lunes 18 de octubre de 2021
19.5ºc Comodoro Rivadavia

Héroes: policías hicieron RCP a una beba que no respiraba y la salvaron

jueves 23 de septiembre de 2021
Héroes: policías hicieron RCP a una beba que no respiraba y la salvaron

Dos efectivos policiales de la Seccional Cuarta se convirtieron en inesperados héroes en la media tarde de ayer. Llegaron a un domicilio de la zona alta del barrio La Floresta y se encontraron con la desesperación de la familia Rojas, ya que el papá tenía a su beba de un año y 3 meses en los brazos y ésta no respiraba.

Efectivamente, no respiraba y fue el agente Carlos Oscar Salazar (26), de casi 6 años en la Policía del Chubut, el primero en comenzar las tareas de reanimación cardiopulmonar (RCP) poniendo a la pequeña sobre el piso y realizar la maniobra en conjunto con la sargento Natalia Albarracín (40, madre de 4 hijos adolescentes y con 10 años de servicio) que prosigue haciendo las maniobras mientras estaban a la espera de una ambulancia.

Al principio no tenían respuestas y fueron eternos segundos y minutos de desesperación. Debieron seguir las tareas sobre el piso de la casa. El cometido de reanimación lo lograron en contados minutos.

Cuando el personal de salud ya había llegado, la beba de 1 año y 3 meses respiraba, pero tenía el pulso bajo según el doctor Moscalu que llegó en la ambulancia que trasladaría a la pequeña y su madre al Hospital Regional.

“Era complicado, pero pudimos salvarla”

Apenas minutos antes de que salieran desde la comisaría del barrio Quirno Costa hacia un grave accidente de tránsito ocurrido sobre avenida Estados Unidos, la sargento Natalia Albarracín y el agente Salazar dejaron entrever su orgullo por lo que significaron esos momentos ocurridos a eso de las 14:10 cuando acudieron a las calles Misiones y Los Álamos del barrio La Floresta cuando recién recibían el turno tarde.

“Si bien hemos hecho cursos, en este caso resultó complicado ya que se trataba de una bebé; por suerte pudimos reanimarla, primero el agente Salazar y después me tocó a mí, entre los dos pudimos hacerla reanimar; su boquita apenas estaba entreabierta, es difícil cuando se trata de una beba tan chiquita, se juegan otros sentimientos especiales. Por suerte pudimos aplicar lo que nos enseñan en los cursos; tenés que concentrarte en que todo salga bien, fue una satisfacción; ver a la mamá llorando desesperada y después llorar de alegría fue algo muy fuerte” comentaba la sargento Albarracín en diálogo con Crónica, y ya ambos partían a cubrir otro hecho policial, en este caso un accidente automovilístico.

Te puede interesar
Últimas noticias