viernes 20 de mayo de 2022
0.9ºc Comodoro Rivadavia

Una realidad continua: los barrios de Comodoro sin agua

El verano, para los comodorenses no solo significa sol y playa, sino también falta de agua para necesidades básicas. Vecinos de diversos barrios de Comodoro alzaron su voz y expresaron a Crónica su malestar ante esta situación. 
domingo 16 de enero de 2022
Una realidad continua: los barrios de Comodoro sin agua

El sistema de acueductos que abastece de agua las localidades de Sarmiento, Comodoro Rivadavia, Rada Tilly y Caleta Olivia se compone de dos acueductos: el antiguo, inaugurado en la década del 60, y el acueducto nuevo inaugurado en 1999. El sistema posee una extensión de 224 kilómetros y abastece de agua a aproximadamente 300 mil habitantes de las localidades mencionadas. 

Sin embargo, cada verano el tema del agua se vuelve un dolor de cabeza. Hoy en día, Comodoro Rivadavia ya cuenta con cortes programados dos veces a la semana, oficializados por la Sociedad Cooperativa Limitada (SCPL), al igual que su solicitud a toda la comunidad sobre el uso responsable, “para que los cortes sean menos extensos y con menor frecuencia”, según el ente oficial. Sumado a esto, la obra del acueducto sufre diversas averías en reiteradas ocasiones.

La problemática de la falta de agua se intensifica cada vez más y parece no tener fin. Reclamos, quejas y notas de los vecinos presentadas a las autoridades, parecen no bastar.

Zona Sur de la ciudad

Noelia Bóscaro, vecina del barrio Roca, compartió su experiencia y la calificó como “una logística constante”. Así, explicó el día a día de su hogar donde convive con su familia compuesta por cuatro integrantes más. “Es levantarse a la mañana y aunque no haya corte de agua, tengo la costumbre de ir afuera y fijarme si hay agua. Y si hay, tengo que ver qué tipo de presión acontece. Si hay buena presión, organizo la mañana: si puedo poner el lavarropa o no, si riego o no, si tengo algún plan que sé que voy a necesitar agua o no”.

De la misma manera, detalló ciertos cuidados que a la larga ya se instalaron como reglas. “Los baños tienen que ser cortos, los lavarropas tienen que estar llenos, es decir se aprovecha el lavado; las regadas son a la hora que nos dicen, antes de las 8 de la mañana o después de las 20. El baño se trata de utilizar sin malgastar el agua, de hecho no se tiran los residuos en el inodoro. Son costumbres que se tuvieron que implementar por esta necesidad”, le dijo a este diario.

En este sentido, la lucha es constante y parece no haber tregua. “Los cortes no son solo los programados, sino están los que son sorpresa. Por ejemplo, la otra vez estuvimos tres días sin agua, la largaron un rato con poca presión y a las pocas horas la volvieron a cortar. Y resulta que llamas a la SCPL y te dicen ´no, no tenemos nada programado´. Yo a las 24 horas de corte, siempre le tengo que sumar 12 horas más, porque ahí es donde realmente viene el agua”, manifestó la vecina.

En este sentido, Noelia, también relacionó estas circunstancias al lugar geográfico en donde vive. “Este sector del barrio está arriba de una lomada, entonces el agua tarda muchísimo más en llegar” señaló. 

Dentro de las estrategias que deben ejecutar los vecinos, si tienen esa posibilidad, existe la de invertir en nuevos mecanismos para que el agua pueda llegar con la suficiente presión. “Anticipándonos a esta situación, durante la pandemia hicimos la inversión de otro tanque con unos caños, que está en el patio. Cuando llega el agua y con ayuda de una bomba, refuerza para que suba al tanque de arriba”, describió Noelia.

Finalizando su testimonio, focalizó en la importancia de la concientización y uso racional del servicio. “Cuando apenas llega el agua -y yo todavía no tengo el servicio- veo que acá, a dos cuadras ya están lavando la vereda o están regando a mansalva o ya están salpicando el auto”, manifestó con cierta indignación.

Por otra parte, la representante de la Vecinal Pueyrredón, Carolina Álvarez dijo que son dos los sectores más comprometidos del barrio, uno de ellos es el “Plan de 178 viviendas”. “Tienen falta de agua aún no habiendo cortes programados por la SCPL. Porque ellos dependen de un tanque de agua que es el que bombea a todos los departamentos. Tiene problemas las bombas y demás”.

En este sentido, explicó que la mayoría de los vecinos han firmado para que la institución proveedora del servicio se haga cargo de la reparación y distribución del agua. “Se entregaron las planillas y demás como para que la SCPL haga la reunión con cada uno de los usuarios afectados y se proceda a realizar el convenio, pero todavía están en veremos” señaló.

Y agregó: “Mientras tanto, para que los vecinos no estén sin agua, la SCPL los conectó directamente a la red de la calle. Pero eso también ha producido que tengan problemas internos como diversas roturas, porque la edificación de los departamentos no está preparado para esa presión”, manifestó Álvarez.

El otro sector comprometido del barrio es el “Pueyrredón Oeste”, limitado por las avenidas Roca y Chile. “En ese sector, llega el agua pero con poca presión. Tienen que esperar un tiempo más para que llegue con potencia”. Con respecto a los antecedentes en el barrio, dijo que “hasta antes del año pasado este problema del agua no estaba” señaló.

 

“A veces, pasan cinco, seis días o hasta una semana sin agua” 

De la misma manera Oscar Cocherari, presidente de la Vecinal San Isidro Labrador y Daisy Gallardo, secretaria de dicha sede, dialogaron con Crónica para visibilizar el escenario que atraviesan como vecinos. “Hace unos días, hicimos una presentación a la Cooperativa, porque hay un serio problema en distintos sectores del barrio, no en todos. Por ejemplo, en la calle Santa Clara o Ángel Vélaz, se corta el agua 24 horas y cuando comienza a volver, no tiene fuerza para subir a los tanques, entonces los vecinos se quedan 48 hs. sin el servicio. Incluso a veces, si los cortes son continuos o extendidos, pueden pasar cinco, seis días o hasta una semana sin agua”, dijo el presidente de la Vecinal.

En este contexto, la SCPL respondió la nota presentada por la institución del barrio. “Vinieron los inspectores y nos dijeron que la potencialización que entra al barrio es muy poca, entonces no alcanza a cubrir con la suficiente fuerza como para que abastezca de agua los tanques” explicó el vecinalista.

Desde su postura, la secretaria, que vive a media cuadra de la vecinal, expresó: “Vivo en uno de esos sectores. Entonces, por ejemplo, largan el agua hoy y a mí me está llegando a la madrugada, porque la mayoría aprovecha la fuerza del agua para llenar los tambores o lavar ropa, es lo lógico… pero cuando te querés dar cuenta, tenés el otro corte encima” afirmó.

En este sentido los miembros de la Vecinal insistieron en que los cortes continuos, aunque algunos sean de 8 horas, significan un problema porque no se abastecen los tanques. A esto se le suma la ola de calor que está viviendo la población.

Por último, en base a la respuesta que emitió la SCPL a su nota de consideración sobre el tema, el presidente de la Vecinal expresó: “Nos dieron la información técnica del panorama pero no sé si están abocados al tema. El tema es la entrada de agua con poca potencia al barrio, ¿qué es lo que van hacer y cómo lo van a hacer? no tengo ni idea. Pero les pedimos que haya una solución”, concluyó.

Te puede interesar
Últimas noticias