martes 27 de septiembre de 2022
10.9ºc Comodoro Rivadavia

Aniversario de Comodoro

La migración catamarqueña continúa hasta estos días

miércoles 23 de febrero de 2022
La migración catamarqueña continúa hasta estos días

Gracias al trabajo de recopilación histórica realizada por Hugo Alaniz sobre la migración catamarqueña hacia aquella incipiente ciudad de Comodoro Rivadavia, marca un primer hecho trascendente con el registro -en 1905- del carrero Juan Pablo Ávila, quien hacía la distribución de mercaderías en las estancias al sur de nuestra ciudad desde su corral, ubicado en lo que es hoy la intersección de España y Rivadavia.

Ese primer dato de un catamarqueño en Comodoro, historia el comienzo de una incipiente migración catamarqueña que en principio era de hombres de campo -amansadores o esquiladores- pero que se hace notoria con la creación de Yacimientos Petrolíferos Fiscales, época en la que cientos y cientos de jóvenes catamarqueños viajaban hacia la Patagonia, y principalmente a Comodoro Rivadavia, en busca del trabajo petrolero.

Ese dato es lo que ha llevado a Hugo Alaniz a señalar que “Catamarca es una provincia petrolera, no porque se extraiga petróleo sino porque ha sido una de las provincias que ha aportado gran parte de la mano de obra en el rubro petrolero patagónico, además de otras regiones del país”.

La migración catamarqueña hacia la Patagonia es una de las migraciones internas más importantes de la Argentina, lo que se profundizó notablemente desde 1918, tiempo en el que la gobernación del Chubut tuvo su primer y único gobernador catamarqueño, dr. Rafael Robin Escalante, y tuvo su mayor auge con la fundación de YPF.

Precisamente esa migración, que en su época de mayor impulso era trasladada desde Buenos Aires a Comodoro en el buque tanque 12 de Octubre y que una vez en destino era bajada a tierra en los cajones de desembarque, continuó en el tiempo con los viajes en antiguos autos y sobre rutas de ripio, derroteros que se hacía entre cinco, seis o siete catamarqueños hacia el trabajo que hacía falta en el norte.

Esa modernidad derivó en la migración en líneas de colectivos -entre ellas la histórica Empresa Ortiz o la Empresa Robledo- y se ha mantenido en el tiempo ya que, sostiene Alaniz, “la migración interna no ha cesado y como dato, se puede observar que desde la terminal de colectivos, siguen saliendo los micros llenos hacia la Patagonia, y particularmente a Comodoro Rivadavia con jóvenes tinogasteños, especialmente, en busca del progreso económico”.

Te puede interesar
Últimas noticias