lunes 17 de enero de 2022
10.9ºc Comodoro Rivadavia

Una opción para niños y adolescentes que vibran melomaníacamente

(Por Marcelo Melo) La Escuela de Música es un espacio que nació en el año 2008, como parte de las propuestas de la Formación Artística Vocacional del ISFD 806 (Escuela de Arte).
lunes 15 de noviembre de 2021
Una opción para niños y adolescentes que vibran melomaníacamente

Los docentes del espacio de formación musical de la Escuela de Arte, que funciona en el establecimiento alojado frente a Costanera, conocían que existía una demanda de la comunidad: que los niños y niñas pudieran formarse musicalmente, más allá de un taller semanal, con una propuesta diferente de la que brindan los conservatorios privados. “Así se empezó a trabajar en un Diseño curricular y una estructura, que pudiera abarcar los objetivos que nos habíamos planteado: un aprendizaje grupal, que difunda y valore las músicas latinoamericanas, con un enfoque basado en pedagogías musicales abiertas” comienzan narrando a DOM el grupo de formadores de la Escuela de Música.

La matrícula inicial -de acuerdo a esa primera estructura- fue de 60 niños y niñas. El interés fue tanto, que la demanda se duplicó al siguiente año, con una inscripción de 120 participantes. Actualmente: son 180 los niños que se suman al iniciar el ciclo a la Escuela.

“Cada sábado cursan 3 espacios, en donde profundizan sus conocimientos sobre el lenguaje musical, trabajan en producciones vocales y asisten a una clase de instrumento, que en los primeros años es piano. Cuando ya son un poco más grandes, pueden elegir entre las teclas, guitarra, batería. Los horarios se organizan sin timbres, y al tiempo acordado se los ve trasladarse de un aula a otra, cargando guitarras y palillos. Una fiesta” manifiesta a coro, el grupo docente.

“La propuesta está pensada para que los chicos hagan un recorrido de 9 años, desde los 6 a los 14. Actualmente participan algunos aún un poco más grandes, porque al cumplir los 14 manifestaron su deseo de seguir siendo parte de la Escuela. Y tratamos de pensar espacios que pudieran cubrir ese deseo. Algunos, al finalizar sus estudios secundarios, eligen sumarse al profesorado de música de la Institución, lo cual nos pone muy contentos. Este año, en contexto de pandemia, se recibió el primer estudiante que había sido parte cuando era pequeño”.

 

Acople

El Ensamble es un espacio pensado para que participen los estudiantes de mayor edad de la Escuela de Música. Luego de haber transitado por los primeros niveles, pueden poner todos sus conocimientos en práctica, trabajando grupalmente en proyectos propios o en arreglos de músicas de autor que conocen y les interesa reversionar. “Este espacio se ofrece como una herramienta muy importante, porque les permite trabajar de acuerdo intereses y expectativas propias de la edad. Participan en pequeños grupos o en un ensamble general, bajo la dirección de un grupo docente que los ayuda a organizarse y los orienta” describen los docentes.

Agregan que, acorde al perfil de la Escuela, se promueve que los chicos escuchen e interpreten ritmos y estilos propios de nuestro folklore, tanto nacional como latinoamericano, además de otros que ellos proponen.

“Consideramos que, actualmente, la difusión de nuestra música popular no está debidamente incluida, tanto en los medios de TV, radio, plataformas digitales, entre otros. Tampoco en los programas de educación musical, en las escuelas. Por eso, priorizamos la inclusión de estos ritmos, permitiendo también fusionarlos, con estilos más cercanos a los que habitualmente escuchan los chicos” evalúan sobre el panorama educativo en general.

Por otra parte, se valora e incentiva la tarea de composición, algo que se trabaja desde que transitan los primeros niveles, dar espacio a las músicas que emergen de su imaginario, en principio, pequeñas composiciones hasta que van surgiendo las primeras canciones.

El proceso anual culmina con la grabación en estudio de las producciones musicales desarrolladas. Ese es el mayor incentivo de este espacio. “Durante tres años pudimos grabar 3 discos con material auténtico y canciones reversionadas, que son orgullo nuestro. Producciones que fueron presentadas en vivo y en directo, en diferentes espacios culturales de la ciudad, como Collage y el Rincón Cultural, que nos abrieron las puertas para que los chicos pudieran compartir su trabajo” expresan orgullosamente.

