lunes 18 de octubre de 2021
19.5ºc Comodoro Rivadavia

Una ruta con señalética de notas musicales

domingo 19 de septiembre de 2021
Una ruta con señalética de notas musicales

Por Marcelo Melo Trejo 

El “Club del Sinte” reúne, en Rada Tilly, a fans de la música electrónica, que se juntan a viajar, improvisar, periódicamente. Nacidos en plena pandemia, aquí el único contagio es la creatividad.

 

Un teclado, una computadora, muchas ganas de crear sobre la marcha, o sea improvisar, son condimentos indispensables, de la receta que hornean varios jóvenes, a los que los reúne la pasión por emitir música electrónica. Para ellos, solo es necesario un sintetizador, un instrumento capaz de recrear una orquesta, con sólo una persona detrás, viajando y marchando, por una ruta con señalética de notas musicales.

“El Club del Sinte” es un ciclo quincenal, cuya iniciativa emergió a partir de una inquietud muy simple: conocer personas de Comodoro y Rada Tilly, que tengan un interés muy apasionado por este tipo de instrumento musical -ya sea analógico o digital- y que, al mismo tiempo, se inclinen por la instantaneidad, que propone el juego de improvisar.

“Esto último, es algo que no a todos los músicos les gusta concretar. Por eso me pareció que podía servir abrir esta convocatoria, para encontrar a las personas que sintonicen con este tipo de gustos. El nombre ‘Club’ surge como invitación a un espacio de encuentro. La propuesta es inclusiva, porque no se limita a personas idóneas en el tema, solo amantes de los sintetizadores y su estética sonora, ese sería el único requisito” comienza narrando a DOM, Luz Casares, ideóloga y activa participante de estas reuniones, que principalmente se dan, con todos los recaudos que doña pandemia obliga, en el Centro Cultural Rada Tilly.

De carácter eminentemente gratuito, en cada encuentro reina la heterogeneidad, varían los integrantes, van apareciendo músicos, que se enteran de la propuesta y se inscriben para cada ciclo, se les solicita confirmación de participación un par de días anteriores a la fecha, y las necesidades que requerirán, con el fin de gestionar el sonido y la técnica que cada uno de ellos va a utilizar ese día.

¿Qué posibilidades ofrecen los sintetizadores?, entiendo que pueden utilizar una PC, como así también un teclado, ¿cómo funciona la creación/composición, tocar a la hora del vivo, con cada uno de ellos?

A diferencia de otros instrumentos, la gama de posibilidades que nos brinda un sintetizador, es enorme. En el Club pueden usarse ‘sintes’ analógicos o digitales, pero también, está abierta la posibilidad de usar softwares, apps (aplicaciones) y plataformas gratuitas online. Esta última, es una alternativa que ofrecemos para la gente que sintoniza con la propuesta, pero no tiene sintetizador o, incluso, experiencia haciendo música. Desde el comienzo, se pensó en incluir, porque considero que todas las personas podemos hacer música, no solo los músicos.

 

Hay jóvenes que afirman que, con las PC de Conectar Igualdad, las que entrega el gobierno, se da esta posibilidad ¿Cualquier PC da para crear música electrónica?

Es interesante esta pregunta, porque he visto muchas de estas “compus”, puestas al servicio de muy diversos proyectos artísticos, musicales y multimedia. Eso me parece genial. ¿Cualquier PC da para crear?, la respuesta es afirmativa, incluso tengo amigos, que reciclan partes de computadoras viejas, para generar sonidos. Yo utilizo una Commodore 64, adaptada -como sintetizador analógico- por mi amigo Gabriel Nobiltá. Él es coleccionista de PC obsoletas, y hace esculturas cinéticas (que se mueven mecánicamente), con chatarra electrónica. ¡Es más!, la gente que lea esto y tenga computadoras que piensa desechar, escríbanme, porque conozco mucha gente que hace arte, música y visuales, con “compus” que supuestamente no sirven más.

 

Describinos sus presentaciones, haber nacido bajo pandemia, ¿cómo son los conciertos/shows/recitales?

