ciudad y alrededores.
domingo 11 de septiembre de 2022
Música para enfrentar la hipoacusia

A marzo del año en curso, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la hipoacusia afectaba a 466 millones de personas en todo el mundo, de los cuales 34 millones son niños. Así, ocupa el tercer lugar mundial entre las afecciones que involucran años de vida con discapacidad, solamente superada por las depresiones y las lesiones no intencionadas. Esta discapacidad crónica afecta alrededor del 5% de la población mundial.

Esta afección provoca –entre sus consecuencias- una reducción en la comunicación con los demás y retraso del desarrollo del lenguaje en los niños en los que se desatiende la pérdida de audición. Estas limitaciones en la comunicación tienen efectos perjudiciales a nivel social y emocional.

La OMS estima que una de las principales consecuencias de la hipoacusia es la limitación de la capacidad de la persona para comunicarse con los demás. En los niños con pérdida de audición desatendida, el desarrollo del habla se suele retrasar.

Además, los niños con una pérdida de audición y/o enfermedades del oído sin un seguimiento apropiado tienden a una incorrecta evolución en el ámbito escolar. Para poder evitar este “fracaso” escolar, se requiere una experiencia de aprendizaje óptima y una mayor asistencia educativa. Sin embargo, no todos los niños tienen a su alcance los ajustes necesarios para que esto se lleve a cabo.

Además, la hipoacusia afecta al funcionamiento psicosocial derivado por la dificultad en el desarrollo del habla y del lenguaje.

Los mecanismos del lenguaje se ven beneficiados por la música ya que, además de su poder relajante, favorece el desarrollo de las áreas intelectual, auditivo, sensorial, lógico, motriz, la socialización, incremento de la autoestima, creatividad, etc.

También, provoca en el niño -con hipoacusia- interés por escuchar su propia voz, lo que permite una mejora en la pronunciación y -por consecuencia- mayor agilidad en la adquisición del habla. La musicoterapia, permite a través de diferentes métodos y técnicas, ampliar canales de comunicación.

En nuestra provincia, la Dirección General de Atención a la Persona con Discapacidad desarrolla un Taller de Percusión Interactiva para hipoacúsicos. En primer lugar, se realizó en la capital Rawson y, luego, en las ciudades cordilleranas Esquel y Trevelin. Estuvo bajo la responsabilidad del reconocido baterista y percusionista, Mariano Irigoyen, quien contó con la colaboración de Paola Laurini y Matías Chan.

Irigoyen narra que, desde los 27 años, es hipoacúsico y desde ese momento comenzó a utilizar audífonos, tiempo en el que compartía escenario con una personalidad del rock argentino, quien fundara la banda “Sui Generis” con Charly García, hablamos de Nito Mestre. Su trayectoria dibuja un encuentro con una gloria mundial, Paul McCartney, fundador de los históricos The Beatles, hasta que –sorpresivamente, de un día a otro- sufrió la pérdida de audición.

“A Nito Mestre llegue a los 19 años. Lo conocí durante un recital, en el que toqué como soporte de su banda. Al poco tiempo me llama su guitarrista (Lapo Gesagui), me dice que estaban probando baterista y me pregunta si me interesaba. Obviamente, le dije que sí y -luego de algunos encuentros y ensayos- empecé como baterista de la banda, en la que toqué hasta mis 27 años, momento en el cual perdí la audición. En esos años viví cosas maravillosas, tanto desde lo musical y como desde lo humano, viajamos por el país, por Latinoamérica” comienza narrando a DOM. Enseguida, se traslada al encuentro con quien fuera voz y bajo de The Beatles. “Particularmente, lo más lindo me tocó vivirlo el 11, 12 y 13 de diciembre de 1993, cuando tocamos como teloneros de Paul McCartney, algo que nunca hubiese imaginado. Tuve la oportunidad de conocerlo personalmente y cruzar algunas palabras con él y su banda. Esos días fueron mágicos, únicos e irrepetibles, tanto que volví a mi ciudad (La Plata) tarareando una canción que habíamos tocado esa noche: “siempre estaré tocando el cielo, hay que esperar y darle tiempo, gozar de ese momento y sin pensar si sirve de algo hacerlo…”

Paola Laurini y Mariano Irigoyen narraron sus intenciones de llegar a esta ciudad, poder brindar el taller -que vienen desarrollando en Chubut- en Comodoro Rivadavia, como así también en Camarones y Rada Tilly. Laurini contó que es interactiva para hipoacúsicos, profesores y profesionales de la música, en definitiva, todos los que deseen sumarse. “Todos los que participamos: interactuamos en la medida de nuestras posibilidades y nos sentimos protagonistas, músicos, independientemente de la limitación o no que tengamos”.

