miércoles 22 de mayo de 2024
10.9ºc Comodoro Rivadavia

Mauricio Kartun, “El arte como expansión de la conciencia”

En esta nota, conversamos con el gran dramaturgo argentino, recientemente galardonado por su trayectoria en la edición 2023 del Premio “María Guerrero”, sobre su obra Salvajada, estrenada en el Teatro Nacional Cervantes.
miércoles 16 de agosto de 2023
Mauricio Kartun, “El arte como expansión de la conciencia”

“Todas las vidas tienen el mismo valor, pero los hombres no te comprenderán”, dice la serpiente a la mujer que acaba de adoptar a un cachorro de tigre para camuflarlo y, así, evitar su asesinato por parte de quienes le temen. Para sobrevivir, y con la protección de su madre adoptiva, el pequeño felino crecerá y aprenderá a vivir como humano, bautizado con el nombre de “Juan Darién”. Se trata del título que el uruguayo Horacio Quiroga le dio a su cuento, publicado en el libro El desierto de 1924.

Para el protagonista de esta historia, sin embargo, no será nada fácil adaptarse a aquella sociedad; sobre todo, cuando los pueblerinos comiencen a sospechar. El autodescubrimiento, las percepciones culturales, la identidad y el atosigamiento social son algunas de las aristas que se desarrollan en la obra, que el dramaturgo argentino Mauricio Kartun adaptó del cuento de Quiroga como Salvajada: una de las nuevas producciones que subió al escenario del Teatro Nacional Cervantes.

Luego de su primer estreno en otros espacios teatrales argentinos en 2015, Salvajada llega esta vez con la puesta en escena y dirección de Luis Rivera López –quien encabeza la emblemática agrupación “Libertablas” de actores-titiriteros– y un elenco integrado por Valentina Bassi, Carlos Belloso, Mónica Felippa, Diego Gerrari, Carolina Guevara, Pablo Mariuzzi, Gustavo Masó, Julieta Rivera López, Carolina Tejeda y Blanca Vega.

Con esta nueva puesta, la sala María Guerrero del Teatro Nacional Cervantes se convierte en el espacio en el que, a la par de los actores, entran en escena muñecos, títeres y máscaras. En esta yuxtaposición de elementos, la pieza ofrece una serie de significantes en la que el texto literario no deja de ser protagonista. Y es que las líneas maravillosas de Horacio Quiroga no abandonan su esencia a lo largo de toda la función.

En suma, la invitación de Salvajada está abierta para reflexionar no solo sobre temáticas muy presentes en la literatura argentina –como civilización y barbarie–, sino a la vez acerca de las apropiaciones de la ficción, en relación con las tensiones entre animalidad y humanidad, cómo esa misma noción de animalidad configura relatos sobre los miedos, los prejuicios e, incluso, lo sobrenatural, lo monstruoso y las hibridaciones que también operan y están presentes tanto en el cuento de Quiroga, como en la pieza de Kartun y Rivera López. A partir de ahí, se hace interesante repensar las distintas relaciones humanas, junto con las alteridades y disidencias que también son y forman parte de ellas.

A propósito, conversamos con Mauricio Kartun, uno de los más notables y prolíficos dramaturgos de la Argentina, recientemente galardonado por su trayectoria en la edición 2023 del Premio “María Guerrero”.

-¿Qué interés le despertó el cuento “Juan Darién”, de Horacio Quiroga, para adaptarlo dramatúrgicamente y llevarlo al escenario?
-Amor a primera vista. Como dice Gaston Bachelard, una metáfora es un mito en miniatura. Cada tanto uno encuentra alguna que encaja con su mitología personal y ahí tenés la epifanía. Si además tiene belleza y posibilidades dramáticas como esta, es difícil resistirse.

-En ese sentido, ¿qué destaca de la puesta y dirección que, en este caso, estuvo a cargo de Luis Rivera López?
-Cuando el Teatro Nacional Cervantes me habló de su interés por este texto, sin dudar un segundo sugerí a Luis Rivera López para el timón. “Libertablas” es el grupo emblemático en nuestro teatro de títeres. Rivera López maneja una estética propia, que aquí se luce, y una solvencia en el manejo del gran formato que en esta puesta se vuelve notable.

