martes 16 de agosto de 2022
9.9ºc Comodoro Rivadavia

Se encuentra en grave estado internado en el Hospital Regional

Balacera en Comodoro: Quemó una casa y dejó a una familia en la calle, le disparó e hirió a un policía y recibió dos tiros

miércoles 03 de agosto de 2022
Balacera en Comodoro: Quemó una casa y dejó a una familia en la calle, le disparó e hirió a un policía y recibió dos tiros

Martin Eduardo Triviño tiene 26 años y al parecer, forjó su propio y violento destino.

Se encuentra grave internado en el Hospital Regional luego de recibir dos disparos en el estómago que le dieron policías que repelieron su ataque, resultando herido de bala también un efectivo de la División Policial de Investigaciones (DPI). Es que junto a un compañero salieron en defensa de una mujer embarazada y madre de 3 niños que buscó ayuda aterrada por el accionar de Triviño que la amenazó de muerte y efectuó varios disparos en su casa a la que finalmente le terminó prendiendo fuego.

La familia quedó en la calle luego de pagar 400.000 pesos por un terreno con mejoras a la que fueron a vivir dos semanas atrás. Se trató de una serie de hechos delictivos por parte de Triviño y al menos otro archiconocido delincuente que motivarán que mañana jueves venga a Comodoro el jefe de la Policía provincial César Brand para dar una conferencia de prensa junto al fiscal Héctor Iturrioz y el titular de la DPI comisario Pablo Lobos.

Comienzo del fin...

"Este tipo nos arruinó la vida, entró con mucha violencia, a los tiros, yo apenas alcancé a agarrar a mi bebé de un año y medio y lo alcé para salir a buscar ayuda y pedirles a los vecinos que por favor llamaran a la policía... cuando me fui corriendo, me prendió fuego todo, nos arruinó, ya el sábado había venido y tiró como 5 tiros a las paredes para decirme que, si no me iba, me pegaba un tiro...” Quien cuenta esto es Gisela Casarosa, una joven de 25 años que en un par de semanas tendrá a su cuarto hijo (los tres restantes tienen: un año y medio, 7 y 8 años) y hace dos semanas llegaron felices y contentos a lo que sería su hogar junto a su padre Axel (25), quien se encarga de vender tortillas y otras comidas para sostener a su familia. Habían adquirido el terreno sobre la calle Héctor Cámpora y calle Uno, en el límite de los barrios Máximo Abásolo y calle 1. En ese lugar -cuenta la mujer- cayó el pasado fin de semana Martin Triviño esgrimiendo un arma de fuego y acompañado de una mujer alegando ser el legítimo dueño del terreno y la casa, amenazándolos de muerte e invitándolos a abandonar cuanto antes el lugar e intimidando con disparos al aire. “Estaba muy drogado y violento, nos dio mucho miedo”, señaló la joven mujer que apela a la solidaridad de la gente para tener un lugar donde vivir.

Le disparó a policías hiriendo a uno y los efectivos repelieron el ataque

Los hechos de violencia extrema sucedieron esta tarde entre las 13:30 y 14 horas sobre calle Antonio Garcés al 1.900 casi Héctor Cámpora, cuando dos efectivos de la DPI a bordo de un móvil no oficial vieron a Triviño cargando con un televisor que posiblemente haya robado antes de siniestrar la casa de Gisela y observaron también que en su cintura portaba un arma de fuego. Cuando los policías se identificaron como tales y le pidieron que se detuviera, Triviño habría extraído el arma de fuego que portaba en su cintura y empezó a disparar contra los dos suboficiales que debieron repeler el ataque. Fueron varios los disparos intercambiados, uno de los cuales hirió en un brazo a un policía y al menos otros dos impactos dieron en la humanidad de Triviño, uno en el estómago.

Debieron entonces llegar refuerzos policiales de diversas dependencias para llevar tranquilidad al sector y también llegaron ambulancias después para socorrer a los heridos de bala que fueron trasladados al Hospital Regional. No fue fácil acceder a información oficial, ya que hasta últimas horas de la tarde continuaban realizando diligencias judiciales y seguramente en la conferencia de prensa prevista para mañana en la Unidad Regional se informe más acabadamente de los hechos.

La familia damnificada pide ayuda para empezar todo de nuevo
“Me puso el arma en la cabeza y me
dijo: si no te vas de acá te pego un tiro”

Gisela Casarosa será madre nuevamente en dos semanas y ayer debió correr hasta la habitación donde dormía su hijo de un año y medio y junto a los dos restantes de 7 y 8 años, sacarlos de la casa que estaba siendo agujereada por las balas del arma de fuego que cargaba Martín Eduardo Triviño.
“Perdimos todo, hasta la cuna y ropitas que habíamos comprado para el bebé que viene en camino, todo perdimos, somos gente de trabajo que no se mete con nadie, no conocíamos a este pibe, pero ojalá lo dejen preso un buen tiempo así no aparece a sembrar el terror, no sabemos dónde vamos a vivir, necesitamos una casa urgente o si nos quedamos, viviremos con el corazón en la boca pensando que puede aparecer en cualquier momento” decía a Crónica la joven mujer que pasó momentos de terror y apenas si conoce a un par de vecinos en la calle Héctor Cámpora y calle 1, casi sobre un cerro que limita entre los barrios San Cayetano y Máximo Abásolo.
Aquellos interesados en tenderle una mano pueden comunicarse al siguiente número de teléfono celular: 2974-304046. Cualquier tipo de ayuda será bienvenida.

Te puede interesar
Últimas noticias