A DOM describieron que va más allá de estar orientado a hipoacúsicos.

Nárrennos sus experiencias personales ¿Cómo las trataron?…

Paola Laurini: Me vine a vivir al sur, para ayudar en temas de mi familia, tenía tiempo libre y decidí probar algún instrumento. Como soy hipoacúsica, me recomendaron probar con percusión. Entonces, me busqué un profesor en Buenos Aires y otro en Chubut. Ambos eran oyentes, estaba feliz, fanatizada. La música es matemática, metrónomo y práctica a full.

Tiempo después, decidí buscar si había alguien que fuera baterista e hipoacúsico. Por Instagram di con Mariano Irigoyen, que además de hipoacúsico, compartíamos profesión: somos abogados. Él es músico desde los cinco años. Enseguida, me hizo sentir que podía ser música, comencé a ir a La Plata –ciudad donde reside- en colectivo, lo hice cada vez que iba a Buenos Aires, desde Chubut. En una de las clases le propuse venir al sur, fijamos fecha y sacamos el pasaje.

¿Una vez aquí comenzaron los talleres?

Una vez en Chubut, se fue dando todo, se organizó para realizar el primer taller en Rawson, con el apoyo de Gabriela Liendo de ADER (Agencia de Desarrollo Económico del Municipio de Rawson) y Jésica Capellán y Rocío Duarte Malla (Directora de Discapacidad de Rawson y la Coordinadora de la Dirección de Discapacidad). Fue todo un éxito, hasta el intendente Damián Biss tomó parte del primer encuentro. Todo eso nos entusiasmó y nos motivó para seguir. Sobre todo, porque los que más se entusiasmaron fueron los chicos que participaron.

Desde que iniciamos en Febrero a la actualidad, ya llevamos cinco talleres: Rawson (febrero), Madryn (mayo), Gaiman (julio), y Esquel y Trevelin (agosto). Nuestra intención, es llevarlo a todo Chubut y -en diciembre- tenemos el ‘Congreso de Discapacidad’ en Rawson al cual van a venir los chicos de Chascomús (provincia de Buenos Aires) y la profesora que acompaña a Mariano desde el inicio de sus talleres inclusivos. Estamos muy ansiosos y entusiasmados por el acontecimiento.

“Que lo acerquen al mundo de la música, de algún instrumento. Idealmente, es que empiecen con percusión, con algún cajón peruano, bombo, etc. Y luego, que se acerquen a otros instrumentos. La música es matemática, todo tiene un ritmo, todo arranca en cuatro tiempos: 1, 2, 3, 4. De ahí, más silencios, empezás a hacer, sentir, vivir la música”.

¿Qué nos pueden contar del Taller de Percusión?

Los talleres son mágicos, nos fusionamos entre todos los participamos, por medio de distintos ejercicios: cuerpo, palos, cajón (imitación), caracoles, batería. Vamos haciendo música, espontáneamente y cerramos -todos juntos- realizando una batucada, desarmando la batería, que es la reina del evento y compartiéndola con todos.

¿Qué le dirían a un padre cuyo hijo es hipoacúsico?

Que lo acerquen al mundo de la música, de algún instrumento. Idealmente, es que empiecen con percusión, con algún cajón peruano, bombo, etc. Y luego, que se acerquen a otros instrumentos. La música es matemática, todo tiene un ritmo, todo arranca en cuatro tiempos: 1, 2, 3, 4. De ahí, más silencios, empezás a hacer, sentir, vivir la música.

¿Qué posibilidades ofrecen utilitarios como el audífono?

Cada vez son más avanzados. Son espectaculares ya que, mediante bluetooth, los conectás a los dispositivos que quieras, y dependiendo del grado de pérdida de audición, podés -cada vez más- estar más conectado.

Actualmente, ¿en que están involucrados profesionalmente?

Ambos, somos abogados y trabajamos muchísimo. Para no dejar de lado nuestras vidas, estos talleres nos llenan el alma, tratamos de poder sostenerlos en el tiempo. Este es nuestro gran desafío. Nuestro compromiso: es llevar música inclusiva a la mayor cantidad de lugares, municipios, etc., que incluyan a la mayor cantidad de gente posible. Así, poder compartir experiencias, únicas, las que te llenan el alma y el corazón. Sólo se trata de vivir y compartir: con alegría, para que la dificultad sea menor.

Te puede interesar
Últimas noticias
Videos con toda la info de Qatar 2022