jueves 16 de septiembre de 2021
18.9ºc Comodoro Rivadavia

Darío Fernández: “Quisieron plantarme un arma, simular un enfrentamiento y asesinarme”

jueves 09 de septiembre de 2021
Darío Fernández: “Quisieron plantarme un arma, simular un enfrentamiento y asesinarme”

Dramática aseveración del periodista que denunció a un exfiscal de Chubut y a altos jefes policiales por graves delitos.

Trelew, (Agencia).- Darío Fernández, el periodista que hace unos días denunció penalmente a un exfiscal y a altos jefes policiales de Chubut por graves delitos que podrían llevarlos a la cárcel, dijo al recordar cuando el año pasado lo detuvieron ilegalmente al momento en que regresaba a Cholila con sus hijos, que cree que tuvieron intenciones de plantarle un arma, simular un enfrentamiento y asesinarlo en ese procedimiento que extrañamente fue encabezado por el subjefe de la policía provincial Néstor “El Tero” Gómez Ocampo.

A Gómez Ocampo lo secundó Paulino Ramón Gómez, quien es director de Seguridad de la plana mayor de la institución y hermano del jefe de Policía. Un hombre que tuvo varias desafortunadas intervenciones el año pasado. Se lo recuerda justamente por aquel mensaje de Whatsapp que se filtró en el que le ordenaba a un comisario de Trelew que saliera a “meter gente en cana” para ser funcional a lo que quería el ministro de Seguridad Federico Massoni.

Fernández sostiene que no lo mataron porque aquella noche de septiembre de 2020 andaban con él los nenes, que al ver que a su padre le apuntaban con las pistolas reglamentarias y lo sacaban prácticamente a la rastra de la camioneta para tirarlo al suelo y esposarlo les suplicaban a Gómez Ocampo y a Paulino Gómez que no le hicieran nada.

Darío Fernández es el dueño del portal de noticias “Cholila Online”, un sitio web desde el cual ha venido denunciando una sucesión de hechos de corrupción en el Estado y eso le ha valido convertirse con el correr del tiempo en blanco de una feroz persecución, en la que además de detenerlo sin una orden de un juez y tras realizarle un seguimiento también ilegal, quisieron armarle una causa penal usando una denuncia mentirosa de su exmujer, según se comprobó.

Hasta el fiscal de Puerto Madryn, Daniel Báez le hizo secuestrar las computadoras y el celular personal en una grave violación a sus derechos constitucionales como periodista. Fue, según sospecha Fernández, con la única finalidad de conocer quiénes son sus fuentes de información o sus contactos, y para ello Báez habría utilizado una denuncia que a todas luces dicen que fue “dibujada”, en la que Gómez Ocampo -el subjefe de Policía y amigo íntimo del fiscal- lo acusó de haberlo amenazado a través de una publicación en una red social en la que Fernández solo le anticipaba que acabaría con su carrera policial.

Para llevar a cabo el cuestionable secuestro de los aparatos con los que escribía y se comunicaba el periodista, Báez invadiendo jurisdicción ajena mandó a hacer un allanamiento en Cholila, en la chacra de Fernández, con un verdadero ejército de policías pertrechados como para la guerra: con armas largas y ametralladoras, a sabiendas que allí solo se iban a encontrar con el dueño del lugar y sus dos pequeños hijos, ya traumados psicológicamente por la detención ilegal que le habían hecho a su padre tiempo atrás en la ruta 25, entre Trelew y Gaiman.

Darío Fernández en las últimas horas habló con Crónica, y se refirió a todas esas nefastas experiencias que ha vivido en el último año. A continuación los pasajes más sobresalientes de esa entrevista.

-¿Cree que se hará justicia en su caso?

-Sí. No por la Justicia en sí de Chubut, que está claro que es adicta al poder de turno, sino porque contamos con todas las pruebas gracias a la jueza Mirta del Valle Moreno que no cedió ante las presiones y elevó las actuaciones al procurador General Jorge Miquelarena, quien es el que está “cajoneando” todo para proteger a la cúpula policial de Massoni. De todas maneras avanzaremos con varios juicios contra el Estado y funcionarios públicos, con el respaldo de un prestigioso estudio jurídico de Buenos Aires, por lo que no van tener margen de maniobra espuria, ni ningún tipo de negociación para frenarme.

-En algún momento dijo públicamente que en ese procedimiento donde lo detuvieron tuvieron intenciones de asesinarlo. ¿Sigue sosteniendo lo mismo?

-Lo sigo sosteniendo. Una fuente policial me hizo llegar que “El Tero” Gómez habría llevado con él un revólver calibre 32 percutado para “plantármelo”, simular un enfrentamiento y así justificar mi asesinato. No habrían podido llevar a cabo el plan porque cuando me “secuestraron” yo ya había avisado por teléfono que eran ellos los que me estaban privando ilegítimamente de mi libertad, además de estar mis hijos de testigos. Ellos pensaron que iba solo.

-¿Qué piensa cuando ve a los que lo detuvieron ilegalmente que siguen en la policía como si nada hubiera pasado?

-Es propio de la impunidad (que genera) la corrupción política de este Gobierno provincial. Massoni ya sabe quién es “El Tero” Gómez, Paulino Gómez y Federico (Pérez) Mariani (subsecretario de Seguridad Informática) y si no los saca es porque es su cómplice o, quién le dio la orden para que atenten contra mi persona, mis hijos y contra el portal de “Cholila Online”.

-¿Siente miedo después de todo lo que le han hecho?

-Por supuesto, dado que Massoni y la cúpula policial no están en sus cabales y utilizan el Estado para ejercer poder abusivo. Ya asesinaron a Tino John (el hombre muerto de un tiro por un policía del GEOP en la comarca andina). El subjefe de la policía (Gómez Ocampo) es amigo del narcotraficante Omar “Cura” Segundo. Se está comenzando a visualizar un narco-estado por las vinculaciones y acciones de la plana mayor (con ese ambiente), donde el máximo responsable es Miguel Gómez.

-Por último, qué cree que piensa la gente de lo que le sucedió, ¿le da importancia o simplemente no le interesa?

-La sociedad fue la primera que se dio cuenta que esto era una causa armada para eliminarme. Debo agradecer todas las muestras de solidaridad y repudio al atentado que recibí, pero la gente tiene miedo, no se anima a decir nada de Massoni y de la policía porque temen represalias. En privado me cuentan muchas injusticias que cometen arrogándose ser los dueños del Estado.

Fernández la semana pasada por su detención ilegal denunció penalmente por distintas participaciones en graves delitos a Osvaldo Heiber, exfiscal general de la provincia, hoy, de profesión abogado. Néstor Gómez Ocampo, subjefe de la policía de Chubut. Paulino Gómez, director de Seguridad de la policía de Chubut. Subcomisario Gabriel Casalnuovo, de la Brigada de Investigaciones. César Bartels, comisario inspector. Segundo jefe del Área de Investigaciones. Abel Cañupán, sargento y al chofer Gonzalo Landero, sargento.

En la denuncia se pide la “urgente” realización de una sucesión de diligencias y medidas de prueba, que por el momento y hasta tanto la fiscalía decida concretarlas, se mantienen en secreto.

Te puede interesar
Últimas noticias