Diario Crónica / Video
x
Jueves 27/04/2017
Temperatura:
Viento:
Despejado
WTI
USD 49.62
Oro
USD 1262.10
Cobre
USD 2.59
Dolar
$ 15.47
Euro
$ 16.88
Región
Miércoles 29 Junio 00:07
Facundo Jones Huala ratificó que se considera un "preso político"
El comunero mapuche Facundo Jones Huala -foto- se halla detenido en el pabellón 5 de la Unidad Penitenciaria Federal 14 de Esquel, acusado de usurpación de tierras entre otras cuestiones. En diálogo con este diario, el dirigente ratificó su lucha en la defensa territorial de la comunidad mapuche, y dijo aguardar una solución política a su detención "para evitar que la situación se profundice".

Califique este artículo

Afectada su salud, tanto física como espiritual y bajo tratamiento de una machi con medicina mapuche, el joven comunero de sólo 30 años, contó parte de lo que “ha sido su persecución, sus encierros sólo por defender lo que nos pertenece como pueblos originarios, como comunidades mapuches que ancestralmente hemos sido los dueños y protectores de la tierra que hoy son vendidas al mejor postor, relegándonos, persiguiéndonos, aún cuando se hacen negocios sobre suelos que legalmente están protegidos y prohibidos de venta”.

Si bien la cárcel es perjudicial tanto en lo físico, psicológico y espiritualmente, “seguimos adelante con ánimo, con la fuerza que nos da la defensa de lo propio, entendiendo que la persecución y detención política debe asumirse con dignidad y como una forma más de dar a conocer la verdadera problemática de las comunidades, de estos conflictos históricos por los que me encuentro encarcelado luego de mi compromiso en defensa de la recuperación de tierras, en defensa de nuestros derechos políticos y territoriales”.

Consultado sobre si se considera un preso político, Facundo ratificó que “eso es lo que soy, un preso político mapuche que ha sufrido persecución desde muy joven, de muy pequeño pero eso, lo único que ha logrado es afianzar más mis convicciones. Nadie está preso por usurpación o por los delitos que se me acusa y de hecho, mis compañeros con los que fuimos detenidos, están todos en libertad y soy el único al que mantienen detenido, siendo doblemente juzgado con una evidente intencionalidad que tiene que ver con dar un mensaje a la población mapuche de parte del poder político, económico y judicial”.

A pesar de su estado, Jones Huala asegura que “no pienso quebrarme, no pienso desentenderme de mi compromiso con la naturaleza, con mis antepasados, mi compromiso con mi gente de ahora y con los que vienen; es un compromiso que no se tranza”.

Por otra parte, el lonco mapuche señala que “más allá de mi persona, soy uno más; somos un movimiento, somos una nación que se está organizando hace muchos años. Somos un sector de esa nación que nos encontramos con dignidad pero hay más autonomistas y en ese sentido, nos encontramos organizándonos, desplegados en muchas comunidades, en muchos sectores  y en este momento, el proceso de recuperación de las comunidades en resistencia de Cushamen ha tomado una posición de vanguardia política que, evidentemente, ha centrado el foco de atención no sólo en los medios sino también en la represión”.

Finalmente, Facundo Jones Huala señaló que “ahora espero cumplir los 60 días de prisión preventiva que me dictó Zacchino que, aunque diga que no lo es, sus resoluciones me dan mucha sensación de racismo y por otro lado, seguir esperando alguna solución política desde el Estado que demuestra un acercamiento más real para evitar lo que está sucediendo y evitar también que se profundice”.

Detención y tensa espera de resultados jurídicos para Facundo Jones Huala

Dolida por la situación que le toca vivir a su hijo, tras la detención sufrida en mayo pasado, María Isabel Huala sostiene una férrea defensa nacional e internacional de su hijo, Facundo Jones Huala, quien enfrenta cargos en este país por los delitos de usurpación y abigeato agravado y un pedido de extradición de la justicia chilena, donde se lo acusa de graves “atentados ígneos” contra propiedades y de incendios de bosques.

El intento es el de esclarecer situaciones de responsabilidad y aclarar sobre lo que se califica como “persecución política”, particularmente por ser mapuche, mientras que en lo judicial, la dra. Sonia Ivanoff señaló que “por la extradición, estamos esperando saber cuándo se va a hacer el juicio pero en tanto será materia de investigación de nuestra parte como defensa técnica, de varias particularidades que tienen que ver con diferentes facetas como ver si está bien formalizada la cuestión de forma y por otro lado es la cuestión de fondo”.

En cuanto a los cargos nacionales, la abogada señala que “tampoco se ha formalizado. Eso tiene una investigación de seis meses, tiempo que comenzó a transcurrir tras el control de detención de Facundo el 28 de mayo”, destacando que “el único imputado en esta causa, con prisión preventiva es Facundo, lo que al menos resulta incoherente”.

