domingo 14 de abril de 2024
7.9ºc Comodoro Rivadavia

Melisa Quintero, Ojo Sideral

Por Flor Nieto / Guía Interprete Ambiental. Fotógrafa, diseñadora gráfica, tallerista. Y, mientras todos duermen, retrata la belleza de los cielos nocturnos de la Patagonia.
miércoles 11 de enero de 2023
Melisa Quintero, Ojo Sideral

Dice que le cuesta la disciplina, pero sin embargo se queda horas y horas bajo las estrellas esperando la toma perfecta. Nació en Buenos Aires, estudió Diseño Gráfico en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU – UBA) y decidió viajar para documentar los paisajes de nuestro país. Así llegó a la Patagonia. “Ahí me encontré sumergida en la oscuridad, y un mundo nuevo: la luz de las estrellas. Es así que hoy una de mis pasiones es fotografiar los paisajes naturales, bajo el cielo nocturno” cuenta.

Naciste en Buenos Aires y vivís en los Antiguos ¿Cómo llegaste y qué encontraste en la Patagonia?
Si, nací en Buenos Aires, me crié en el sur de la Provincia en un pueblo pequeño, y luego volví a Capital Federal para estudiar. Ese era mi sueño desde muy chica, solo íbamos a Buenos Aires en fechas importantes, cada tanto a visitar a la familia y siempre me quedaba un sabor a poco. Veía la vasta cultura, el arte y todo un mundillo que percibí me fascinaba. Por eso volví a estudiar y trabajar de lo que me apasionaba, el diseño gráfico. Pero luego de un par de años, el diagnóstico de una enfermedad crónica, producto de un malestar que sufría todos los años de la adolescencia decantó en que necesitaba dar un cambio en mi vida, en varios aspectos. Dejé la facultad, dejé el trabajo y luego de restablecer mi salud y mi cuerpo me decidí a viajar, a conocer el país. Así fue como llegué a Patagonia por primera vez, y me encantó. Encontré hermosos paisajes, la calma y la paz que había perdido en Buenos Aires, y una gente muy calida. Luego de varios años de pensarlo y repensarlo, no logrando estabilizar nunca en mi salud por fin en marzo de 2020 me decidí a “tirarme a la pileta” una vez más y que sea lo que tenga que ser.

Cambiaste completamente tu vida ¿Cómo tomaste la decisión? ¿Qué fue lo más fácil y lo más difícil?
Soy bastante tajante para tomar decisiones, como ya venia pensando mucho este tema de abandonar Buenos Aires y cambiar un poco mi estilo de vida, a la primera propuesta de irme a vivir al sur, dije que si. Sin importar nada, sin pensarlo demasiado. Siguiendo el camino que tiene corazón, como dice Don Juan, por Castañeda.
A mi me maravilla todo, sigo siendo una suerte de niña que se deja deslumbrar por las cosas más simples como si fuera la primera vez que las ve. No sé, Patagonia tiene un aire muy particular que me llama mucho la atención y siento un hermoso bienestar. Me gusta mucho estar en la naturaleza, lejos del ruido, lejos de todo en definitiva.

Una de tus grandes pasiones en fotografiar paisajes bajo el cielo nocturno ¿cómo comenzó?
Aquí no puedo decir como quizá a muchos les pasa, que fue algo que descubrí de muy chica, que siempre tuve pasión por ello, y demás. Descubrí el encanto del espectáculo nocturno, de grande, considero. Algo tarde para mi gusto, a los 26 años en mi segundo viaje a Patagonia. Sin dudas comenzó cuando asistí de manera totalmente aleatoria, invitada a través de un mail por la revista de fotografía “Contrastes” a una charla de los ganadores del premio “Sony”. La charla y exposición de fotografías de mi actual amigo y colega Rodrigo Terren, me dejaron sin palabras. Era algo que jamás había visto, bellísimas fotos de paisajes en cielos estrellados. Me dije mientras escuchaba sus historias y veía sus maravillosas obras de arte: “yo quiero hacer eso, yo quiero estar en esos escenarios”. Así hice un curso con Rodri de fotografía nocturna, luego viajamos juntos, hemos dados talleres, etc.