-La obra expone un tema fundamental que tiene que ver con el autodescubrimiento y el darse la posibilidad de ser realmente quien uno es. ¿Cree que las artes todavía poseen ese gran poder de revelación y cuestionamiento?
-No lo ha perdido nunca. Más allá de los esfuerzos de la industria del entretenimiento, al que le conviene incoloro, porque lo incoloro combina con cualquier color, el arte sigue siendo uno de los escasos espacios de expansión de la conciencia. ¿Qué otras posibilidades tenemos afuera del campo profano, el de la alienación cotidiana, para ver la vida desde algún punto de vista revelador, que nos saque de la red conceptual, del rulo, del rollo? Tenemos la filosofía, pero es difícil; tenemos el psicoanálisis, pero suele ser caro; la droga, pero es dañina, y tenemos la religión, que obliga a aceptar convenciones tales que, a larga, pueden ser más dañinas todavía. El arte está allí, disponible 24 por 7. Seguimos preguntándonos si el arte es capaz de cambiar al mundo y mientras dudamos él silenciosamente no deja de hacerlo. Lo que pasa es que en nuestra ansiedad le pedimos que nos cambie una montaña por otra, como si fuera un supermercado al que le llevás un yogur vencido; y el arte, en cambio, lo hace de a granitos de arena. Pero ojo, su uso cotidiano a la larga hace médano.

-Otro eje interesante de la obra es la adaptación e, incluso, la negación personal para permanecer o pertenecer socialmente. ¿Piensa que hoy existe un cierto progreso en relación con el respeto a las disidencias o continúa siendo “favorable” ser parte de la supuesta “normalidad”?
-Hay un progreso enorme. El tema está en el aire. Aparecen banderas de las diferencias por los ángulos más diversos. No solo en lo referente a género o condición física. Lo inclusivo en las neuro divergencias, por ejemplo, supone un cambio extraordinario.

Sobre Mauricio Kartun

Dramaturgo, director y maestro de dramaturgia. Ha escrito desde 1973 hasta la fecha cerca de treinta obras teatrales entre originales y adaptaciones. Chau Misterix, La casita de los viejos, Pericones, Sacco y Vanzetti, El partener, Desde la lona y Rápido Nocturno son algunas de las producciones de su primera época. Como director, ha realizado el montaje de La Madonnita y El niño argentino, de su propia autoría también.

En la temporada 2009, estrenó Ala de criados en el Teatro del Pueblo; en 2011, Salomé de chacra, y en 2014, Terrenal. Pequeño misterio ácrata, galardonada, entre otros, con el Premio de la Crítica al Mejor Libro Argentino de la creación literaria 2014, en la 41.a Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

Sus piezas y montajes, en Argentina, han ganado además los premios más importantes: Primer Premio Nacional de Literatura Dramática, Primer Premio Municipal de Teatro, Konex de Platino, Gran Premio de Honor Argentores, Fondo Nacional de las Artes, Teatro del Mundo, Premio Perfil a la inteligencia, Podestá, Léonidas Barletta, Clarín Espectáculos, María Guerrero, Teatro XXI, Pepino el 88, Florencio Sánchez, Trinidad Guevara y el ACE de Oro, el máximo galardón de la Asociación de Cronistas del Espectáculo.

Se desempeñó como curador del Festival Internacional de Buenos Aires. Creador de la carrera de Dramaturgia de la Escuela Metropolitana de Arte Dramático de la Ciudad de Buenos Aires (EMAD), es responsable allí actualmente de su cátedra de Taller y de su coordinación pedagógica. Es docente de la Universidad Nacional del Centro, ha dictado innumerables talleres y seminarios en España, Brasil, México, Cuba, Colombia, Chile, Venezuela, Uruguay, Bolivia y Puerto Rico. Los alumnos formados en sus talleres se han hecho acreedores de más de cien premios nacionales e internacionales en la materia.

Salvajada, en el Teatro Nacional Cervantes

Autor: Mauricio Kartun, a partir del cuento Juan Darién, de Horacio Quiroga (del libro El desierto, 1924). Dirección e iluminación: Luis Rivera López. Intérpretes: Valentina Bassi, Carlos Belloso, Mónica Felippa, Diego Gerrari, Carolina Guevara, Pablo Mariuzzi, Gustavo Masó, Julieta Rivera López, Carolina Tejeda, Blanca Vega. Música: Daniel C. García. Vestuario, escenografía y títeres: Alejandro Mateo. Sala: María Guerrero, del Teatro Cervantes, Libertad 815. Funciones: jueves a domingos, a las 20 h. Duración: 90 minutos.

Fotos: Mauricio Cáceres - Teatro Nacional Cervantes.

cultura.gob.ar

Te puede interesar
Últimas noticias