 

En el orden de la denuncia de persecución, tanto la defensora legal como la madre de Facundo Jones Huala remarcan “la continuidad de esta modalidad del Estado en cuanto a la supresión de identidad desde el mismo hecho de no reconocer como un pueblo se llama a sí mismo, lo que se transforma en un genocidio cultural que comenzó con un plan ideológico sustentado en un modelo de exterminio que tuvo lugar en Argentina con la ‘conquista del desierto’ y en Chile con la ‘pacificación de la Araucanía’, que se agrava en este caso porque no existen garantías detrás de la cordillera para un proceso justo”.

Persecución

Destacan también que "en Chile hay tal grado de criminalización, tal grado de persecución ideológica que no se garantiza un juicio justo para esta causa abierta en el 2013, porque hay una persecución por su raza, por su nacionalidad, por su religión y él se fugó para sobrevivir después de 8 meses de prisión preventiva, período en el que estuvo detenido sin condena firme, sin juicio, en un penal de máxima seguridad y en un estado terrible, conviviendo en un espacio con hongos, con insalubridad total pese a su tratamiento médico".

Con ese historial, ambas mujeres señalan que "con la anuencia oficial, de ambos lados, se comenzó a generar una verdadera leyenda. Desde la prensa chilena se lo señalaba como un comunero mapuche argentino, y lo de argentino estuvo muy presente en todo el proceso chileno como un agravante de su situación. Esa causa se inicia por un supuesto incendio en el fundo Pisu Pisue donde no hubo personas lesionadas y luego de la detención de seis comuneros, incluida una machi por encubrimiento, todos fueron absueltos, menos Facundo Jones Huala".

De esta manera, se aclara que "la detención primera, su fuga y el nuevo arresto, es una situación muy compleja que atraviesa este territorio, esta wallmapu que plantea el pueblo mapuche, tanto del lado chileno como del lado argentino. Estamos ante un caso de persecución ideológica, persecución por ser un político mapuche y por ello, se convirtió a Facundo Jones Huala en el personaje; el que prendía fuego bosques, el que prendía fuego a carabineros, dándole el cariz de terrorista, el de causar temor en la sociedad" señalan Isabel Huala y Sonia Ivanoff.

Ciudadana y madre mapuche

María Isabel Huala no se considera ni ciudadana chilena ni argentina, es mapuche y con todo el orgullo de su ascendencia paisana y de su linaje personal se muestra molesta por las “barbaridades” que se dicen desde el desconocimiento, tanto en los hechos que involucran a su hijo Facundo Jones Huala, como la ignorancia de la cosmovisión de una etnia que sigue presente: “estamos vivos, no somos objetos, somos sujetos”, señala.

Más allá de sostener la lucha de su pueblo porque se resiste a los diferentes planes de exterminio que se han dado históricamente, “quizás con diferentes excusas en los distintos tiempos, pero con el mismo fin”, Isabel Huala cuestiona los modos y las formas de las persecuciones sistemáticas que se han dado y que “quedan a la vista con la detención de Facundo. Se movilizó una fuerza de 400 efectivos de toda la provincia del Chubut para que 200 de ellos llevaran a mi hijo a la cárcel, sin calzado siquiera, desde el lof en la recuperación territorial”.

Pero la lucha continúa, y pareciera ser que “los Huala o los paisanos de la cordillera aparecieron ahora, para reclamarle tierras a Benetton que dice ser dueño de más de un millón de hectáreas en la zona, pero nada se dice de los verdaderos habitantes, de quienes tuvieron la posesión ancestral de la tierra, de quienes pretenden seguir cuidándola, y al desconocimiento se suma el intento de una nueva represión aplicándonos una ley antiterrorista”.

 

En defensa de su hijo, Isabel señala y sostiene que “no me cabe más que defenderlo porque Facundo no es un delincuente, es un luchador, un perseguido político mapuche, un luchador de nuestro pueblo. El es lonco weichen –una cabeza de pueblo guerrero–, es una autoridad, elegido por la parte espiritual y no hace más que lo que le corresponde por eso; de mi parte no solo defiendo a mi hijo sino que defiendo a mi pueblo. Como mamá me gustaría tenerlo cerca mío pero es un hombre, con ideas propias y es un orgullo para mí tener el hijo que tengo”.

 


 
 
COMENTÁ
Este espacio de discusión que brinda Crónica, debe ser usado para que divulgues tus inquietudes, reclamos y opiniones de manera honesta y constructiva para un buen uso de este portal.
No será admitido ningún tipo de expresión que vaya en detrimento de raza, nacionalidad, condición social o sexo porque no es el contexto de discusión de este espacio.
Los comentarios que divulguen insultos, injurias, calumnias o denuncias no documentadas tampoco serán admitidas en forma anónima y en lo posible tampoco de forma registrada. Cualquier tipo de expresión que contenga los temas anteriormente mencionados serán moderados siempre y cuando parte de ello sea constructivo a la dicusión, omitiéndose o tachándose de acuerdo a lo convenido anteriormente. Si vas a exponer tus ideas, te invitamos a que lo hagas libremente dentro de un marco responsable. Para ello, acepta estos términos y condiciones.