martes 28 de septiembre de 2021
9.9ºc Comodoro Rivadavia

Caso Ramona García vda. de Barrionuevo

A 30 años de un secuestro y homicidio que conmocionó a Comodoro

domingo 01 de agosto de 2021
A 30 años de un secuestro y homicidio que conmocionó a Comodoro

Entre la noche del 31 de julio y 1 de agosto de 1991 se produciría uno de los casos policiales más conmocionantes del siglo XX en Comodoro Rivadavia. El secuestro y posterior homicidio de la empresaria de transporte Ramona García viuda de Barrionuevo. Tenía 57 años y había quedado al frente de la empresa “Comodoro” del transporte urbano de pasajeros de la ciudad. Cuatro años atrás, también habían secuestrado a su esposo Ricardo Barrionuevo cuyo cadáver aparecería 45 días después horriblemente mutilado y atado de pies y manos en una solitaria casilla abandonada en la zona de El Trébol, sobre la ruta 26, camino a Sarmiento.

Mucho se habló y se escribió sobre ambos hechos policiales; se dijo de mafias enquistadas entre empresarios de la zona y hasta incluso de sicarios que llegaron provenientes de Bahía Blanca para terminar con la vida del esposo de Ramona.

Cuentan que cuando mataron a su marido y se hizo cargo de la empresa, Ramona estaba a punto de develar quién o quiénes habían ordenado ejecutarlo y las razones de índole económico empresaria, y por eso hicieron lo propio con ella.

Lo cierto es que con el correr de los días surgiría una trama mucho más terrenal que epilogaría con las detenciones de tres hombres que con el correr de los meses terminaron condenados a varios años de cárcel; Luis Nelson Valenzuela, Ricardo Argel y Gustavo Javier Rosales, todos entre 27 y 32 años aproximadamente. Lo cierto es que habían otras motivaciones que elucubró Valenzuela por aquellos tiempos: junto a sus consortes de causa frecuentaban la línea de un partido político afín al presidente que gobernaba en aquel entonces en cuyo mandato hubo paridad del peso argentino con el dólar.

Valenzuela se había enamorado de una joven mujer que quería progresar económicamente e irse de la ciudad. Gustavo Javier Rosales trabajaba en el Hospital Regional, era conocido por ser la persona que en las madrugadas solía ser el encargado de otorgar turnos a los ciudadanos que necesitaban examinarse, pero también era muy amigo de Ramona García, quien vivía sola y alquilaba un departamento sobre el pasaje Los Patos al 2.200 del barrio Jorge Newbery.

Se enteraron que la empresaria de transportes estaba por cobrar o habría cobrado por aquellos días un seguro de una por demás generosa suma de dinero en dólares. Valenzuela urdió el macabro plan; “Gustavito” Rosales debía llevar mediante engaños, a Ramona a otro departamento de un inquilinato de la calle 13 de Diciembre al 400, donde alquilaba. Así fue: cuando Ramona ingresó al mismo, detrás le cayeron Valenzuela y Argel, el primero esgrimiendo un arma de fuego que resultó ser un revólver sin proyectiles en su tambor, pero que asustaba.

Ataron de pies y manos a la mujer de 57 años y también ayudó Gustavo Rosales aduciendo que estaba “amenazado de muerte” y le pedía a su amiga Ramona que les entregara el dinero del seguro. Ramona manifestó que no tenía ese dinero, que sí tenía en su cartera una suma de 300.000 australes. “Yo plata grande no tengo, me manejo con tarjeta de crédito” habría dicho Ramona. No le creyeron, la sacaron del lugar y luego todos subieron al Ford Sierra de la víctima. Con Valenzuela al volante y siempre llevando la voz cantante y con la víctima apoyando la cabeza en el piso del vehículo, tomaron en dirección al sur, hasta llegar a la ruta nacional número 3, hasta pasar Rada Tilly.

Sería el principio del fin para la empresaria de transportes que, sin saberlo, realizaba su último viaje.
(N de la R: El “Caso Barrionuevo” ocurrió a comienzos de la década del 90 del siglo XX. Fue uno más de los varios y resonantes casos policiales de aquellos tiempos. En próxima edición de este diario se ampliará con testimonios de familiares de las víctimas y detalles de la causa judicial que terminó condenando a los tres protagonistas, uno de los cuales terminó asesinado en un pabellón de la cárcel de Rawson por otro tristemente célebre delincuente comodorense.)

Te puede interesar
Últimas noticias