domingo 24 de octubre de 2021
14.9ºc Comodoro Rivadavia

Mis experiencias en hostels

lunes 20 de septiembre de 2021
Mis experiencias en hostels

Un hostel es un tipo de alojamiento económico que se caracteriza por ser un buen lugar para conocer gente y divertirse. En mi experiencia, si bien tienen algunas cosas similares, no hay dos iguales. Hay algunos boutique, de lujo, sustentables, cadenas de hostels, otros no del todo glamorosos, o con instalaciones a mejorar.

Una de las razones por la que es más económico es la posibilidad de elegir habitación. Cuando viajé sola, y especialmente porque era mi primera experiencia, preferí los cuartos compartidos únicamente con mujeres. Pueden variar en capacidad, en mi caso compartí entre 4, 5 y hasta 8 chicas. Mientras estaba averiguando vi habitaciones mixtas de hasta 20 personas. Generalmente cuantos más huéspedes, más económicas son. Las camas suelen estar equipadas con una luz de lectura, enchufe para cargar los aparatos electrónicos, una cortina de privacidad y casillero -locker- para guardar la valija y objetos de valor. Una recomendación es llevar candado para utilizarlo, aunque encontré algunos donde la misma tarjeta magnética que servía para abrir la puerta del cuarto abría el locker, la puerta de acceso y habilitaba el ascensor. También hay hostels con habitaciones privadas. En un viaje en pareja elegimos esa opción porque nos gustaba la ubicación. A diferencia de las compartidas, teníamos baño privado y hasta un balcón propio con vista al mar. La experiencia fue similar a la de un hotel, aunque podíamos cocinar si queríamos.

La mayoría cuenta con cocina, bar y salones de juegos, ofrecen excursiones, pub crawls, noches temáticas y otras actividades para socializar. Las habitaciones y salas comunes de por sí, son buenos lugares para conocer gente. El primer día que pisé un hostel un grupo de alemanas me invitó a ir a tomar algo y pasear con ellas. Conocí coreanas, brasileras, australianas, estadounidenses, argentinos. Una de las ventajas, además de la compañía, es poder hablar de los atractivos y mejores lugares de la ciudad y recibir información actualizada y de primera mano para armar itinerarios.

Una de las desventajas es que puede haber gastos extras. A diferencia de los hoteles y otros alojamientos que suelen tener sábanas, toallas y amenities, en los hostels hay que leer las descripciones porque esto no siempre es así. En algunos están incluídos y en otros podés alquilarlos o comprarlos, como parte de su merchandising. En mi estadía en Barcelona, por la cantidad de días que me iba a quedar, me salía más barato comprar la toalla. Así me hice acreedora de un lindo recuerdo del Kabul Backpackers Hostel. Otro de los puntos en contra es que podemos tener compañeros de cuarto que se acuesten o levanten más temprano que nosotros e interrumpan nuestro sueño. Pero no es nada que no se pueda hablar.

En general mi experiencia siempre fue buena, tanto en comodidades como en seguridad. Los hostels son una buena opción si tenemos un presupuesto limitado y/o si estamos buscando un alojamiento divertido, donde conocer gente y socializar.

Te puede interesar
Últimas noticias