lunes 18 de octubre de 2021
23.9ºc Comodoro Rivadavia

El detenido por el homicidio del “Trapito” Garrido resultó ser el propio dueño de la casa usurpada

sábado 25 de septiembre de 2021
El detenido por el homicidio del “Trapito” Garrido resultó ser el propio dueño de la casa usurpada

El hombre de 56 años detenido por el homicidio del “Trapito” Jonathan Garrido resultó ser un empresario de ascendencia portuguesa muy apreciado tanto en el ambiente de camioneros como allegado al automovilismo local.

Causó sorpresa en propios y extraños la detención de Gabriel Mano (56). Así lo confirmó en una conferencia de prensa que dio en la mañana de ayer la fiscal general Cecilia Codina en la División Policial de Investigaciones-DPI- junto a los titulares de dicha división.

Tal como este diario publicó en su edición anterior, la detención de Mano se produjo el jueves tras tres allanamientos que se llevaron a cabo en Km. 5, Ciudadela y el Barrio Industrial donde el ahora detenido tiene una flota de camiones, empresa que heredó junto a sus hermanos, de su padre.

También secuestraron 4 armas de fuego, tres revólveres y una pistola, todos de diferentes calibres. El trabajo en conjunto realizado por la fiscal y la DIP permitió establecer mediante el estudio previo de cámaras de seguridad, el vehículo que llegó al lugar del crimen a eso de las 20 del domingo 19 de septiembre, el hombre que descendió y que efectuó al menos dos disparos hacia la ventana de lo que sería el primer piso, uno de los cuales dio en la frente de Jonathan Garrido y que le provocó el deceso en forma casi inmediata.

La fiscal habló con una certeza casi absoluta de la identidad de la persona que descendió aquella noche del vehículo que también fue secuestrado en la causa que tiene como único imputado al hombre también relacionado con la actividad de la pesca deportiva.

Le habían usurpado la casa familiar, ¿quiso amedrentarlos?

Es lo que muchos suponen: la víctima y sus amigos, todos denominados “trapitos” por dedicarse a la limpieza de parabrisas y vidrios de vehículos en algunas esquinas de la ciudad, ya los habían expulsado de los alrededores y del mismo Hospital Regional donde solían pernoctar en épocas invernales.

De la noche a la mañana encontraron un refugio en el primer piso de la propiedad que se encuentra sobre calle Namuncurá casi Hipólito Yrigoyen, y es probable que el dueño de la misma les haya aparecido en más de una oportunidad a decirles que abandonaran el lugar que le pertenecía. Eso pudo haber sido el principal argumento que, en algún momento, lo llevó a tomar una drástica decisión.

Te puede interesar
Últimas noticias