Diario Crónica / Video
x
Miércoles 23/04/2014
Temperatura: 10°
Viento: 18 Km/h
Despejado
Comodoro
Martes 21 Agosto 00:41
Actividades paranormales… desde Comodoro Rivadavia
Las historias y las preguntas son a través de la historia del mundo muy similares en esencia, y sin registrar excepciones en cada época o lugar que se sucedieron, la respuesta es siempre una sola… “Creer o reventar”.

Objetos que se mueven por sí solos, marcas en las paredes, sombras y siluetas que se desplazan por la casa, los típicos fantasmas en las rutas… que florecen en relatos de camioneros y viajeros de aventura, auras y figuras que se sobreponen en las fotografías… son tantos los escenarios posibles que sería imposible contarlos a todos, valga la disonancia en el juego terminológico. Pero lo “real”, siempre y cuando se tenga en cuenta que lo real es una simple y monumental apreciación de lo que cada individuo haga de su propio mundo, de su propio sentir; es sin duda que más de uno habrá escuchado al menos una vez en su vida, alguna que otra historia de fenómenos paranormales. Pero hay que decirlo en gaucho, en patagónico criollo, más bien en “argentino” para terminar de concebir el titular… “Historias de Fantasmas Patagónicos”, para los protagonistas de estos hechos, fue todo absolutamente real. 

Episodio 1-  “El fantasma obsesionado con la ropa”…

Año 2007… Fabiana (el nombre real es otro, por expreso pedido de quien contó la historia a Crónica, el nombre ha sido cambiado) siente que su ojo “late” todo el tiempo al momento en que también una profunda angustia comienza a ganarle terreno en el centro de su pecho. “¡Alguien cercano a mí va a morir pronto!”, dice para sí misma. A los pocos días una pariente política directa, fallece en un trágico accidente en la ruta. A partir de allí, y hasta no hace mucho, la vida de Fabiana ha oscilado entre el humor y el llanto, hasta la sensación de estar parada en los mismísimos umbrales de la locura. En diálogo con este diario, Fabiana comienza diciendo “luego del accidente de mi pariente, todo comenzó a ser diferente, parecía que a mi hogar lo hubiesen cubierto con un manto negro y todo se volvió oscuro, todo olía a pena y dolor. Una noche como a las tres de la madrugada me levanté de la cama, y supe con toda seguridad que había alguien en el comedor, pude sentir su presencia sin lugar a dudas” afirma Fabiana, convencida que todo lo que pasó fue tan real como lo son el sol y la luna que diariamente nos acompañan.

Desde aquella muerte de aquel familiar y la consiguiente percepción de una entidad paranormal en la sala comedor de la casa, la vida de Fabiana fue algo más o menos así: 

“Fue todo una locura, de menor a mayor comenzaron los sucesos. El primer acontecimiento fue a través de un llamado de mi madre diciendo “en el cuarto de tu hermano hay ropa de mujer y él no tiene idea de cómo puede haber llegado…vos sabes algo?”. A lo que yo respondí que no tenía idea de nada, igualmente a los pocos días fui a casa de mis padres y la gran novedad…era indumentaria mía que de manera inexplicable estaba en casa de mis padres y en el cuarto de mi hermano. Fue lo primero y fue sin importancia, lo tomamos a broma y seguimos como si nada. A los pocos meses ya era regular y entonces las preocupaciones fueron distintas, un día abro mi placard y encuentro ropa mojada. Comento el caso con mi hermano y entre humoradas le digo…  

“Al menos me hubiese puesto la ropa dentro de una bolsa”. A los pocos días nuevamente ropa mojada en un sector de la casa, pero esta vez, dentro de una bolsa plástica”.

Fabiana hace una pausa, esta vez apoyando los codos en la mesa mientras la entrevista continúa su curso. Levanta nuevamente la vista como repuesta y dice “A la ropa mojada le siguieron: ropa con excremento, prendas mías tiradas al costado de la cama (dispuestas de tal modo que parecía mi silueta pero en el piso), un perro que tenía, simplemente murió como consumido por dentro (el veterinario que lo revisó nunca pudo explicar qué lo había matado), la puerta que divide el comedor con el pasillo y los dormitorios un día amaneció rota como si le hubiesen pegado con algo…ya no daba más, no quería volver a mi casa, todo era oscuro, las peleas con mis hijos comenzaron sin motivo, las sombras reinaban en todo el lugar y dentro de cada uno”.

El exorcismo se hizo inminente…

Ya cansada de todo, Fabiana buscó ayuda espiritual. Finalmente fueron dos sacerdotes que en diferentes oportunidades celebraron un exorcismo. “Ambos rituales los oficiaron sacerdotes católicos, acompañados por colaboradores que llevaron a cabo la ceremonia con los rezos en latín; los dos clérigos coincidieron en asegurarme que había un alma que no estaba en paz…que sentía mucha culpa, y que fue esta misma alma la que despertó a tres almas más que deambulaban en pena. Uno de los curas me dijo: “apenas entré a tu casa vi a tres personas, un taxista que había sido asesinado, una joven que fue violada y finalmente un bebé que murió ahogado” narra Fabiana, mientras el corazón se le comprime al recordar todos aquellos momentos. 

La historia culmina luego del segundo exorcismo, pero al tiempo también en que Fabiana comenzó a hacer un curso de “Superación Personal” en la vecina ciudad santacruceña de Caleta Olivia. “Hace tres semanas que los episodios han terminado, y creo que para siempre - dice Fabiana- y lo puedo asegurar porque ahora en mi hogar reina nuevamente la armonía y la luz… es como si el sol brillara en mi casa” dice finalmente Fabiana, víctima durante cinco años de un fantasma obsesionado con su ropa y con la tranquilidad de toda su familia.

lectora
21 agosto 20:20
Me encantó el tratamiento que hacen del tema en el primer párrafo.

Comentarios Este espacio de discusión y opinión que te brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal. No será admiitdo ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio. Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.
?Creer o reventar?. A raíz de una premonición la vida de Fabiana ha oscilado entre el humor y el llanto, hasta la sensación de estar parada en los mismísimos umbrales de la locura.

Califique este artículo