viernes 20 de mayo de 2022
1.9ºc Comodoro Rivadavia

El cigarrillo y la psicología: Formas de ayudar a las personas a dejar de consumir

domingo 23 de enero de 2022
El cigarrillo y la psicología: Formas de ayudar a las personas a dejar de consumir

Un psicólogo local se refirió al consumo problemático de cigarrillos y puntualizó en las herramientas que desde la psicología pueden brindarse a las personas para que dejen de consumir el producto. El licenciado Lucas Lopetegui puntualizó en que son valiosas las distintas estrategias que se puedan implementar desde la cartera sanitaria nacional, a pesar de que el consumo de tabaco seguirá siendo una realidad. “Hablamos de un abordaje que apunta a las significaciones sociales que se construyen sobre el cigarrillo”, planteó. El profesional de la salud mental resaltó además que, en el trabajo de consultorio se trabaja sobre la situación singular a las personas, a través de un tratamiento psicológico, y combinado con un tratamiento psicofarmacológico en los casos que sea necesario.

“En este caso, la medida tiende a desalentar la construcción de ciertos significados asociados al consumo del cigarrillo, como puede ser la de una determinada sensación, sea fuerza, vitalidad, relajación, o por ejemplo la creación de identificaciones por un estilo de música, o simplemente asociar determinados sabores que pueden ser motivo de atracción para determinadas edades. Mi experiencia me dice que, con las adicciones, lo que hay que hacer es ver qué función cumple ese objeto, sea el cigarrillo o cualquier tipo de droga, analizar qué función cumple en la economía libidinal de esa persona, para qué sirve, para qué la usa. No hablamos solo de una cuestión de satisfacción, sino que además tiende a ser un exceso, algo que hace mal”, resaltó Lucas Lopetegui, licenciado en Psicología de la ciudad, al referirse a las nuevas medidas dictadas por el Ministerio de Salud de la Nación para desalentar el consumo del cigarrillo.
En esta línea de análisis, el profesional de la psicología planteó que, los profesionales de la salud mental, muchas veces, con el objetivo de poder ayudar a las personas, intentan descubrir en qué momentos se recurre al cigarrillo, a la situación de consumo, y analizar si ese consumo es problemático, ya que no siempre lo es. “Por lo general, tiene que ver con alguna necesidad, el consumo se da por alguna situación en particular, quizá por un malestar asociado a una situación presente o pasada. La persona busca aliviarse y salir un momento de la realidad, apelando a una droga que tiende a sacarlo de ese momento, pero que no tiene el efecto de resolverle el problema. Es algo muy específico de analizar persona por persona como para hacer generalizaciones”, explicó el entrevistado.

El cigarrillo, una cuestión de ansiedad

Muchas veces se piensa que el consumo problemático del tabaco está asociado con un problema de ansiedad, algo que no está muy lejos de ser verdad. Lucas Lopetegui se refirió a este tema y señaló que “muchas personas usan el cigarrillo así. ‘Estoy ansioso, entonces me fumo un cigarrillo’. A veces, fumar los tranquiliza. El cigarrillo empieza a actuar como un calmante, el problema es que tiene un efecto muy acotado. Para ir al origen del conflicto, la persona recurre a estos objetos, que vienen a darle una solución inmediata, lo cual en realidad no es esto, una solución, y después tiene que fumar cada vez más y no sabe qué hacer, cada vez que surge la ansiedad, opta por fumar”.

Una enfermedad silenciosa

Al ser consultado por si la adicción al cigarrillo es considerada una enfermedad, el licenciado en Psicología de Comodoro afirmó que sí, y recalcó que no solo el consumo problemática de tabaco es considerado de esta manera, sino que las demás adicciones también lo son. “Independientemente de cuál sea el objeto, cigarrillo, alcohol, el que sea, esto es una patología que claramente requiere ser considerada como una enfermedad. A partir de eso, hay que apuntar a trabajar, a la escucha, y sobre todo, no estigmatizar. Nosotros, cuando trabajamos en el consultorio, no hacemos juicios de valor sobre lo que le pasa a la persona, si está bien o está mal lo que hace, tratamos de escuchar y analizamos lo que pasa. A los modos de trabajo, lo que se trata de lograr es ver qué función cumple para esa persona el cigarrillo, el alcohol o la droga que sea. El objetivo es lograr que esa persona empiece a hacer de otro modo en su relación con el tóxico, para que no recurra a fumar cada vez que tiene ansiedad, trabajando de este modo también sobre el origen de esa ansiedad”, sostuvo.

 

“Hoy el consumo está muy fomentado”
En otro tramo de la entrevista con este medio gráfico, Lucas Lopetegui habló sobre las estadísticas de consumo de cigarrillo y, si bien no les quitó importancia, planteó que sirven a la hora de pensar estrategias sociales o comunitarias. En el día a día del psicólogo, en el trabajo clínico lo fundamental no son las estadísticas, sino que es necesario centrarse en los casos puntuales. Además, resaltó la necesidad de pensar en modos de vivir más sanos. “Hay que tratar de incentivar este estilo de vida, pensar en diferentes estrategias para desalentar el consumo”.
“En el trabajo clínico no tomo mucho en cuenta las estadísticas sobre consumo. Trato de ver cómo afecta el problema a cada persona en particular. Me parece que esto es algo que sale de las estadísticas, no tienen tanto valor clínico porque uno está frente a una persona única y singular, pero sí es muy importante a nivel social”, sostuvo Lucas Lopetegui sobre los datos estadísticos del consumo de cigarrillo.

Un trabajo conjunto de la psicología y la psiquiatría

El licenciado en Psicología de la ciudad hizo hincapié en la importancia de trabajar la adicción al cigarrillo con un tratamiento combinado entre la ciencia médica propiamente dicha y la psicología, una opción que puede ser muy positiva para los consumidores problemáticos. “Trabajar desde la medicina y la psicología puede ser algo muy útil, para ver qué abordaje es el adecuado para cada persona. También hay que analizar la estructura de la persona y qué posibilidades hay de hacer un cambio en su vida, muchas veces no es algo sencillo y hay que hacer un trabajo sostenido para que esa persona pueda generar el cambio”, señaló el entrevistado.
“El consumo de tabaco es algo problemático, y lo que yo observo, es que hoy por hoy el consumo está muy fomentado desde muchos aspectos. Siempre es necesario seguir pensando estrategias ante una sociedad que se caracteriza por el consumismo. Hay que pensar en otras estrategias también, que tienen que ver con fomentar otro estilo de vida, recurrir a otras cuestiones que tengan más que ver con la salud”, concluyó.

Te puede interesar
Últimas noticias