  

Anexo en Rincón Cultural

Hay que saber que, como parte de la idea original de este proyecto, siempre fue ampliar la propuesta. Poder llegar, más allá del espacio físico que ofrece la escuela que, por estar ubicada en un lugar céntrico de la ciudad, muchas veces queda al alcance sólo de una parte de la población. Fue así que, hace tres años, le presentaron la propuesta a Ezequiel Dionisio López, del Rincón Cultural, ubicado en el Cordón Forestal, pudiendo inaugurar y habilitar un anexo en ese maravilloso lugar.

 

Invitados especiales

Uno de los objetivos de la Escuela siempre fue poder compartir -con los alumnos- espectáculos musicales que visitan la ciudad. Aquellas propuestas que consideran valiosas, para ponerlas al alcance de ellos. “Así, año a año, han podido participar de conciertos de músicos del país como: La banda de las Corbatas, Palmito Encamino, Tres de Azúcar, La Carreta, Borde Verde, Graciela Mendoza, Los musiqueros, el Dúo Karma y, recientemente, reabriendo el teatro luego del retorno a la actividad presencial, recibimos a Los Tinguiritas” especifican orgullosos.

 

Capacitación autónoma

A medida que se dio el crecimiento del proyecto, el elenco de profesores se planteó el objetivo de organizar jornadas para que, además de capacitarse como grupo, pudieran sumar beneficios a la formación de la carrera de la Institución, por ende de los estudiantes que cursan el profesorado. “En 2017 realizamos la primera jornada, invitando a Miriam García, una cantante y coplera argentina, discípula de la reconocida Leda Valladares (tucumana, figura esencial de nuestra música, poeta, compositora autodidacta, musicóloga, cantora, recopiladora e investigadora del folklore argentino). Al año siguiente, nos visitó Alejandra Fernández, desde Buenos Aires, quien ya había visitado la Escuela de Música en otras oportunidades y finalmente en 2019, redoblamos la apuesta, y nos animamos a organizar 2 jornadas, en la cuales compartieron sus proyectos y conocimientos Fernando Rodriguez “Cachimbo”, desde Uruguay y Santiago Vazquez, fundador de La Bomba de Tiempo, desde Buenos Aires” narran orgullosos.

 

En la era de la virtualidad

El elenco de profesores, narra que en un 2020 pandémico asumieron un desafío complejo. Las familias pasaban horas frente a las pantallas, organizando los tiempos escolares de los chicos, entre una y otra plataforma. “Entendimos que sumar clases y horarios a ese reto familiar no era el camino. Así, comenzamos a pensar distintas formas de continuar, siempre cerca de la comunidad. Fue mucho lo que hubo que aprender. Las redes sociales, canales de YouTube y WhatsApp, fueron los medios que nos mantuvieron en contacto”.

Al iniciar el 2021, muchas escuelas pudieron retomar la presencialidad. La Escuela de Arte no. “Los problemas edilicios que arrastra, desde hace mucho tiempo no la hacían un lugar seguro. Faltaba parte del techo, había fallas en la calefacción y falta agua en uno de los pisos” cuentan, el último temporal volvió a volarle chapas.

“Pasó la mitad de año sin que pudiéramos volver. Con las familias más adaptadas al trabajo en virtualidad, decidimos volver a la propuesta que ofrecíamos habitualmente, esta vez a través de las ‘pantallitas de PC’. Enfocar las cámaras hacia los teclados, afinar guitarras a la distancia, cantar juntos pero silenciados, etc. Esas, fueron algunas de las dificultades que hubo que sortear. Cada sábado, los chicos estaban ahí conectados, del otro lado de la pantalla. Llegó agosto de este año y, finalmente, se dieron las condiciones para retornar a la escuela. Una fiesta” explican muy motivados, otra vez a la espera de reparaciones, pero con la presencialidad, tan celebrada, interrumpida momentáneamente.

Ahora, a la espera, de la reparación y preparándose para entregar diplomas, como en cada año, desde que iniciaron el camino, hace 13 años.

Te puede interesar
Últimas noticias