sábado 24 de septiembre de 2022
3.9ºc Comodoro Rivadavia

Tiene derivación urgente a Buenos Aires

Una docente no tiene respuestas de SEROS ante su grave diagnóstico de salud

Fue diagnosticada con mielitis transversa y siendo mamá soltera y teniendo un hermano de 18 años a su cargo, Maite Spíndola, de 33 años, es sostén de familia.
martes 16 de agosto de 2022
Una docente no tiene respuestas de SEROS ante su grave diagnóstico de salud

Maite Spíndola tiene 33 años, es docente y este año fue diagnosticada con mielitis transversa, una enfermedad que afecta al sistema neuronal provocándole graves afectaciones en sus piernas, además de otros síntomas. Tiene una derivación de carácter urgente a Buenos Aires, sin embargo aún no tiene respuestas de la obra social SEROS para la cobertura de pasajes, hospedaje y viáticos.

“Yo tengo que viajar sí o sí con acompañante porque me cuesta cada vez más caminar y tengo menos movilidad. Esta derivación es por alta complejidad, es urgente”, dijo Spíndola a Crónica y agregó que “primero no me querían autorizar la derivación, ahora que ya está autorizada me están dando vueltas con los gastos. Se me hace muy difícil porque es mucho dinero”, manifestó.

El 29 de agosto, Spíndola tiene que viajar a Buenos Aires a un centro de mayor complejidad especializado en inmunología y sistema nervioso periférico ante la evolución tórpida del cuadro. “Tengo una derivación a Buenos Aires en el Hospital Británico pero la obra social SEROS no me quiere cubrir pasajes, ni estadía, ni viáticos; nada”, dijo.

Los especialistas le comunicaron a la docente que la enfermedad tiene tratamiento, pero al estar tan avanzada “va a costar mucho más”, además de que iba a necesitar muchísima rehabilitación, “pero hoy en día no tengo ningún tratamiento específico”, dijo.

Después de pasar la gran barrera de la burocracia para autorizar la derivación solicitada por los especialistas locales, logró tener la autorización. “Pero en este trajín yo debía estar en reposo descansando, sin embargo yo andaba todos los días de un lado a otro para autorizar, caminaba todo el centro” y agregó que “una vez me caí en pleno centro y casi me pisan. Justo un día que hubo viento, me tiró porque no tengo fuerza. Yo ya tenía miedo de salir y la obra social me daba vueltas”.

Una vez que le autorizaron la derivación, desde la obra social le manifestaron que solamente se encargaban de sacar los turnos médicos. “Me dijeron que tienen una nueva normativa, que solamente cubre al 100% a las personas con discapacidad, por cirugía, o por donación”.

Cabe destacar que Maite no sabe cuánto tiempo debe permanecer en Buenos Aires, ya que se tiene que hacer estudios que acá no se realizan, y que pueden demorar “más o menos 20 días para ser analizados. No sé cuánto tiempo voy a estar allá y si me van a internar”, dijo.

Continuó diciendo que “yo presenté notas a la obra social para ver si me hacían extensión de cobertura, me hicieron entrevista con servicio social de ahí. Se envió todo a Rawson y yo llamaba todos los días, iba todos los días a la obra social para preguntar”.

Es así que hasta el día de hoy, Spíndola no recibió ninguna respuesta. “Hablé con la delegada y subdelegado de SEROS, me dijeron que desde Rawson estaba encaminada la extensión de cobertura y que la semana pasada iba a tener novedades, pero no las hubo”.

En este contexto, a dos semanas de realizar el viaje, aún no cuenta con los pasajes, ni tampoco estadía “porque supuestamente me dijeron que me lo iba a cubrir. Me habían llamado del Ministerio de Salud para decir que ya estaba todo autorizado, que me iban a cubrir viáticos y pasajes pero llamé el último viernes y me dijeron que no tenían ninguna novedad. Están jugando conmigo, porque no sé a quién creerle”, expresó.

Ante el panorama desolador, la docente tiene claro que ya no puede esperar más. Por esa razón se encuentra vendiendo rifas y hasta incluso recurrió al cine solidario.

Asimismo, en una de las escuelas donde se desempeña -la Escuela Nº 13 del barrio José Fuchs- van a realizar una venta de locro para este sábado a beneficio. “Estoy tratando de juntar plata de alguna manera, ya que no estoy para perder los turnos”. También dejó su contacto 297 411-9301 y su CBU para quien desee colaborar:0830006534002806520022.

Primeros síntomas: “Esto me cambió la vida y además tengo miedo de quedar con secuelas”

Maite Spíndola con tan solo 33 años, era una joven sana, andaba mucho en bicicleta, hacía deportes y caminaba. Los primeros síntomas comenzaron en septiembre de 2021, justo después de que se colocara la segunda dosis para Covid-19. “Comencé con hormigueos en las piernas, luego una gripe fuerte, pero la verdad es que no les di importancia”, dijo.

En enero de 2022 comenzó a atenderse con los médicos, ya que se le inflamaba mucho el vientre, “todos los médicos pensaban que estaba embarazada y yo les decía que no. Yo sentía inestabilidad en las piernas, en ese momento nadie me daba atención”.

Asimismo, “en febrero quedé postrada en la cama, no me podía levantar, las piernas no me respondían, me dolían mucho, desde las rodillas hacia las puntas de los pies, las tenía duras como piedras. Sentía que se me iban a reventar por momentos, porque no tenía circulación. Me dolía mucho”, dijo.

A fines de febrero, cuando comenzó a trabajar, los síntomas se agravaron, comenzando a afectar en su vida cotidiana. “Siempre me manejé en colectivo y me costaba mucho subir al colectivo porque a veces las piernas no me responden, gracias a Dios no perdí la fuerza en las manos y en los brazos. Entonces tironeaba para poder subir”.

Después de varias consultas a diversos médicos especialistas, se atendió con la neurofisióloga Capelio, quien, a través de un estudio, le diagnosticó “provisoriamente” Mielitis Transversa con una secuela del virus respiratorio llamado síndrome de Guillain Barre. “Me hicieron hacer rehabilitación, kinesiología neuronal, eso me ayudó muchísimo para que no pierda la coordinación y la direccionalidad”, dijo.

Además, manifestó que cada día aparecen nuevos síntomas “tengo sangrado de nariz, mareos, me empezaron a salir moretones en el cuerpo e incontinencia. Cuando hay mucho viento no me puedo levantar, me descompongo mucho, se me parte la cabeza” y agregó que “no me puedo mantener parada, ando con mucho desgano, cansada y agotada”.

Siendo mamá soltera y teniendo un hermano de 18 años a su cargo, Maite es sostén de familia. “Esto me cambió la vida y además tengo miedo de quedar con secuelas y corre riesgo mi trabajo porque yo todavía no soy titular, soy suplente”, manifestó.

Te puede interesar
Últimas noticias