¿Cómo nació Ojo Sideral?
Ojo Sideral nace de esa crisis cuando dejé mi trabajo, la facultad y todo y comencé con mi emprendimiento propio. A decir verdad siempre fui emprendedora, de generar mis propias “mini” empresas y tenía ya una que nació cuando volví a Buenos Aires a estudiar. Cuando le puse “Ojo Sideral” de hecho ni siquiera me había aproximado a la cuestión nocturna, fue pura intuición por una canción de Pedro Aznar que mencionaba esas dos palabras, y me gustaron. Ojo porque todo lo que tiene que ver con mis profesiones pasa por lo visual, y Sideral relacionado a lo Sidereo, las estrellas, el cosmos, como un símbolo de que trasciende límites.

¿Cómo es vivir de lo que te gusta? ¿Qué desafíos presenta?
A veces me encuentro con personas que prefieren o se siente cómoda, haciendo algo que quizá no es lo que más les guste, pero sienten que de lo contrario perderían esa pasión o terminarían “odiándola” o hartándose de ello. En mi caso llevo más de una década haciendo lo que me gusta, y trabajando de ello. Obviamente no es estático, va mutando y se le van agregando condimentos. Empecé con el diseño, luego se sumo la fotografía, luego la fotografía especialmente de naturaleza, más específicamente la fotografía nocturna, y todo eso me llevó a estudiar y formarme como Guía Interprete Ambiental para desarrollar una propuesta de Astroturismo aquí donde vivo, el noroeste de Santa Cruz.

¿Qué es el Astroturismo?
Es una propuesta que para Argentina aún resulta nueva e inclusive desconocida para algunos turistas, que brinda al turista una propuesta de observación de cielos nocturnos que puede ser a simple vista o con instrumental óptico. Me resulta superimportante esta nueva rama del turismo, que sobre todo busca ser ecosustentable ya que hacemos un uso de la naturaleza no extractivista, y fomentamos la importancia de los cielos oscuros, y como la contaminación lumínica incide en el comportamiento y la salud de los seres vivos.

¿Qué puntos en la Patagonia nos recomendás para disfrutar las estrellas?
En Patagonia somos sumamente privilegiados de poder gozar de hermosos cielos estrellados, aun dentro del mismo pueblo. Alejándonos unos pocos kilómetros sin embargo la experiencia será única. Los mejores lugares para mi, son las estancias turísticas, la montaña, en definitiva, lugares alejados de los polos urbanos.

Venís seguido a Comodoro ¿Qué es lo que más te gusta? ¿Cuáles son tus lugares favoritos?
Si, Comodoro, es mi nexo con Buenos Aires cuando voy de visita y otros trámites. Me encanta esa parada intermedia porque puedo descansar, y últimamente conocí mucho más la ciudad y las bellezas naturales que ofrece, que son muchas. Me apasiona mucho la geología, así que el Área Natural Protegida Rocas Coloradas es una de mis favoritas, junto con el Bosque Petrificado. Son paisajes muy singulares, ¡al lado del mar! Algo totalmente insólito, porque una se imagina más estas geoformas en contextos como el norte de nuestro país.
“No soy mucho de hacer planes, pero mi deseo es guiar, acompañar e incentivar a los turistas y viajeros a observar el cielo nocturno. Como dice el naturalista David Thoreau: “Seré un benefactor, si conquisto algunos de los reinos de la noche, si informo a los periódicos algo revelador de aquel momento digno de atención (si puedo mostrarles a los hombres que existe una belleza que se queda despierta mientas ellos duermen), si contribuyo al campo de la poesía” dice Melisa, con la cámara lista para la próxima parada nocturna.

Te puede interesar
Últimas noticias