miércoles 4 de agosto de 2021
16.9ºc Comodoro Rivadavia

Espectacular rescate entre la nieve de doña Olga Llaneza y un antiguo boyero

sábado 18 de julio de 2020
Espectacular rescate entre la nieve de doña Olga Llaneza y un antiguo boyero

El fin de semana pasado se conoció una historia que tiene como protagonistas a dos abuelos y a un grupo de hombres que, sin pensar siquiera en las consecuencias personales de su exposición al frío, no dudaron en internarse en los campos de nieve para rescatar dos vidas.


Policías, médicos y trabajadores de Vialidad Provincial de Santa Cruz lucharon más de 30 horas contra la nieve, por momentos en plena noche cerrada, para llegar a la estancia “Piedra Grande”, donde desde hacía más de un mes se encontraban doña Olga Llaneza y  , ambos con 80 años cumplidos, a quienes apenas les quedaban unos pocos alimentos y parte de la medicación que deben consumir cotidianamente.



Más de uno debe acordarse de don Félix, uno de los fundadores de Los Boyeros, grupo conformado en Comodoro Rivadavia hace más de 60 años que recorrió el país y parte del mundo disfrutando y haciendo disfrutar de la música folclórica argentina.

La nota que hizo pública La Opinión Austral dio amplio espacio a un espectacular y emotivo rescate de la pareja que estuvo más de un mes soportando la crudeza del invierno, atrapados en la estancia santacruceña en medio de la nieve, a unos 250 kilómetros de Perito Moreno.

A pesar de los difíciles momentos vividos, la pareja se tuvo el uno al otro para soportar la soledad, la falta de información de lo que sucedía en “el mundo de la pandemia”, sin comunicación con nadie porque ni señal de teléfono tienen en el paraje, y esperando que alguien se animara a cruzar el “campo blanco” en el que, por algunos sectores, se acumula más de un metro de nieve, solo manteniendo la esperanza.

Y esa esperanza no solo los mantuvo con vida sino que, finalmente, les permitió encontrarse con un grupo de hombres que, preocupados porque en Perito Moreno no se tenía noticias de los abuelos desde hacía unos 35 días, se prepararon para llegar a esa antigua estancia de más de cien años en la que ni policías ni personal de Defensa Civil de Las Heras había podido llegar por la acumulación de nieve.

Ese operativo de rescate se organizó el 9 de julio cuando el jefe de Operaciones Rurales de Perito Moreno, subcomisario Germán Reynoso se comunicó con el jefe de distrito de Vialidad Provincial, Carlos Somoza, para preparar un viaje que parecía toda una locura y que para concretarlo necesitarían una motoniveladora, dos camionetas y una ambulancia, sumando 13 valientes para una travesía que demandaría 32 horas, soportando temperaturas de entre 10 y 15 grados bajo cero.

Dura travesía


“Tuvimos que cargar con gasoil dos veces a la motoniveladora, la nieve estaba dura como el concreto, seis veces se nos quedó y tuvimos que palear para poder sacarla” señaló Somoza sobre la travesía en el medio de la nada. Incluso, el médico que viajaba en el contingente, Lelio Cariboux se bajó a dar una mano con la pala, porque todo esfuerzo era necesario.

El recorrido fue toda una aventura en la que más allá del espíritu solidario, no hubo espacio para pensar en que ponían en riesgo sus propias vidas; todo por Olga y Félix.
Las 32 horas de viaje en medio de un espectral campo blanco en el que se congelaban hasta los guantes y el soplido del viento parecía que cortaba la piel, era motorizado por el estado de Olga y Félix, pensar en cómo estarían, si tendrían alimentos, medicamentos o, si todavía estaban vivos.

Tras las peripecias del camino en que debieron sortear las más difíciles condiciones y con 32 horas de esfuerzo en las prácticamente ni siquiera se pudo dormir, finalmente se dio el casi milagroso encuentro entre el grupo de rescate y Félix, el abuelo que había salido de la casa y, en medio de la nieve, agitaba sus brazos en señal de bienvenida.

El agradecimiento y los elogios por el esfuerzo, por el compromiso con la vida de ese grupo de rescatistas, fueron el discurso de Olga y Félix que se fundían en abrazos con los hombres, a pesar de la cuarentena y de los protocolos. En la casa solo quedaban un par de bifes y unas latas de conserva mientras que el pastillero de la abuela prácticamente estaba vacío de los medicamentos que le son imprescindibles.

Verdaderos héroes


Mucho habría que escribir para reconocer la tarea realizada, para agradecer el espíritu solidario que no conoce de tormentas, de nieve o de coronavirus pero, aunque a alguno le parezca poco, cada uno de los hombres del grupo resultó más que satisfecho al ver la cara llena de felicidad de Olga Llaneza y Félix Fernández.

Además de Reynoso, Somoza y Cariboux, en la aventura participaron el enfermero Eduardo Leange y el chofer Sergio Aguilar, el sargento Eladio Vargas, el cabo Carlos Rábago y los operarios Ramiro Díaz, Diego Rocha, Oscar Douguet, Juan José García, Ignacio Zanuttini y Diego Unzain.

Te puede interesar
Últimas noticias