Cada quince días, el Club del Sinte se reúne para realizar jams (improvisar). En lo que va de estas primeras ediciones, hemos respetado el cupo que nos dio el Centro Cultural de Rada Tilly, un tope de quince personas y, necesariamente, los protocolos a los que obliga la pandemia. Hasta ahora, no hemos tocado con público, porque la finalidad era esencialmente poder tocar con muchos “sintes” a la vez, crear y crear sin cesar. Pero la idea que manejamos, es salir a tocar pronto, como orquesta o banda de sintetizadores.

Creo que, haber nacido en pandemia, fue un respiro de aire fresco, porque las personas, que nos dedicamos a esta música, veníamos muy desconectadas, incluso mucho antes de la pandemia. El CDS (Club del Sinte) nos brindó la posibilidad de conocernos, quiénes estábamos haciendo esto, y poder generar un grupo para compartir lo que tanto nos apasiona, con otras personas.

 

¿Son de acoplarse a otros instrumentos, guitarras, bajos, baterías, etc? O solo teclas, software…

¡Es una excelente idea! -risas-. Todavía no lo hemos hecho, pero ya lo vamos a concretar. Sí, hemos hablado de sumar alguna batería o percusión, pero las posibilidades son súper amplias. A la hora de tocar, queremos probar distintos formatos de orquesta.

 

¿Cuáles son los proyectos que tienen armados para el corto, mediano y largo plazo?

El primero, a raíz de todo, fue el juntarse a improvisar. El segundo, en el que vamos a comenzar a trabajar ahora, será crear algunas obras, o pautas de improvisación, para salir a tocar en vivo. El tercer proyecto, que tenemos planeado, será juntarnos en un espacio “taller”, para construir lutheria (fabricar o reparar instrumentos) electrónica y arduino (plataforma de creación de electrónica basada en hardware y software libre, flexible y fácil de utilizar, para los creadores y desarrolladores). Uno de los pilares de este club, es “pasarnos data”, y gran parte del grupo nos consideramos bastante estudiosos, interesados en lo que nos convoca y aglutina, es decir, nos gusta intercambiar mucha información de los temas que nos incumben.

A mediano y largo plazo, me gustaría que el CDS tenga lugar en otras provincias, para hacer más amplia esta experiencia. El finde’ pasado, fue la primera experiencia en Córdoba, por iniciativa de otro fan de los ‘sintes’, me escribió para replicarlo. Fue genial, porque la primera edición de Córdoba, fue al día siguiente de la tercera realizada en Rada Tilly. Eso me generó una sensación de comunidad y creación de red, que siempre viene bien, amplía la experiencia y la lleva a buen puerto.

 

Para aquellos que deseen conocer sus trabajos, ¿cómo acceden a ellos, dónde encontrarlos, reproducirlos, etc?

Todavía no contamos con una página, o perfil en las redes sociales, exclusiva del CDS. Pero estoy usando mi cuenta personal de Instagram (luz.delviento), para subir los ‘vivos’, que hacemos de cada edición que concretamos. Y, pronto, voy a subir a mi canal de Youtube, un pequeño corto que hizo Camila Dichiara, que es estudiante de comunicación, con el registro de la primera edición del Club del Sinte. 

 

Sobre la “sintetizadora”

Luz Casares es música, compositora y experimentadora sonora. Volvió a Comodoro después de 16 años, en 2019 y, actualmente, se dedica a difundir la experimentación sonora en Comodoro, Rada Tilly y alrededores. Fue seleccionada -en 2021- por el Instituto Nacional de la Música (INAMU) como Experimentadora Sonora de la Patagonia, para concretar capacitaciones virtuales en el Festival Internacional Mutek (festival de música electrónica y arte audiovisual, fundado en el 2000, en Montreal, Canadá). Vivió en La Plata, Buenos Aires y Mendoza. Actualmente está grabando en Comodoro, se trata del segundo disco de su proyecto KION, en el que compone canciones usando una Commodore 64 y “teclados vintage con sonidos en 8 bits”. Podes encontrar su música en Youtube, Bandcamp y Spotify.

Te puede interesar
Últimas noticias