lunes 5 de diciembre de 2022
21.9ºc Comodoro Rivadavia

Eduarda Mansilla: la primera novelista argentina que también fue una gran compositora musical

Cronista y escritora de distintos géneros, también incursionó -aunque de manera amateur- en la música: una faceta muy poco conocida de Mansilla, pero con la que demostró un talento y sensibilidad notables. Compuso una gran cantidad de canciones en español, francés, y melodías religiosas para canto y piano. En esta nota, recorremos parte de la vida y obra de una de las mujeres más importantes de la cultura nacional.
lunes 25 de julio de 2022
Eduarda Mansilla: la primera novelista argentina que también fue una gran compositora musical

Nacida el 11 de diciembre de 1834 en la Ciudad de Buenos Aires, Eduarda Damasia Mansilla perteneció a una familia social y económicamente acomodada, con un linaje ligado estrechamente a la política y la cultura. En ese aspecto, Eduarda se desempeñó como compositora, cronista y escritora de ficción, además de incursionar y cautivar con su gran sensibilidad para la música.

Fue hija de una personalidad destacada de la Guerra por la Independencia, el general Lucio Norberto Mansilla, considerado un héroe de la batalla de la Vuelta de Obligado; hermana del reconocido político y escritor Lucio Victorio Mansilla -autor, entre otras obras, de Una excursión a los indios ranqueles-, y la sobrina preferida del influyente político y militar Juan Manuel de Rosas, gobernador de la Confederación Argentina desde 1831 a 1861. Eduarda fue la quinta hija de su padre y la segunda de Agustina Ortiz de Rozas (hermana menor de Juan Manuel), luego de que Lucio Norberto enviudara de su primera esposa, Polonia Durante Olivares.

Madre de seis hijos -Eduarda, Manuel José, Rafael, Daniel, Eduardo y Carlos-, fue una mujer adelantada y, a los 45 años, a pesar de los prejuicios, tomó la decisión de separarse de su marido. Para una mujer de su época y de su estrato social, el hecho fue calamitoso, más habiendo contraído nupcias a los 21 años con el diplomático Manuel Rafael García Aguirre, hijo del también diplomático Manuel José García: unitario y gran opositor de Juan Manuel de Rosas. En esos años Eduarda ya estaba ejerciendo una de sus grandes pasiones: la escritura. Se dedicó a diversos géneros, pero, en aquel contexto puritano y patriarcal, la separación no hizo más que cerrarle puertas.

 

Eduarda, la primera  novelista argentina

Se destacó más por su lucidez y sensibilidad, desplegada en su obra literaria, que por ser la primera novelista argentina en publicar. Escribió novelas, dramas, ensayos, críticas y textos periodísticos. Compuso también en francés, idioma que dominaba con maestría. Su prosa despertó la admiración del propio Víctor Hugo. "Su libro me ha cautivado. Yo le debo horas cautivantes y buenas. Usted me ha mostrado un mundo desconocido. Escribe una excelente lengua francesa, y resulta de profundo interés ver su pensamiento americano traducirse en nuestro lenguaje europeo. Hay en su novela un drama y un paisaje: el paisaje es grandioso, el drama es conmovedor. Se lo agradezco señora, y rindo a sus pies mis homenajes". La cita del escritor francés Victor Hugo se debe a la tercera obra de Eduarda, Pablo ou la vie dans les pampas, o Pablo o la vida en las pampas, obra que primero apareció en distintas entregas de la revista L’artiste, y editada luego, en 1869 como libro por la editora E. Lachaud.

 

Daniel, Alvar y Eduarda

No fue para evitar los prejuicios sobre las mujeres, sino una obligación editorial: publicar sus dos primeras obras bajo el seudónimo de “Daniel”. Estas fueron El médico de San Luis, editada en Buenos Aires en 1860, y Lucía Miranda, en el mismo año, dedicada al personaje femenino del fuerte de Sancti Spiritu, el primer asentamiento europeo en Argentina, a orillas del río Carcarañá, fundado en 1527 por el veneciano y navegante Sebastián Gaboto. Su obra versa sobre las sociedades indígenas y sobre la violencia política, aunque también incursionó en el periodismo a través de la crónica. Solía firmar sus artículos con el sobrenombre de "Alvar".

En materia de letras, fue gran admiradora de Jean de La Fontaine y Hans C. Andersen, el poeta danés y escritor de cuentos clásicos para niños y niñas, como "El patito feo", "Pulgarcita" o "El soldadito de plomo". Su incursión en el género provocó nuevos elogios, tras publicar Cuentos, en 1880, lo que significó el primer volumen de narraciones infantiles confeccionadas para niñas y niños argentinos. Domingo Faustino Sarmiento le dedicó un extenso artículo en El Nacional por esta entrega.

La escritora e investigadora María Rosa Lojo escribió sobre la autora: "Existen muchos motivos por los cuales Eduarda Mansilla debe ser recordada y releída. Porque llevó a la narrativa el ámbito aborigen como espacio humano, social y cultural, en una novela juvenil de asombrosa complejidad (Lucía Miranda), antes de que lo hiciera su famoso hermano Lucio; porque puso en la escena literaria la cuestión del gaucho maltratado por la injusticia y excluido por la sociedad (ya desde El médico de San Luis), adelantándose a Lucio V. Mansilla y a José Hernández; porque logra, además, una perspectiva que ni Lucio ni Hernández desarrollaron: la profunda visión, desde la desgarrada interioridad, del lado oscuro de la épica: el desamparo de las mujeres, marginadas entre los marginales, 'locas' que se oponen a la ley de la violencia (que es la ley de los “héroes”) para salvar a sus hijos". Lojo va más allá y se anima a compararlo con su hermano: “Si siempre se consideró a Una excursión a los indios ranqueles -1870, de Lucio-, como el texto precursor del Martín Fierro -1872- por la fuerte apuesta a favor de los “hijos de la tierra”, por la inclusión de episodios que prefiguran las desdichas de Fierro (los gauchos perseguidos que se asilan entre los indios y con los que dialoga el narrador), bien puede decirse que Eduarda se adelanta a su hermano en el género”.

 

La música: la otra gran pasión

Otra de las facetas muy poco conocidas de esta personalidad de la cultura argentina fue la musical. Eduarda Mansilla había completado su educación con el estudio de la música, tanto en piano como en canto. En sus viajes a París, estuvo en contacto con grandes compositores e intérpretes como Gioachino Rossini, Charles Gounod y Jules Massenet, quienes enriquecieron enormemente el talento musical de esta aficionada.

Tomás Ballicora, encargado de la programación musical académica en el Centro Cultural Kirchner, comentó: "Su música era de una gran sensibilidad y un nivel realmente europeo. De hecho, en sus múltiples viajes se relacionó con gente muy destacada de la música". Y agregó: "Eduardo García Mansilla, su hijo, también compuso unas obras impresionantes. Ambos nunca fueron compositores de gran magnitud de obras orquestales. Siempre compusieron para reuniones sociales que mantenían: canciones, música para piano, violín, violonchelo. Pero aún así, no dejan de ser páginas de piezas musicales. Las melodías de Eduarda como también las de su hijo son de una profundidad y una belleza realmente digna de destacar".

Eduarda Mansilla murió en Buenos Aires el 20 de diciembre de 1892 por una dolencia en el corazón. Tenía 58 años. Fue despedida en la Catedral Metropolitana de Buenos Aires, con un funeral multitudinario que incluyó numerosas personalidades de la Argentina.

Te puede interesar
Últimas noticias
Videos con toda la info de Qatar 2022