sábado 25 de septiembre de 2021
15.9ºc Comodoro Rivadavia

Especial Día de la Industria

La familia Santos tiene más de 300 olivos y proyectan hacer aceite y cosméticos

jueves 02 de septiembre de 2021
La familia Santos tiene más de 300 olivos y proyectan hacer aceite y cosméticos

Durante treinta años sortearon diferentes obstáculos, desde 2009 cultivan olivos y solicitan al gobierno políticas productivas para acompañar y favorecer los emprendimientos locales.

En Bella Vista Norte se encuentra la granja de la familia Santos, donde hace treinta años vienen intentando diferentes emprendimientos productivos, la mayoría de las veces con poco éxito, debido en parte a la mala suerte y a la desidia de los gobiernos según dijeron.

Florentino Santos, un jubilado del petróleo, y su esposa Dina Pérez Guerreiro compraron 68 hectáreas en la zona y durante todos estos años probaron con la venta de verduras, huevos, la cría de chanchos, ovejas y gallinas, y en el año 2009 apostaron a la plantación de olivos para producir aceite, siendo en Comodoro Rivadavia el emprendimiento que más olivos tiene.

Si bien hasta el momento no han tenido cosecha, sus hijas Patricia y Tania esperan que en el futuro la empresa familiar pueda ser rentable tanto para producir aceite de oliva como para productos cosméticos y medicinales.

Más de 300 olivos

Fue Tania quien plantó los olivos. Ella es abogada y vive en Buenos Aires donde tiene sus propios emprendimientos, pero desde la distancia continúa ayudando a su familia. Actualmente tienen alrededor de 320 árboles de tres especies: manzanilla, hojiblanca y frantoio; los dos últimos son los más propicios para hacer aceite.

“Para nosotros siempre fue un desafío, siempre quisimos que el día de mañana este sea nuestro negocio” dice Patricia, quien es maestra jardinera y cuando se jubile piensa dedicarse a tiempo completo a la granja. Además de la producción de aceite de oliva busca asesorarse para crear productos cosméticos y medicinales con las hojas del olivo. “La hoja tiene muchas propiedades, me pareció algo muy interesante” cuenta, ya que se puede hacer infusiones, aceites medicinales, cremas y productos de higiene.

Problemas con los frutos

En los primeros años los árboles dieron pocos frutos, solo alcanzó para consumo familiar. “Nunca logramos que los olivos produzcan lo que teóricamente dicen los libros que tienen que producir. Nunca tuvimos asesoramiento, nosotros suponíamos que no producíamos por falta de agua” relata Patricia.

Recientemente se asesoraron con un especialista quien les recomendó podar los árboles y quitar toda la flora autóctona que los rodea, además de señalarles que el tiempo de riego es entre octubre y marzo, y luego no deben regarse el resto del año. Otro trabajo que deben hacer es etiquetar los árboles según la especie.

Con esta nueva información van a reacondicionar la granja, aunque señalan que es un trabajo complicado y necesitan ayuda, teniendo en cuenta que los padres tienen 80 años, por lo que Patricia plantea que desde el gobierno se disponga de cuadrillas para ayudar a los productores en este tipo de tareas.

Espacios de venta y asesoramiento a productores

La familia Santos manifiesta que cada vez que tuvieron producción se encontraron con la falta de espacios para vender, por lo que su carne, huevos y verdura muchas veces no conseguía donde comercializarse. En este sentido, exigen que en la ciudad se implementen políticas que favorezcan la venta de la producción local por sobre la de afuera.

Patricia también menciona que necesitan: “asesoramiento y todo lo que tenga que ver con herramientas para la producción real” y plantea que “si hubiera una mirada productiva de la ciudad estas cosas no las tendríamos que pedir, porque hace mas de treinta años que estamos acá y jamás vino nadie a preguntarnos qué necesitamos”.

Política productiva

“Queremos que de verdad haya una política productiva y que se generen espacios productivos para la gente que quiere hacer otras cosas” dice Patricia y agrega “me encantaría que tengamos otras posibilidades, que haya un apoyo y conciencia real de producción, que pueda uno gestar proyectos que lleven adelante otra forma de sustento económico para la región; que no sea solamente depender del petróleo”.

En este sentido, Tania afirma que “se trata de cómo el Estado gestiona los recursos, si realmente le interesa que haya productores tienen que facilitar los canales de venta, yo tengo que tener garantizada esa producción: que primero se consuma lo que se produce en la ciudad y después se traiga de afuera. La clave está en hacer que los emprendimientos productivos sean rentables”.

Los problemas de ser productor en Comodoro

Los Santos vienen de una familia con cultura de trabajar la tierra y criar animales. El padre de Florentino llegó en 1908 y fue uno de los primeros ganaderos de la localidad, también la familia de Dina eran portugueses con tradición de siembra.

Si bien plantean que en Comodoro Rivadavia se puede producir de todo, durante sus intentos productivos han atravesado muchos problemas. Han sufrido varios robos, una jauría de perros mató a todas sus gallinas y la tormenta de 2017 agrietó parte de la granja y los dejó aislados.
También tuvieron lechones que no pudieron vender, discusiones con el Senasa y mencionan que en 2014 ganaron un concurso productivo provincial cuyo premio era de 800 mil pesos, aunque denuncian que nunca recibieron el dinero. Entre muchas otras anécdotas.

No tienen gas, pagan de electricidad alrededor de 11 mil pesos por mes, el agua llega hasta la tranquera pero no adentro del campo y piden que los conecten a un acueducto nuevo además de la colocación de alumbrado público.

Por otro lado, no les reconocen la propiedad de la tierra, a pesar de que señalan que el municipio autorizó la venta hace treinta años atrás. “Estamos esperando que nos otorguen la titularidad de la tierra, nosotros mensuramos la granja con nuestra plata, pero no nos quieren otorgar las 68 hectáreas, que fue lo que nosotros compramos” explica Patricia.

A pesar de todos los obstáculos a los que se han enfrentado en todos estos años, la familia Santos continúa firme en su idea de producir en la ciudad y en el futuro poder vivir de la producción agropecuaria.

Te puede interesar
Últimas noticias